<!--:es-->Murió una Diva, nació una Leyenda!<!--:-->

Murió una Diva, nació una Leyenda!

Como todos ya sabemos, nuestra querida amiga Jenni Rivera y seis personas más fallecieron tras un accidente aéreo en el Ejido La Colorada, Municipio de Iturbide, Nuevo León, confirmó la Dirección General de Aeronáutica Civil.

«No hay un solo sobreviviente», afirmó Alejandro Argudín, titular de la Dirección, en entrevista con Joaquón López Doriga.

Previamente, Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes, dijo que todo indica que los restos hallados en dicho Ejido corresponden a los del avión en que viajaba la cantante.

En la aeronave también se encontraban los pilotos Miguel Pérez y Alejandro Torres, y los pasajeros, cuyos nombres fueron registrados como: Alberto Rivera, Mario Macias, Jacob Llenares y Gerardo N.

Por las condiciones en que se encuentran los restos alrededor se presumen que sí se trata de la aeronave en la que viajaba la cantante, dijo el Secretario.

«La prueba total la tendremos ya con la investigación».

Del aplauso a la muerte

…Madre de cinco hijos, la «Diva de la Banda» enfrentó dos divorcios polémicos y recientemente tramitaba el tercero, tras dos años de matrimonio.

De ser la hermana del cantante de banda Lupillo Rivera, se convirtió en la estrella femenina de ese género.

Janney Dolores Rivera Saavedra, nombre completo de Jenni Rivera, fallecida ayer en un accidente aéreo a los 43 años, era una mujer polémica y apasionada, pero también sufrida por los golpes que le tocó vivir en lo personal.

En la música hizo sus pininos en 1993, pero alcanzó la consagración muchos años después, tras vender 15 millones de discos y tener un reality show en Estados Unidos, I Love Jenni.

Madre de cinco hijos, la «Diva de la Banda» enfrentó dos divorcios polémicos y recientemente tramitaba el tercero, tras dos años de matrimonio con el ex beisbolista Esteban Loaiza.

La vida de la artista nacida en Long Beach, California, fue de contrastes. Disfrutó del éxito en el escenario, como sucedió en el último concierto que ofreció la noche del sábado en la Arena Monterrey, pero también conoció el sufrimiento como esposa y madre.

«Soy mujer como cualquier otra, pero quizá a mí me suceden cosas más fuertes que cualquier otra mujer o cualquier otro artista, pero tengo que salir adelante», dijo Jenni un par de horas antes de morir.

Como artista su inicio se dio en 1993, cuando decidió entrar a un estudio de grabación para hacer una producción como regalo para su papá, Pedro Rivera, propietario de Cintas Acuario, titulada La Güera Rivera, y un año después hizo Con los Viajeros del Norte, que no fueron lanzados al mercado.

Sus primeros contactos con los medios de comunicación fueron por ser la hermana del ya famoso Lupillo Rivera, cuando asistía a las presentaciones de discos que hacía «El Toro del Corrido» en Las Vegas.

Aunque su padre y hermanos están en el negocio de la música, actualmente ella era la más famosa de la familia.

Cantante, compositora, empresaria y productora, Jenni estudió Administración, se dedicó a la venta de bienes raíces, se involucró en el negocio de su papá y además vendió discos en un tianguis.

Desde 1999, en que se editó su disco Si Quieres Verme Llorar, con el que inició formalmente su carrera a nivel profesional, hasta el 2012 vendió 15 millones de copias de sus 12 álbumes de estudio, dos recopilatorios y cinco en vivo.

Su fama creció a partir del 2003, cuando su nombre apareció en los Premios Lo Nuestro compitiendo en ese entonces con Aracely Arámbula, Ana Bárbara, Paquita la del Barrio y Pilar Montenegro.

Antes de ser coach en La Voz… México, de Televisa, pisó también TV Azteca cuando apareció en el programa El Gran Desafío de las Estrellas, a donde asistió para apoyar a su hermano Juan Rivera.

Además de sus éxitos profesionales, Jenni también acaparó titulares por sus escándalos.

En el 2008 circuló en la red un video sexual de la artista. Ese mismo año fue arrestada tras golpear con un micrófono a un fan en Carolina del Norte.

La artista llegó a los tribunales en el 2009 para enfrentar al padre de sus hijos, Trinidad Marín, quien violó a su hermana menor, Rosy Rivera, y también abusó de una de sus hijas.

En mayo de ese año, la artista fue retenida 15 horas por la Procuraduría General de la República en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México por no declarar 52 mil 167 dólares que pretendía sacar del País.

En mayo del 2011, en Puerto Vallarta, golpeó a una joven de 18 años que le había aventado una lata al escenario.

Después de dos divorcios escandalosos, este año sumó el trámite de un tercero cuando se ventiló que Loaiza, además de robarle dinero, sostuvo supuestamente una relación con su hija Janney, de 27 años.

Ayer, su inesperada muerte causó revuelo a nivel internacional; medios como The Hollywood Reporter, People, Variety, TMZ y Los Angeles Times reportaron la tragedia.

‘La Voz…’ se quiebra

México.- En esta ocasión, en el foro de La Voz… México no hubo risas o gritos de emoción, sino lágrimas por el fallecimiento de Jenni Rivera.

Para rendir un homenaje a la memoria de la cantante, quien participaba como coach, la producción realizó anoche un programa especial en el que participaron Pandora, Aleks Syntek y K-Paz de la Sierra, entre otros.
Paulina Rubio y Beto Cuevas, también coaches, no ocuparon sus acostumbrados sillones, ellos platicaron con las conductoras de la emisión sobre sus experiencias con Jenni. Bosé se enlazó telefónicamente, pues se sentía devastado por la noticia.

«Yo todavía tenía la fe de que todo fuera mentira, pues la fe es lo último que se pierde», dijo «La Chica Dorada», quien no pudo contener las lágrimas.

Aunque todos los sillones de los coaches estuvieron vacíos, el de Jenni lució adornado con flores blancas.

De acuerdo con una fuente de La Voz… México, no habrá un coach de reemplazo.

Con información de Cirze Tinajero.

‘Ojalá que fuera una mentira’

Los Ángeles.- Mientras que los restos de Jenni Rivera estaban siendo buscados ayer en la sierra de Iturbide, tras el mortal accidente que sufrió, su familia lloraba en la casa de su mamá, Rosy Saavedra.

El padre de Jenni, Pedro Rivera, confirmó la muerte de su hija, luego de que la Procuraduría General de la República les avisó oficialmente del deceso.

«Desgraciadamente nos acaban de confirmar, a Lupillo, la noticia que, efectivamente, es el avión de Jenni el que se accidentó y que todas las personas murieron. El cuerpo de mi hija creo que está irreconocible. Dios la tenga en el cielo a su lado», murmuró Rivera.

El progenitor de los Rivera se concentró en la casa de su ex esposa, Rosy, junto al resto de sus hijos: el pastor Pedro Jr., Gustavo, Juan, Rosy y Lupillo, así como los nietos e hijos de Jenni, entre los que se encontraba «Chiquis».

«Todo mundo está consternado, todo mundo está llorando bastante, en realidad es una pérdida muy grande para nosotros, Dios la tenga en el cielo. Ojalá que fuera una mentira… Es algo irreparable», agregó.

Dijo que Lupillo viajará a Monterrey a reconocer el cuerpo.

«Será Lupillo el que vaya, no podemos ir todos porque nos dicen que no han podido sacar los cuerpos (de la aeronave accidentada).

«Agradezco de todo corazón a todos los que quisieron a mi hija, a los medios que siempre la apoyaron… al público le pido una oración en honor a mi hija», expresó. «Desgraciadamente son los hechos, tenemos que tomarlos como Dios los manda».

El pastor Pedro Jr. comentó que recordará a Jenni como una mujer fuerte.

«Tantas cosas, tantas tormentas y problemas que pudo pasar, solamente esto no… A todos nos llega el tiempo, lamentablemente a ella le llegó de esta manera», dijo.

Su otro hermano, Gustavo, expresó que siempre agradecerá a Dios que le haya dado una hermana como lo fue la cantante.

«Recordaré a mi hermana de todas formas, alegre, triste, fuerte… Le agradezco a Dios que me haya dado una hermana así».

Se fue feliz
…La madrugada del domingo la «Diva de la Banda» concedió su última rueda de prensa antes de abordar la aernoave privada que la llevaría a Toluca.

Monterrey, México (10 diciembre 2012).- Solía estar en medio de escándalos, su vida no fue fácil, pero Jenni Rivera hasta en sus últimos momentos mostró ser una mujer feliz, no sólo con palabras, sino también con su actitud.

Luego de cantar más de tres horas en una Arena Monterrey abarrotada, la madrugada de ayer, la «Diva de la Banda» concedió su última rueda de prensa antes de abordar la aeronave privada que la llevaría a Toluca para asistir luego a un ensayo de La Voz… México a las 11:00 horas y al que nunca llegaría.

«Soy tan feliz», aseguró cuando se le preguntó sobre su estado emocional. «Son cosas muy fuertes las que han pasado en mi vida, pero no puedo apendejarme».

Y es que la vida de la cantante, compositora, productora, empresaria, quien estaba próxima a convertirse en actriz con una serie de la ABC, fue una montaña rusa de emociones: como mujer enfrentó tres divorcios y como artista fue criticada por sus arrebatos dentro y fuera del escenario, pero amada por el público.

«No puedo enfocarme en lo negativo porque eso te derrota, te destruye y yo tengo hijos, nietos, padres», platicó, «un público que me espera y quizás esté tratando de alejar los problemas; enfocarme en lo positivo.

«Soy mujer como cualquier otra, pero quizá a mí me suceden cosas más fuertes que a cualquier otra mujer o cualquier otro artista, pero tengo que salir adelante. Las veces que me he caído son las veces que me he levantado y no porque yo sea fregona, sino porque Dios es muy bueno y me levanta».

La cantante se declaró bendecida por haber alcanzado una carrera exitosa, tanto, que ayer el sello Universal le entregó dos Discos de Oro y dos Discos de Platino por las altas ventas del material Joyas Prestadas, que sup ró las 200 mil copias vendidas, y un Disco de Oro por La Misma Gran Señora.

«Bendecida, no hay otra palabra más que sentirme bendecida, muy afortunada, muy querida. La verdad yo muchas veces no puedo creer las cosas en mi vida profesional, bueno, ni en la personal».

Hace siete años, desde que se enfocó en el mercado mexicano, la nacida en Long Beach, California, de 43 años, creció como artista.
Pero fue La Voz… México, donde participó como coach, el que la proyectó a otros niveles.

«Ya antes se llenaban los lugares, pero ahora se venden con anticipación; el pueblo, la raza, me conocía en cuanto a mi música, pero no sabían cómo yo hablo, cómo yo soy, así media sencilla o payasa, sensible, espontánea quiero ser genuina, auténtica con mi gente».

‘Hablo tantas barbaridades’

Su bandera siempre fue la honestidad y por ser una mujer sin tapujos, a veces sus palabras incomodaban y se metía en problemas, sin embargo, en su participación como coach de La Voz… México, Jenni fue precavida.

«Nunca me han censurado, no me acuerdo, pero hablo tantas barbaridades que ya ni sé qué me puedan censurar o no, pero ellos dejan que las cámaras estén grabado y editan lo que pueden.

«Ahora en los programas en vivo me cuido un poquito más».

Eso sí, Jenni hizo nuevos amigos, tanto que se hablaba de «comadre» con Paulina Rubio, y se tuteaba con Beto Cuevas y Miguel Bosé, de este último vendía sus discos en un tianguis antes de ser famosa.

«Me he divertido muchísimo, ha sido una gran experiencia conocer a gente de la talla de Miguel Bosé; no lo conocía, lo admiraba, yo vendía sus discos en el tianguis».

En su show en la Arena el público vibró con ella, se le entregó en una palabra, y Jenni también hizo lo mismo, porque terminó llorando en el escenario cuando interpretó «Paloma Negra», que dedicó a su hija, sin especific r el nombre.

Cabe mencionar que su escándalo más reciente se dio tras ventilarse en un medio de comunicación que su hija Janney «Chiquis» Marín Rivera, de 27 años, supuestamente se involucró sentimentalmente con su ex pareja Esteban oaiza.

«Yo pudiera callar y no entregarme en el escenario», contestó de forma evasiva, «pero ésa no soy yo, ni ustedes han visto eso de mí ni mi público.

«Es importante que si saben tantas cosas o creen que saben tantas cosas y los medios los han contado de una manera que no siempre es cierta, que puedan saber que yo en el escenario sigo siendo mujer».

En la última pregunta de la conferencia se le cuestionó si la Navidad sería una fecha para unirse con Janney, y ella, evasiva.

«Creo que necesito tiempo para estar bien emocionalmente antes que todo, pero sí voy a estar con mi familia», dijo. «Dios dirá, pero yo me enfoco en ser feliz, estar con mis hijos, con mis padres, con mi gente que yo amo, con este ehhh… personas importantes».

Su respuesta le dio pie a una risa nerviosa y a otra pregunta: «¿tienes galán Jenni?». Ella sólo sonrió, concluyendo así la conferencia que realizó la madrugada de ayer a las 01:24 horas.

Melancólico final

Al cierre del que fue su último concierto, Jenni Rivera abrió su corazón.

A través de las canciones que interpretó en su show del sábado en la Arena Monterrey ante 15 mil 600 personas, gozó, se rió de sus problemas y lloró.

La cantante interpretó en los últimos momentos del espectáculo los temas «Dama Divina» y «La Mentada», y aunque se despidió siguió con «Sufriendo a Solas», «Mírame», para cerrar con «La Misma Gran Señora» a las 00:42 horas de ayer.

La otra pérdida del medio

Conocido en el medio artístico como publirrelacionista de famosos, Arturo Rivera Ruiz, quien viajaba en la aeronave con Jenni Rivera en el momento del accidente aéreo, donde la cantante y otros seis pasajeros perdieron l vida, se inició como reportero de espectáculos.

Y no, Arturo no era familiar de Jenni, aunque compartían apellido.

Colaboró con las revistas TVyNovelas, donde arrancó su carrera, y con Furia Musical, hasta convertirse en publirrelacionista y agente de prensa de la misma «Diva de la Banda», Espinoza Paz, Pepe Aguilar, Duelo, Intocable y la Banda El Recodo, entre otros, además fue colaborador de El Gordo y La Flaca y algunas veces fue invitado de Don Francisco.

Rivera, nacido el 2 de junio de 1969, se destacó como especialista en el género grupero, donde además fue el agente de prensa de Larry Hernández y Banda Los Recoditos.

Arturo posteó la noche del sábado en su Twitter un mensaje y una foto del reconocimiento que le entregaron a la cantante por las altas ventas de su disco Joyas Prestadas.

«Las altas ventas de Joyas Prestadas y La Misma Gran Señora dio reconocimientos a @jennirivera esta noche. Exitazo pic.
twitter.com/vQ1JfRlS», escribió Arturo.

Llega su hermana

Tras la incertidumbre provocada por la falta de información del accidente aéreo en el que perdió la vida Jenni Rivera, la hermana del publirrelacionista de la cantante se trasladó ayer de la Ciudad de México a Monterrey para seguir personalmente las investigaciones.

Consternada por los hechos, Cynthia Rivera, quien también pertenece al equipo de prensa de la «Diva de la Banda», llegó alrededor de las 18:15 horas en un vuelo de la línea Interjet, acompañada del conductor de televisión Gustavo Adolfo Infante.

Cynthia abandonó a toda prisa la terminal aérea sin hacer declaraciones a los medios que la esperaban.

«¿Cómo quieres que me sienta? ¡Se acaba de morir mi hermano!», respondió molesta cuando un reportero de televisión le cuestionó cómo se sentía.

Y sin decir más nada, salió del aeropuerto para subirse a una camioneta y abandonar el lugar.

Así lo Tuiteó

«Te amo mamá. Por favor cuida a mi papi arriba, en el cielo».
Johnny Angel Lopez (hijo de Jenni)

«Tan triste!! Orando por los niños de Jenni Rivera, su familia y la familia de los pasajeros. Que dios los bendiga!! Descansen en paz…».
Jennifer Lopez

«¡Acabo de enterarme que Jenni Rivera fue encontrada muerta! Tenía la esperanza de lo mejor… lo siento tanto por los seres queridos de todos en el avión».
La Toya Jackson

«Un privilegio compartir la música con Jenni, estoy consternado por esta pérdida. Mi más sentido pésame para su familia, amigos y fans».
Brian Amadeus

«Jenni, sin haberte conocido personalmente, siento que perdí un pedacito de mi. A alguien entrañable, a una amiga, a un ser brillante y amoroso, fuerte y suave, dulce e intenso. Eso siempre nos diste. Esta intimidad que acía que te quisiéramos en todo momento, en las buenas, en las malas, en las adversidades, en los éxitos. Tu vida en este plano, dejó una huella imborrable, no sólo por tu inigualable talento, si no que también, por tu t són y valentía en este mundo».
Thalía

«No salgo de mi asombro y dolor. Descansen en paz. Van a hacer mucha falta!».
Angélica María

«Mi corazón se rompe por la pérdida de Jenni Rivera y todos en el avión. Mis oraciones van para su familia. Hemos perdido a una leyenda hoy».
Eva Longoria

» JENNI (gorda) AMIGA! Aplaudiré llorando por la conclusión de tu vida terrenal y por el inicio de tu INMORTALIDAD!».
Joan Sebastian

«Mi corazón adolorido, Jenni Rivera cantará, en el cielo, a dúo con Selena! PAZ».
Ricardo Montaner

«Triste noticia la de @jennirivera fuerza para su familia! mi miedo a los aviones es mi peor enemigo… Fuerza también para los familiares de las demás personas que viajaban en el avión junto con @jennirivera».
Residente, Calle 13

«Nuestro más sentido pésame a la familia y los fans de @jennirivera y los que la acompañaron en lo que fue su último viaje. Descansen en paz».
Gloria Estefan

«Que terrible noticia. Que en paz descanse Jenny Rivera y quienes viajaban con ella. Mi más sentido pésame para su familia y amigos. Luz».
Lucero

«Descansen en paz Jenni Rivera, Arturo Rivera y sus acompañantes en este terrible accidente. Mucha fuerza y luz para sus familias. El mundo de la música estamos de luto, hoy se nos adelanto una gran estrella!».
Alejandro Fernández

«Descanse en paz Jenni Rivera y las 6 personas que iban en el avión. Mi más sentido y sincero pésame».
Alejandro Sanz

«Lamentamos profundamente y con gran dolor la pérdida irreparable de una gran artista, pero mejor persona @jennirivera Te vamos a extrañar!».
Grupo Pesado

«Respeté mucho a #JenniRivera por ser una gran artista, pero más que eso, por ser real y un gran ejemplo para todos nosotros. Que Dios la bendiga y descanse en paz».
Pitbull

Coincidencias espeluznantes en la muerte de Jenni Rivera

La muerte de Jenni Rivera ha desatado rumores, morbo y algunos hasta se han atrevido a sospechar si estaba escrito ya el destino de ‘La Diva de la Banda’.
Una de las primeras coincidencias corresponde al avión en el que viajaba Jenni Rivera, un LearJet25 fabricado en 1969, mismo año en que la cantante nació.
En una reciente entrevista Jenni tocó el tema de la muerte: “Siento que he vivido tantas cosas a mis 42 años, todas las dificultades que he vivido, pero me siento realizada, me siento hecha, me siento feliz… pudiera morir y decir ‘aquí descansa Jenni Rivera’.
En esa misma charla con la periodista Mara Patricia Castañeda, ‘La Gran Señora’ comentó: “Le temo a la muerte, no por mí, por mis hijos. A mí me da miedo pensar qué va a pasar con mis hijos. No le temo por mi”.
Además, en su última conferencia de prensa que dio la noche antes del accidente, Jenni dijo a los medios: “Me siento bendecida. No hay otra palabra más que sentirme bendecida, muy afortunada, muy querida. Yo muchas veces no puedo creer las cosas en mi vida profesional ni en la personal tampoco, que suceden en mi vida”
Ante la pregunta dónde te ves el próximo año, ella respondió: “Ni si quiera me pongo a pensar ya en lo que pueda suceder. Soy una mujer muy ambiciosa y quiero más y busco más”.
La noche de su última presentación Jenni Rivera lloró más de lo normal al cerrar el show cuando interpretó Paloma Negra, según relató un amigo de la cantante.
Ese concierto, donde congregó a 17 mil personas fue muy diferente de todos los que en su carrera había hecho. El escenario tenía una forma de cruz. ¿Coincidencia o aviso del destino?
Sobre este escenario, la cantante comentaría: “Nunca me imaginé que esta loca idea de poner el escenario en el centro de la arena funcionaría y menos que iba a estar lleno, me siento bendecida en este momento y Dios siempre me tiene más y más cosas buenas”.
Con el anuncio del accidente aéreo, pronto comenzó a sonar por las redes sociales y medios de comunicación la canción Cuando muere una dama, tema en el que Jenni relataba cómo sería su funeral.
Una semana antes de morir, Jenni Rivera apareció de sorpresa en un concierto de su hermano Lupillo Rivera para hacer las paces después de haber estado mucho tiempo distanciados. Algunos han llegado a pensar que quizá inconscientemente Jenni estaba cerrando un ciclo.
Mi hermano siempre ha estado conmigo en los momentos malos”, así se refirió Jenni de Lupillo, quien fue el encargado de viajar a Monterrey, México para reconocer los restos de su hermana.

Share