<!--:es-->No dejes que la JAQUECA te MARTILLE la cabeza!<!--:-->

No dejes que la JAQUECA te MARTILLE la cabeza!

Cada año, cerca de 29.5 millones de personas no pueden trabajar, estudiar o realizar otras actividades en Estados Unidos debido a sus incapacitantes migrañas. En México, el 95 por ciento de los habitantes de la Ciudad, de 18 a 70 años, padecen de dolores de cabeza, según un estudio del Instituto de Neurología y Neurocirugía de México divulgado este martes por la Universidad Nacional (UNAM). La mejor forma de tratar este problema, hasta ahora, sigue siendo realizar ciertos cambios en tus hábitos de vida y prevenir los desencadenantes.

Mantén un patrón de sueño regular

Vete a dormir y levántate a la misma hora cada día. Según la American Headache Society, tanto dormir menos horas de las que requieres como demás, puede afectarte tanto como para generar un ataque migrañoso. Lo ideal es mantener el promedio necesario para los adultos, de entre 6 y 8 horas por noche.

Ejercítate regularmente

Además de ayudarte a mantener tu peso, está comprobado que el ejercicio aeróbico (correr, caminar con firmeza, andar en bicicleta, nadar, subir y bajar escaleras, esquiar), durante al menos 30 minutos, 3 veces a la semana, puede ayudar a reducir la frecuencia y la severidad de las migrañas.

Aliméntate bien

La forma en que te alimentas es fundamental. Los expertos recomiendan comer regularmente, no saltearse comidas y empezar el día con un desayuno bueno, sustancioso y saludable. Recuerda que los bajos niveles de azúcares pueden desencadenar un dolor de cabeza. En todas las comidas acuérdate de incluir proteína, frutas, vegetales y carbohidratos.

Bebe abundante agua

Cualquier adulto debe tomar cerca de 8 vasos al día de agua para que muchas de las funciones del cuerpo trabajen normalmente. Pero para quien sufre migrañas esto es particularmente importante porque la deshidratación puede causar dolores de cabeza.

Dile no a la cafeína, alcohol y otras drogas

Todos ellos son estimulantes fuertes que pueden provocar migrañas por distintos motivos. En el caso de la cafeína, sucede cuando bajan los niveles; el alcohol, en cambio, desencadena lo mismo cuando se bebe en exceso.

Reduce tu estrés

El estrés es mal compañero de muchas enfermedades, pero particularmente enemigo de las migrañas. ¿El consejo? limitar el estrés evitando conflictos y resolviendo las disputas con calma. Según la American Headache Society, es una buena idea probar con el stress break, un momento libre de estrés en tu día.

Relaja tu mente

Acostúmbrate a establecer un período de relajación en tu rutina diaria. Ese momento puede incluir estrategias como ejercicios de respiración profunda, focalizar la mente en una imagen o escena relajante, y descansar en un lugar iluminado suavemente y ambientado con sonidos agradables.

Conoce tus desencadenantes

Los desencadenantes no causan las migrañas, pero al activar los procesos que las provocan, aumentan el riesgo de que sufras una. Algunos de los más comunes son: quesos añejos, vino tinto, ciertos químicos, carnes procesadas, cambios bruscos de temperatura, luces brillantes o luz solar directa en los ojos, ciertos olores, el smog, algunos perfumes, cambios en niveles hormonales, la menstruación, las terapias de reemplazo de hormonas, las pastillas anticonceptivas, problemas financieros, cambios en la familia o de trabajo.

No dejes el tratamiento médico

Si tu médico ha diseñado un plan que incluye medicamentos para evitar las migrañas, síguelo al pie de la letra. A veces pueden prevenirte de que se formen ataques migrañosos mucho más fuertes.

Fuente: American Headache Society.

Share