Qué hacer para que no te nieguen un caso migratorio bajo la nueva política de ‘discrecionalidad total’

Qué hacer para que no te nieguen un caso migratorio bajo la nueva política de ‘discrecionalidad total’

La nueva política de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), de otorgarle a sus agentes ‘ discrecionalidad total’ para denegar un caso, está cambiando considerablemente la forma en que los inmigrantes deben manejar con sus abogados sus trámites.
La mayor dificultad radica en que, a partir de este martes 11 de septiembre, la agencia federal no avisará al peticionario de un beneficio si falta alguna documentación en el caso y tampoco notificará al inmigrante que le va a negar el trámite.
“Y si le niegan el caso, deberá comenzar de nuevo desde cero. Deberá conseguir otra vez los formularios, llenarlos, pagar la cuota, enviarlos y esperar por segunda vez si se los aprueban o se los vuelven a rechazar”, advierte José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida.
Consejo legal
Hasta ayer, los agentes de la USCIS solucionaban cualquier falta de información por medio del envío al inmigrante de una Solicitud de Evidencia (RFE, por sus siglas en inglés) o una Notificación de Intención de Denegación (NOID, por sus siglas en inglés) “cuando la evidencia inicial requerida no fue enviada o la evidencia en el récord (expediente) no lograba mostrar la elegibilidad” para un beneficio.
Pero ahora no. “Uno no se entera que hace falta un documento o una prueba. Simplemente le dirán que su caso fue negado”, “Para evitarlo, el mejor consejo es buscar la asesoría de un profesional, un abogado de inmigración, porque un solo error será suficiente para que le rechacen el pedido de un beneficio migratorio”, indicó.
Guerrero dijo que la ayuda debe incluir “llenar los formularios, verificar que estén todas las pruebas y evidencias que requiere el caso, que no falte nada, que el inmigrante firme los formularios correspondientes y envíe el monto que exige el gobierno p0ara procesar el caso. Si no va todo completo, si falta algo, le negarán la petición y el gobierno no le avisará”.
“Y no olvide esto, si se lo niegan, hay que comenzar nuevamente de cero. Y eso significa pagar la tarifa nuevamente”, reiteró.
“No nos quieren”
Las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes advierten que la nueva política de la USCIS “es un ataque más a la comunidad inmigrante por parte del gobierno de Donald Trump”, dice Francisco Moreno, director de la Federación de Confederaciones Mexicanas de Los Angeles, California. “Pero no nos asustan, nos dan más ánimo para hacer lo que tenemos que hacer, pedir nuestros derechos y cuidar que lo hagamos bien para que no nos rechacen”.
“Mire, esta nueva medida que esta tomando la USCIS para negar arbitrariamente los derechos, por ejemplo, de inmigrantes legales que se quieren convertir en residentes legales permanentes, o de residentes que se quieren convertir en ciudadanos, viola nuestros derechos”, señala el activista.
Agregó que la nueva política “constituye un ataque más en contra de los inmigrantes, de los trabajadores que hacemos grande a este país. Nos quieren bloquear como rapiña para negar nuestros derechos y que, al final de cuentas, no vayamos a las urnas y no votemos para elegir un gobierno”.
“Nos quieren borrar del mapa”, agregó Moreno. “Pero no nos vamos a dejar. Al contrario, ahora con más fuerza quienes reúnan los requisitos pedirán la ciudadanía o la residencia. No nos van a detener, no vamos a bajar la guardia, no vamos a sentir miedo y vamos a tener más cuidado para que detengan nuestros beneficios migratorios”.
Peligro en espera
Una segunda política de USCIS aguarda a ser implementada en cualquier momento. Se trata de las Notificaciones de Comparecencia (NTA), ya advertida por la agencia federal. Se trata de un procedimiento que se activa cuando un inmigrante inicia un trámite y, si es rechazado, le enviarán un citatorio a una corte de inmigración, donde deberá defenderse para que no lo deporten de Estados Unidos.
“Cabe la posibilidad que algunos casos que sean rechazados, por ejemplo, una petición familiar o un ajuste de estatus, termine en una corte y el inmigrante enfrente un proceso de deportación”, advirtió Guerrero. “Esta regla todavía no ha sido implementada, pero el gobierno ya dijo que la pondrá en vigor pronto”.
La nueva política de NTA cambiará el escenario para aquellos que viven en el país con un estatus legal que quieren cualquier beneficio migratorio. Hasta ahora, si un residente legal permanente pide la ciudadanía y se rechazan por una “torpeza de carácter moral”, lo más probable era que siga siendo residente.
Pero a partir de cuando sea implementada la nueva regla y dependiendo de la razón por la cual le rechazan el formulario N-400 para tramitar su ciudadanía, le pueden iniciar de inmediato un proceso de deportación de Estados Unidos.
Y no solo se trata de procesos de ciudadanía: se puede ver afectado cualquier residente legal o con visa que solicite un beneficio migratorio.
“Todo dependerá de la falta”, “Podemos volver a la época que vivimos antes de los dos gobiernos de Barack Obama, donde la norma era que, si a alguien le negaban un beneficio migratorio, lo enviaban ante un juez de inmigración, quien le iniciaba un proceso de deportación”, agrega.

Share