<!--:es-->Nombran a Chicago la capital del estrés
…Sondeo indicó varios factores de estrés<!--:-->

Nombran a Chicago la capital del estrés …Sondeo indicó varios factores de estrés

CHICAGO, Illinois – Mundialmente conocida por sus elevados rascacielos, inigualables museos y sabrosa “pizza profunda”, la ciudad de Chicago es uno de los principales atractivos turísticos de Estados Unidos que atrae a más de 44 millones de visitantes cada año. Sin embargo, un sondeo publicado hace poco por la revista Forbes concluyó que la “Ciudad de los Vientos” es la urbe con el índice de estrés más elevado del país.

“Presión” en la “Ciudad de los Vientos”

Y es que si de estrés se trata, no hay otra ciudad que le gane a Chicago; al menos así concluyó el estudio de la reconocida publicación financiera, que la comparó con las 40 ciudades metropolitanas más grandes de Estados Unidos.

Para colocar a Chicago en el tope de la lista, Forbes tomó en cuenta factores como el costo de la vivienda, el nivel de desempleo, el precio del combustible, la densidad de la población, el número de días soleados y la contaminación ambiental, específicamente la calidad del aire, entre otros.

Según la revista, Chicago tiene un nivel de desempleo de 7.3 por ciento y ocupa el octavo lugar en cuanto a contaminación. Por otro lado está detrás de Nueva York en término de cuan densa es su población.

A esto se le suma que el precio promedio de un galón de gasolina regular usualmente es uno de los más elevados del país. El 14 de octubre, por ejemplo, en Chicago costaba $3.50 dólares por galón, cuando el promedio nacional en Estados Unidos era de sólo $3.16 por galón.

El sistema de transporte fue otro de los factores que contribuyó para que Chicago se convirtiera en la Capital del Estrés de Estados Unidos: Su sistema de autobuses y trenes público por lo general está repleto de pasajeros (sobretodo en las horas pico), y las autopistas que llevan a la ciudad por lo general están muy congestionadas.

De hecho, un estudio de la Administración Federal de Carreteras indicó que el año pasado los conductores de Chicago vieron un incremento en la cantidad de tiempo que pasan detrás del volante.

Las autoridades atribuyen los retrasos a proyectos de construcción que en algunas de las autopistas más saturadas del área metropolitana de Chicago, que obligan a los vehículos a viajar a menos de 50 millas por hora (80 kilómetros por hora).

Alcohol para contrarrestar el estrés

Lo alarmante del caso es que para hacerle frente al estrés de la ciudad, algunos residentes de Chicago optan por recurrir a actividades “poco saludables” como el consumo de bebidas alcohólicas.

Un estudio de la Asociación Americana de Psicología reveló este año que el 36 por ciento de residentes de la “Ciudad de los Vientos” recurre al alcohol para calmar su estrés, comparado con el 18 por ciento de la población del país.

El cigarrillo es otro de los vicios antiestrés de Chicago: El 21 por ciento aseguró que fuma para aliviar su estrés, una cifra de cuatro puntos porcentuales a la tasa nacional del 16 por ciento en el resto del país.

A pesar de lo que indicó el sondeo de Forbes, algunas personas (incluyendo el propio alcalde de Chicago, Richard Daley) mostraron escepticismo sobre los “estresantes” resultados.

Daley cuestionó cómo Chicago sobrepasó a Nueva York en el índice de estrés, especialmente debido a la situación por la que actualmente atraviesa el sector financiero.

Por otro lado, una encuesta no científica realizada vía teléfonos móviles por Univision Radio en Chicago, reveló que el 63.6 por ciento no cree que Chicago sea la ciudad más estresada de Estados Unidos.

“Pienso que las ciudades grandes son estresantes por el tráfico, pero no sé si Chicago encabece la lista”, dijo Jennifer Holtz, residente del norte de Chicago.

Nathan Smith, quién también vive en la “Ciudad de los Vientos” apuntó: “Me sorprende que Chicago sea la número uno. Yo pensaría que Los Ángeles o Nueva York serían ciudades más estresadas porque hay mucha gente”, dijo.

Por su parte, Anisha Ganguly concluyó: “Yo pienso que el trabajo causa el estrés, no la ciudad” donde vives.

Share