NOTIMEX obligada a acatar una huelga  para desescalar el conflicto laboral

NOTIMEX obligada a acatar una huelga para desescalar el conflicto laboral

Notimex

Han sido meses turbulentos en la agencia pública de noticias de México, Notimex. Tras decenas de despidos denunciados como ilegales por los trabajadores, cierre de corresponsalías, enfrentamientos entre la directiva y el Sindicato único de Trabajadores, vino una convocatoria a huelga rechazada por su directora, Sanjuana Martínez, y la publicación de una investigación que la relaciona con una trama creada para atacar por redes sociales a periodistas críticos con el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y a extrabajadores de la agencia, despedidos por Martínez. Para saldar la crisis e intentar rescatar a una agencia que parece hundirse en pleitos legales y especulaciones, la Junta de Gobierno de Notimex, formada por representantes de secretarías (ministerios) del Estado, decidió el lunes por unanimidad suspender, tras un fallo de un ente federal, las actividades de una agencia con 51 años de historia y abrir una negociación con el sindicato.
En un comunicado emitido el lunes, la Junta de Gobierno —máxima autoridad de Notimex— decidió aceptar un fallo de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje que exigía la suspensión de las actividades de la agencia, al considerar que “violó el derecho a huelga” de sus trabajadores, que han cumplido más de 100 días de paro. La huelga había sido considerada legítima por las autoridades laborales mexicanas. “La misma [Notimex] confiesa haber continuado sus labores, violando así el estado de huelga que debe respetar. Además de ser un hecho público y notorio que la empresa misma ha ostentado, y que se refleja en las notas diarias que emite dicha agencia de noticias. En consecuencia, el continuar sus labores, no obstante haberse declarado existente la huelga, la empresa ofende los derechos de la sociedad”, se afirma en el fallo de la JFCA, emitido el 12 de mayo. El lunes, Martínez ha aceptado, a través de su cuenta en Twitter, la decisión de suspender las operaciones de Notimex. Víctor Fernández Peña, director jurídico de la organización, ha afirmado que la agencia “tomará las medidas necesarias” para dar cumplimiento al fallo de la JFCA.
Hasta diciembre de 2017, según un informe de transparencia, Notimex contaba con más de 380 empleados, 223 de ellos sindicalizados. Tras la llegada de Martínez a la dirección, propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador y avalada por el Senado el 21 de marzo, el sindicato acusó a la directora de despedir de forma irregular a decenas de empleados, cerrar corresponsalías y nombrar a personal afín. “En algunos casos se alega reestructuración, en otros por haber cometido alguna falta, o porque llega el nuevo equipo y necesitan el lugar”, comentó el año pasado un trabajador consultado por este periódico. “A diario, agregó, hay uno o dos despidos”. Martínez aseguró que todos los despidos se habían dado conforme a la Ley Federal de Trabajo y que la reestructuración que hacía era para sacudir la corrupción que carcomía a la agencia, a la que pretendía convertir en la más importante de Latinoamérica. Los trabajadores, sin embargo, consideran que la directiva ha violentado el Contrato Colectivo de Trabajo (CCT).
La huelga ha acaparado la atención de la prensa mexicana. Este es el segundo paro convocado por el sindicato. El primero fue en 1993 y solo duró dos horas. La agencia se ha visto inmersa en escándalos de ataques a voces críticas con el Ejecutivo. Una investigación de Aristegui Noticias y Signa Lab, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO, adscrito a la Universidad Jesuita de Guadalajara), y Artículo 19 (organización que vela por la seguridad de los periodistas) denunció a inicios de mayo que Martínez había presionado a trabajadores de la agencia para desarrollar una estrategia de ataques sistemáticos a periodistas en las redes sociales, a través de cuentas falsas y programas informáticos, todo con fondos de la agencia estatal.

Trabajadores de Notimex consultados por los autores de la investigación afirmaron que fue la propia Martínez quien ordenó ataques contra las reporteras Dolia Estévez, Lydia Cacho, Anabel Hernández, Blanche Petrich, Carmen Aristegui, Marcela Turati y Guadalupe Lizárraga. Martínez ha fundamentado, en entrevista con Aristegui Noticas, que la acusación era “absolutamente falsa”, que es víctima de un “terrorismo sindical” y de noticias falsas dentro de la agencia. “Me dejaban coronas de flores de muerto”, ha afirmado. Hasta ahora no se ha realizado una investigación interna sobre las acusaciones contra la directiva de Notimex, aunque la Junta de Gobierno de la agencia tiene facultades para ordenarla.
Tras su reunión del lunes, la Junta de Gobierno de la Agencia decidió crear un comité técnico integrado por representantes de las secretarías de Educación, Gobernación, Hacienda y Exteriores para establecer una mesa de diálogo con el sindicato en huelga, “a fin de establecer los puntos en conflicto y buscar una vía de solución”. La primera reunión estaba prevista a realizarse la tarde de este lunes, con miras a hallar una pronta solución al conflicto, aunque los ánimos dentro de la agencia siguen encendidos, lo que complica una resolución a corto plazo. Este martes, la agencia ha abierto su sitio web con un teletipo que informa: “Notimex cierra”.

Share