“Nunca vamos a negociar con miedo”: Peña Nieto responde a la retórica antiinmigrante de Trump

“Nunca vamos a negociar con miedo”: Peña Nieto responde a la retórica antiinmigrante de Trump

nunca negociaremos con miedo

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, dijo este jueves a su par Donald Trump que está dispuesto a una negociación con Estados Unidos sobre la seguridad en la frontera, pero que no justifica “actitudes amenazantes o faltas de respeto entre nuestros países” durante el proceso.
“Presidente Trump, si usted quiere llegar a acuerdos con México estamos listos, como lo hemos demostrado hasta ahora. Siempre dispuestos a dialogar con seriedad, de buena fe y con espíritu constructivo”, aseguró Peña Nieto en un mensaje grabado y publicado en la cuenta de Twitter de la Presidencia. “Si sus recientes declaraciones derivan en una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso, diríjase a ellos (a funcionarios estadounidenses), no a los mexicanos”, agregó.
“No tendremos miedo a negociar”, dijo Peña Nieto. “Pero nunca vamos a negociar con miedo”, recalcó al insistir en que llevar una relación de socios y basada en “el respeto mutuo” puede generar mejores resultados que “confrontándonos”.
El mandatario insistió, como lo dijo el canciller Luis Videgaray esta semana, en que sus decisiones sobre el tema fronterizo se tomarán “en el mejor interés de los mexicanos”. Señaló también que, pese a que existen muchas diferencias entre mexicanos sobre todo en estos tiempos de elecciones, “estaremos siempre unidos en la defensa de la dignidad y la soberanía de nuestro país”.
La respuesta del presidente Peña Nieto era esperada desde el martes, cuando Trump anunció que desplegaría soldados en la frontera sur de Estados Unidos mientras obtenía los fondos para construir el muro fronterizo, en el que ha insistido desde su campaña presidencial. Lo hizo como reacción al enterarse de la caravana con cerca de mil migrantes centroamericanos que pretendía caminar desde Tapachula, Chiapas, hasta la frontera con Tijuana como una forma de mostrar las dificultades que atraviesan en sus países por la violencia y la pobreza.
Aunque había quedado solo en anuncios, el miércoles Trump firmó el memorando con el que ordenó a los Departamentos de Seguridad Nacional y Defensa coordinar el despliegue de militares en el lindero. Alegó que la medida buscaba proteger a Estados Unidos de esa misma violencia de la que huían los centroamericanos y del tráfico de droga, así como frenar el fliujo de indocumentados. Este jueves dijo a periodistas que serían entre 2,000 y 4,000 guardias nacionales los que serían dispuestos en la frontera.
Pero al anunciar sus medidas, Trump ha lanzado fuertes críticas contra México y otros países en los últimos días. Amenazó al primero con que el tratado comercial NAFTA estaría en juego si México no frenaba a los indocumentados antes de que pudiesen llegar a Estados Unidos. También puso en duda la ayuda que otorga a países como Honduras con el Estatus de Protección Temporal (TPS), que protege de la deportación a unos 86,000 indocumentados.

Share