<!--:es-->Obama reitera su ayuda a Peña Nieto para luchar contra el «flagelo» del narco<!--:-->

Obama reitera su ayuda a Peña Nieto para luchar contra el «flagelo» del narco

El presidente Enrique Peña Nieto llegó a la Casa Blanca para sostener una reunión con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Ambos mandatarios hablaron sobre seguridad, comercio y enfatizaron el combate al crimen organizado. Y aunque no era parte de su agenda, no dejaron fuera el tema de los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal de Ayotzinapa.
Barack Obama dijo que su país ha seguido las noticias de los normalistas desaparecidos y que Estados Unidos estaba comprometido a ayudar a eliminar los cárteles de la droga. Agregó que es responsabilidad del Gobierno y las fuerzas de seguridad mexicanos combatir a los cárteles del narcotráfico.
Por su parte, Enrique Peña Nieto respondió diciendo que «el claro reto» que tiene actualmente México es el de «combatir con mayor eficacia y contundencia al crimen organizado».
La reunión duró alrededor de hora y media. Se juntaron en el Salón de Gabinete en donde participaron también las comitivas de ambos países.
Obama lamentó hechos de Ayotzinapa
Peña Nieto también se refirió al reciente anuncio hecho por Obama de restablecer relaciones diplomáticas con Cuba, y señaló que su gobierno contribuirá al desarrollo y éxito de esta nueva era de diplomacia entre ambos países, “nuestros vecinos en Norteamérica y en el Caribe”, dijo el mandatario mexicano.
Tras la reunión que sostuvieron en la Casa Blanca, ambos mandatarios ofrecieron una conferencia de prensa en la que dieron a conocer los temas que trataron en su primer encuentro del 2015.
Entre los temas que abordaron destacaron las reformas estructurales, la reforma migratoria, la migración de menores no acompañados, la seguridad y la normalización de las relaciones Cuba-Estados Unidos. Lo que dejaron de lado fue el tema de los derechos humanos, algo que según los analistas, sería previamente discutido.
En la puerta de la casona de la Avenida Pennsylvania 1600, lo recibió Peter Selfridge, jefe de Protocolo de Estados Unidos, quien lo condujo a la Oficina Oval donde despacha el presidente Barack Obama.A bordo de una camioneta negra blindada, Peña Nieto entró por el acceso principal de vehículos escoltado por una guardia de honor integrada por los cinco cuerpos de las Fuerzas Armadas.
El presidente Peña llegó acompañado del jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, Aurelio Nuño Meyer.
Lo esperaban a Peña los manifestantes
Cerca de medio centenar de manifestantes se concentraron hoy ante la Casa Blanca para protestar contra el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y exigir respuesta ante la desaparición de 43 estudiantes en septiembre pasado.
En un día gélido y nevado, los activistas se congregaron ante la residencia presidencial donde el presidente Barack Obama sostendrá una reunión con Peña Nieto, entonando lemas contra el Gobierno mexicano y en recuerdo a los estudiantes desaparecidos como «Vivos se fueron y vivos los queremos».
«(Al presidente mexicano) le pedimos justicia, que nos esclarezca el por qué, el cómo y el dónde», aseguró Mendoza, envuelta en una capa con el número 43, en referencia a los estudiantes.Una de las manifestantes, la mexicana Jacqueline Mendoza, explicó a Efe que viajó desde Nueva York, donde vive desde hace 25 años, para expresar su rechazo a las políticas del Gobierno de Peña Nieto.
Mendoza criticó, además, las políticas del actual Gobierno mexicano y calificó la situación en el país de «caótica».Los activistas reprochan al Gobierno mexicano su actitud ante la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa que el pasado 26 de septiembre fueron atacados por policías municipales de Iguala, en el estado sureño de Guerrero, y cuyo paradero se desconoce desde entonces.
«A México lo están vendido por pedazos», subrayó.
Obama y Peña Nieto prevén dialogar sobre comercio, energía, inmigración y la apertura estadounidense a Cuba durante su reunión privada en la Casa Blanca, y se espera que la situación de seguridad y derechos humanos en México quede en un segundo plano.

Share