Obispo crítico deja Nicaragua con el “corazón hecho pedazos”

Obispo crítico deja Nicaragua con el “corazón hecho pedazos”

Obispo

El obispo auxiliar de Managua, abierto crítico del gobierno de Daniel Ortega, abandonó el martes Nicaragua tras un requerimiento del papa Francisco para ser transferido al Vaticano por tiempo indefinido.
“Me siento triste, llevo el corazón hecho pedazos por el dolor de dejar Nicaragua”, dijo Silvio Báez a periodistas y a algunos simpatizantes en el aeropuerto de Managua. Báez ofició su última misa el domingo sin revelar la fecha de su viaje.
Ninguno de los miembros de la Conferencia Episcopal despidió a monseñor Báez en la terminal aérea. El religioso, de 60 años, dijo que les dejó una carta a sus colegas obispos.
“Me duele irme, pero mi corazón queda aquí también y estaré siempre pendiente (de Nicaragua). Las veces que sea necesario y que el papa Francisco me pida hablar con él, le daré mi visión de la realidad de la manera más objetiva posible”, afirmó. El obispo indicó que compartirá unos días con familiares en Miami antes de viajar a Roma.
El traslado del religioso se anunció hace dos semanas y causó preocupación y sorpresa entre la oposición, así como celebraciones entre los allegados a Ortega.
Monseñor Báez participó el año pasado como mediador durante un breve primer diálogo entre el gobierno y la oposición para resolver la crisis que estalló en abril. Ortega, quien invitó a la Iglesia como mediadora del proceso, posteriormente criticó a los obispos y los acusó de planear un golpe de Estado.

Share