Obispos católicos llaman a presionar al Congreso  para que apruebe una reforma migratoria

Obispos católicos llaman a presionar al Congreso para que apruebe una reforma migratoria

Obispos Católicos

Los religiosos piden presionar al Congreso para que apruebe una “solución de sentido común y compasión a la inmigración”. Pero advierten que esto no puede suceder, si los políticos de ambos partidos usan la inmigración como un “problema ganador” que lleva a las personas a las urnas.

Los obispos católicos estadounidenses lanzaron nuevamente un llamado para presionar al Congreso a que apruebe una reforma migratoria que “ponga fin a este tipo de situaciones dolorosas como la separación de familias” en la frontera, además de incluir una solución justa para la mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven en el país.
El llamado fue hecho durante una conferencia de prensa celebrada al término de la visita de una delegación de seis integrantes de la conferencia, encabezados por el cardenal Daniel DiNardo, arzobispo de Galveston-Houston y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB).
La delegación visitó entre el domingo y el lunes el centro Southwest Key Programs Casa Padre, en Brownsville, y otro en centros McAllen, ambos en Texas.
La visita se registra en medio de fuertes criticas a la política migratoria fronteriza del gobierno de Donald Trump, que incluyó la separación de niños de sus padres luego de levantarles a los progenitores cargos criminales por entrada ilegal al país siendo que venían en busca de asilo.
La denominada política de ‘tolerancia cero’ desató una oleada de criticas al gobierno dentro y fuera de Estados Unidos, obligando al mandatario a firmar una orden ejecutiva para poner fin a las separaciones, pero a cambio de detenciones indefinidas de los migrantes mientras se resuelven sus procesos migratorios.

La visita
DiNardo explicó a periodistas que “nuestra visita fue pastoral en naturaleza” y que la delegación tuvo “dos días completos, muy hermosos, pero en algunos momentos dolorosos”.
El cardenal indicó que, aun cuando los menores están siendo bien tratados, se sienten extraños en un lugar extraño.
Para los obispos, los niños “actúan como tal” y tratan de aliviar la dramática situación que viven jugando entre ellos, pese a que no olvidan que son “extraños en un lugar inapropiado”.
El cardenal y arzobispo de Galveston-Houston aprovechó el momento para urgir al Gobierno de Donald Trump a que avance en los pasos que “ya ha comenzado a dar” hacia la reunificación familiar. “Los niños necesitan ser reunidos con sus padres, es urgente; debe hacerse, se está haciendo, pero hay complicaciones”, señaló.
DiNardo dijo además que “cuando pasas por algo como esto, hay un elemento real de drama que te pasa a ti, es algo que puedes ver cuando hablas con los niños; algunos han sido traumatizados”, precisó.

Un poco de Esperanza

El arzobispo de Los Angeles, José Gómez, dijo que “fuimos a darles algo de esperanza y hablarles de la importancia de la presencia de Dios y a entender lo triste que están sin sus padres”.
El religioso añadió que la reunificación de las familias se debe dar con urgencia, e indicó que es posible hacer una reforma migratoria que ponga fin a este tipo de situaciones dolorosas como la separación de familias. “Debemos trabajar juntos, entender y encontrar soluciones, sería mas fácil proteger las fronteras”, señaló.
Gómez comentó además que “el sistema de inmigración vigente en Estados Unidos es disfuncional, hasta el punto en que hacer cumplir las leyes actuales conduce a “nuevas injusticias y crueldades”.
Lo único que ayudará, indicó el arzobispo de Los Angeles, es presionar al Congreso para que apruebe una “solución de sentido común y compasión a la inmigración”. Pero esto no puede suceder, si los políticos de ambos partidos usan la inmigración como un “problema ganador” que lleva a las personas a las urnas, agregó.
Mientras este sea el caso, nadie estará motivado para hacer un cambio real, afirmó Gómez. “Lo que estamos esperando es que los políticos tengan el coraje de hacer lo correcto”, dijo. “Y hemos estado esperando durante 25 años”.
La delegación estuvo integrada, además, por los obispos Joseph C. Bambera (diócesis de Scranton), Daniel Flores (diócesis de Brownsville), Robert Brennan (diócesis de Rockville Centre) y el obispo auxiliar de Brownsville Mario Alberto Avilés.
La conferencia de prensa se llevo a cabo en la Basílica de Nuestra Señora de San Juan del Valle, en la comunidad de San Juan, al oeste de McAllen.

Llamado del Papa

La crisis en la frontera entre Estados Unidos y México y la política de tolerancia cero han sido mencionadas, incluso por el Papa Francisco.
Su Sumo Pontífice recientemente lanzó un llamado de atención “sobre decenas de miles de niños que emigran solos, no acompañados, para escapar a la pobreza y a las violencias: esta es una categoría de migrantes que, desde Centro América y desde México, atraviesa la frontera con Estados Unidos en condiciones extremas, en busca de una esperanza que la mayoría de las veces resulta vana”, indicó.
“Ellos aumentan día a día”, advirtió. “Tal emergencia humanitaria reclama, en primer lugar, intervención urgente, que estos menores sean acogidos y protegidos. Tales medidas, sin embargo, no serán suficientes, si no son acompañadas por políticas de información sobre los peligros de un viaje tal y, sobre todo, de promoción del desarrollo en sus países de origen”, agregó.
Francisco añadió que “es necesario frente a este desafío, llamar la atención de toda la comunidad internacional para que puedan ser adoptadas nuevas formas de migración legal y segura”.

Share