<!--:es-->OBSTÁCULOS PARA LA PROVISIÓN DE ATENCIÓN ÓPTIMA PARA EL PACIENTE<!--:-->

OBSTÁCULOS PARA LA PROVISIÓN DE ATENCIÓN ÓPTIMA PARA EL PACIENTE

por el Dr. Rodolfo Molina

Texas tiene muchos problemas de presupuesto y en Austin los legisladores están intentando recortarlo por todas partes. Sin embargo, debemos hacer que la salud de los texanos siga siendo una alta prioridad. Debemos hacer que Texas sea un estado a favor del paciente y asegurar que nuestros pacientes reciban atención médica óptima.

Un verdadero obstáculo para las personas que trabajamos en el campo de los servicios
médicos es lo que llamamos «terapias escalonadas». La mayoría de los pacientes
desconoce el significado de esto y el hecho de que pueden ser costosas, prolongar el tiempo que toma administrar a los pacientes las terapias que necesitan y en general inhibir mi capacidad de cuidarlos. También consumen el tiempo de los médicos, lo cual provoca grandes cantidades de papeleo y aumenta el número de consultas. Algunos
pacientes han sido víctimas de este comportamiento perjudicial de las compañías de
seguros, pero es posible que no estén al tanto de lo que les sucedió ni por qué.

Ahora mismo, los legisladores están debatiendo la implementación de programas como las terapias escalonadas y otros esfuerzos para las personas que reciben servicios del sistema de Medicaid de Texas. Dichos esfuerzos, que incluyen la imposición de limitaciones severas para la atención a los pacientes, al final de cuentas costarían más tiempo y más dinero al sistema, a los pacientes y a los causantes de impuestos.

Como parte de una consulta con el médico, el médico generalmente se toma el tiempo para examinar al paciente y hablar sobre el mejor tratamiento antes de darle una prescripción. Por el contrario de lo que piensan algunos, los médicos invertimos una cantidad considerable de tiempo tomando en cuenta el historial de nuestros pacientes para comprenderlo bien y determinar los medicamentos que prescribimos. Cuando alguien —muy probablemente una compañía de seguro— le dice al médico que lo que están tratando de hacer por su paciente no está permitido ni cubierto, sufre el paciente, se desperdicia el tiempo del médico y del mismo paciente, y el sistema sufre más gastos innecesarios.

Un ejemplo de este caso es el de los pacientes con fibromialgia. Este trastorno causa mucho dolor y solo existen unos cuantos medicamentos para tratarla que han sido probados y aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA).
Es frustrante cuando yo le receto a algún paciente un medicamento aprobado por la FDA y el farmacéutico nos envía un mensaje diciendo que no está aprobado bajo los planes de los pacientes y que el tratamiento debe hacerse con uno de sus
medicamentos «preferenciales». Después de determinar que el paciente no responde o que
el medicamento preferencial «falla», los pacientes muchas veces se ven forzados a tomar
un segundo medicamento «preferencial». Y las fallas continúan cuando los pacientes toman otros medicamentos «preferenciales» que no han sido aprobados por la FDA para usarse contra la fibromialgia. Claro que si se permitiera al paciente tomar el medicamento que se le recetó originalmente, es factible que no haya habido necesidad de tener varias consultas con el médico y meses tras meses de tener que aguantar el dolor.

Entonces, ¿qué podemos hacer para mejorar esto? Primero, sería bueno que nuestros políticos alzaran su voz para reiterar claramente su postura en cuanto al tema de acceso de los pacientes a la atención médica. Entonces nosotros podremos apoyar a y votar por los candidatos cuyas políticas coincidan con nuestras inquietudes.

Todos comprendemos las crisis presupuestarias. Nadie aboga a favor de políticas fiscales
irresponsables, pero debemos abogar por ideas creativas sobre la forma en que tratamos a
nuestros ciudadanos y queda claro que la atención médica es una alta prioridad.

Nosotros podemos crear opciones de tratamiento que tengan sentido para nuestros pacientes y que nos permitan tener un presupuesto con resultados predecibles. Las opciones son planes de tratamiento que han sido probadas y son seguras y eficaces con los medicamentos más asequibles. Algunas prácticas de oncología ya usan estas
opciones y han demostrado ahorros de costos de hasta un 40% para las compañías de seguro privadas. Existen proyectos de leyes estatales que tratan ciertos temas que son importantes para contener costos (transparencia de formulario) y acceso de pacientes (medicamentos genéricos únicamente) que tienen que ser estudiados por las personas que conocen bien estos temas y no ser simplemente ignorados o aprobados sin las
contribuciones de nuestros conocimientos colectivos como médicos.

Al final de cuentas, una comunidad saludable es la solución para una mayor efectividad de costos.

Nota del editor: El Dr. Rodolfo Molina, MD, es presidente de la Asociación de Reumatólogos del Sur de Texas y miembro del Comité Socioeconómico y Legislativo de la Sociedad Médica del Condado de Bexar (Bexar County Medical Society
Socioeconomic and Legislative Committee), y tiene su práctica privada en San Antonio desde hace 23 años.

Share