<!--:es-->Ofrecen US$25,000 de recompensa por el asesino de una bebé en California<!--:-->

Ofrecen US$25,000 de recompensa por el asesino de una bebé en California

Autoridades del condado de Los Ángeles ofrecieron el martes una recompensa US$25,000 para ayudar a capturar a un atacante que disparó e hirió a tres miembros de una familia y secuestró a una niña de 3 semanas, que más tarde fue hallada muerta en un depósito de basura cerca de la frontera con México.
La recompensa por información que conduzca a la detención se ofrece un día después de que la policía afirmara que no tenían pistas ni móvil sobre el ataque del sábado en Long Beach, que hirió a los padres y al tío de la pequeña Eliza Delacruz.
El domingo, un transeúnte encontró el cuerpo de la niña de 4.5 kilos (10 libras) en una bolsa de plástico en un contenedor de basura detrás del centro comercial Imperial Beach, a 120 kilómetros de la casa de la bebé.
La policía tenía sólo una vaga descripción de un hombre que podría ser negro o hispano y estaban intentando averiguar si las cámaras de vigilancia de Imperial Beach pueden haber tomado alguna imagen.
No se han determinado ni la hora y ni la causa de la muerte de la pequeña.
El padre de la bebé recibió el alta hospitalaria pero su madre y su tío siguen en estado crítico.
En una conferencia de prensa el lunes, el jefe de la policía de Long Beach, Robert Luna, confesó que la falta de dirección en la investigación era frustrante.
«Alguien tiene que haber visto u oído algo», dijo.
Los padres y el tío de la bebé han hablado con la policía, pero era demasiado pronto para saber si la familia estaba reteniendo pistas, explicó Luna.
Los detectives no creen que el crimen fuera un acto al azar, y el FBI está ayudando en la investigación, añadió.
El responsable policial dijo que en este momento no se descarta ninguna hipótesis, incluyendo que el agresor haya huido a México, o que los miembros de la familia o un cartel de la droga estén involucrados.
En Imperial Beach, dolientes levantaron un monumento improvisado de velas y flores fuera de una pizzería en el centro comercial.
Aarón Cruz, que vive al lado de casa de dos pisos de las víctimas, dijo el padre del bebé es un técnico veterinario que trabajaba seis días a la semana y estaba encantado de ser padre.
Cruz, que se describió como el mejor amigo del hombre, dijo que desde que se mudaron hace unos años, la familia solía celebrar grandes barbacoas en el jardín delantero de la vivienda.
Los padres y el tío de la pequeña vivían allí con otro tío y los abuelos, pero nadie más estaba en la vivienda cuando sucedió el tiroteo, dijo Cruz.
«Él acababa de llegar del trabajo, y esto le ocurrió a él. Era un día normal para él», señaló. «Esto llegó de la nada».
Cruz recordó una gran fiesta de agasajo para la beba que la familia ofreció en noviembre.
«Era su primera y única hija», dijo Cruz, mientras reencendía velas que la brisa había apagado. «Le robaron su paternidad».
Algunos dolientes acudieron a la casa de la familia el lunes. Había luces navideñas sobre la terraza encima de una cinta amarilla de la policía, y la puerta estaba decorada con una corona.
Joseph Guerrero se detuvo con su esposa y su hijo de 4 años para dejar una vela y un globo. No conocía a las víctimas, pero se sintió conmovido por la muerte de la bebé.
«Tenemos tres niñas y nuestro hijo, y cuando estábamos eligiendo el globo, simplemente apreté la mano de mi hija mientras pensaba en lo que ellos están pasando», afirmó.
Una mujer que se identificó como la abuela de la bebé y la madre de los dos hermanos heridos también se detuvo en la casa, pero se alejó llorando sin ingresar.
Mientras tanto, la policía defendió su decisión de no emitir una Alerta Amber para la bebé porque carecen de una descripción del vehículo del sospechoso.
«Uno de los criterios para hacer eso es tener un número de placas. Ni siquiera tenemos eso», señaló Arrona.
Los investigadores le solicitaban a cualquiera que tuviera información al respecto que les llamara o enviara pistas a su línea telefónica anónima.
«Realmente necesitamos la ayuda del público», agregó Arrona.

Share