Oswaldo Sánchez al ‘tambo’ …Por causar escándalo es arrestado portero del Tricolor

Chicago.- El arresto de Oswaldo Sánchez, junto con un citatorio para el 11 de julio, fue el resultado de la noche de juerga de varios integrantes de la Selección Nacional.

Oswaldo fue detenido tras los incidentes registrados la madrugada del lunes en el quinto piso del Hotel Westin Michigan.

“En la madrugada arrestaron a Oswaldo, se lo llevaron porque estaban haciendo mucho ruido, y llegó la policía a calmarlos, pero ellos comenzaron a discutir. Otros jugadores se echaron a correr hacia los cuartos porque también los iban a agarrar, la seguridad del hotel quería hacer que salieran”, mencionó una empleada del hotel.

El oficial Joann Taylor, vocero del departamento de Policía de Chicago, dio el parte de las autoridades sobre los sucesos.

“Este día, junio 9 por la mañana, en la dirección 909 North Michigan Avenue, reportado como el Hotel Westin, un hombre de 34 años fue arrestado por la Policía luego de que ésta respondió a un llamado por desorden que se estaba presentando en esta locación, pero el sujeto se resistió a dejar las instalaciones, también se negó a salir custodiado.

“A éste se le levantaron los cargos de ‘criminal trespassing’ (invasión a la propiedad privada) y por resistirse al arresto; ambos son cargos menores. Él tiene cita en la corte el 11 de julio. No tengo información sobre si estaba borracho o no, y según nuestros registros él fue el único (arrestado)”, declaró Taylor, vía telefónica.

Después del triunfo del Tri sobre Perú, varios jugadores entre los que se encontraban Carlos Salcido, Ricardo Osorio y Fernando Arce, estuvieron en el bar del propio hotel, mientras otro grupo decidió irse de expedición nocturna y regresó aproximadamente a las 5:00 de la mañana.

Por su parte, Sánchez retornó después de haber cenado con su esposa, también en otro sitio.

Este grupo, con algunos de los que estaban en el bar, continuó la fiesta en las habitaciones con música a alto volumen, lo que propició que los empleados del lugar conminaran a los jugadores a guardar silencio.

Al no tener respuesta llegó la policía, lo que provocó la discusiones que derivaron en el arresto del portero, quien dio la cara por sus compañeros.

“No habrá un comentario hasta tener una versión oficial de los hechos”, manifestó el director de Selecciones Nacionales, Guillermo Cantú, ayer por la mañana.

Antes de volver a México, la mayoría de los jugadores se instalaron en la sala M7 del aeropuerto de Chicago, pero Oswaldo, Arce, Osorio, Aaron Galindo y Luis Pérez, se mantuvieron en una sala alejada con la custodia de Cantú, sin decir palabra.

“Los jugadores estaban con su música, no estaban haciendo nada malo, a alguien no le gustó esto, pero la gente de este hotel nos hizo incómoda la estadía desde el principio; nos molestaban, estaban nada más encima de nosotros, no nos dejaban hacer nada y exageraron”, señaló a CANCHA un integrante de la delegación mexicana.

Share