Pacquiao destronó  a un Matthysse con  nula hambre de triunfo

Pacquiao destronó a un Matthysse con nula hambre de triunfo

Pacquiao

Tres caídas propinadas, tres golpes letales con una de las manos izquierdas más poderosas en la historia del boxeo, una sonrisa que deja entrever su gran humildad y su instinto más letal y temible. Así lució Manny Pacquiao tras derrotar al argentino Lucas Matthysse y coronarse monarca wélter de la Asociación Mundial de Boxeo.
Se nos acaban los elogios y al ‘Pac-Man’ el espacio en las vitrinas.
Para el ojo entrenado en el arte de los golpes, el asalto inicial de la contienda sirvió de preludio para lo que culminaría en seis episodios después. Pacquiao se notó muy superior a su rival desde el primer campanazo; el manejo del ring y la velocidad y confianza con la que depositó poco a poco cada una de sus combinaciones se impusieron sobre un Lucas Matthysse que parecía tener tatuado en el rostro la constante preocupación de no ser noqueado por su rival. Así, con miedo, no se puede pelear.
Los miedos del argentino se vieron materializados en apenas el tercer round, cuando el filipino conectó un upper cortito con su zurda privilegiada, de esos que parecen no hacer mucho daño, sobre la barbilla del entonces campeón de la AMB. Primer caída y primer aviso. Después de tocar la lona por primera vez en la contienda, no habría vuelta atrás para Matthysse. Después llegó el quinto round. Pacquiao conectó tres veces seguidas con la derecha, pero fue más el bloqueo mental de Matthysse lo que le llevó a dar un paso atrás y apoyar una rodilla en la lona. Ya no había nada que hacer para el argentino, quien con un sutil gesto había entregado la pelea.
Entonces sonó la campana para el funesto séptimo episodio. ‘Pac-Man’ volvió a lucir cómodo, dueño del ring y de las acciones. Y a 20 segundos del final, conectó un upper que encontró parte del pecho y la barbilla de ‘La Máquina’. Fue todo. El tercero en la lona agitó los brazos y dio fin a lo que pudo haber sido una masacre.
Pacquiao es campéon mundial de nuevo en la división de las 147 libras. La pregunta no es qué seguirá en su carrera a sus 39 años, pues lo ha ganado todo, sino quién sigue en su lista. Sí, el ‘Pac-Man’ más letal ha vuelto.

Share