<!--:es-->Pánico en Wall Street – La Bolsa perdió hoy 455 puntos!<!--:-->

Pánico en Wall Street – La Bolsa perdió hoy 455 puntos!

NUEVA YORK – Wall Street cerró el miércoles con una caída del 4.09 por ciento en el Dow Jones de Industriales, pese al rescate de la aseguradora American International Group (AIG) por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Pánico en Wall Street

El índice Dow Jones de Industriales, el más importante de Wall Street, bajó 449 puntos hasta las 10,609.66 unidades.

El mercado Nasdaq descendió 109.05 puntos (4.94 por ciento) hasta 2,098.85 unidades, mientras que el selectivo S&P 500 retrocedió 57.54 puntos (4.74 por ciento) hasta 1,156.06 unidades.

El mercado respondió mal a la noticia de que la Reserva Federal aprobó un préstamo de $85 mil millones a dos años a cambio del 79.9 por ciento de las acciones de AIG, una de las mayores compañías de seguros del mundo, que perdió miles de millones en hipotecas de alto riesgo.

Las acciones de AIG lideraban los descensos en el Dow Jones al perder un 45.33 por ciento de su valor y cerrar a $2.05.

Wall Street temía que el conglomerado AIG, con tentáculos en el sector de servicios financieros en muchos países, quebraría como le sucedió al banco de inversiones Lehman Brothers.

La crisis aumentó el atractivo del oro como “refugio” para los inversores y este metal se encareció $70 (9 por ciento), su mayor subida en dólares en una sesión desde 1980.

El martes, la bolsa de Nueva York había cerrado con una subida del 1.3 por ciento en el Dow Jones de Industriales, después de que la Fed decidiera mantener en el 2 por ciento la tasa de interés.

Lunes negro

La semana bursátil arrancó con dos de las noticias empresariales más duras en la historia moderna de las finanzas de Estados Unidos: el anuncio de quiebra del que fuera el cuarto mayor banco de inversión, y la compra por Bank of America de Merrill Lynch, la mayor y más célebre correduría del mundo.

En esta ocasión, el gobierno estadounidense no acudió al rescate de Lehman Brothers, una institución financiera que había superado la Guerra Civil, la crisis del ferrocarril de finales del siglo XIX y la Gran Depresión que siguió al crak de 1929.

En Nueva York, el índice Dow Jones perdió el lunes 500 puntos (4.42 por ciento), la mayor caída en un solo día desde el 17 de septiembre de 2001, cuando Wall Street reabrió después de una semana parada por los atentados del 9/11.

Pero el martes las noticias no eran mucho mejores. El banco de inversión Goldman Sachs anunció que en los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal ganó un 47 por ciento menos que en el mismo período de 2007 y que su ganancia en el tercer trimestre fue un 70 por ciento inferior a la de esa mismo lapso del año anterior.

Wall Street y el resto de los mercados viven uno de los peores momentos desde que hace un año se desató la crisis, originada por la desproporcionada cantidad de instrumentos de deuda vinculados a hipotecas y su infiltración en casi cada rincón financiero del planeta.

El gobierno estadounidense acudió al rescate de la mayor empresa aseguradora del mundo, American International Group Inc., con un crédito espectacular de $85 mil millones con cargo al erario y que da al estado una participación del 79.9 por ciento en AIG y el derecho a cambiar totalmente la dirección de la empresa.

El director general de AIG, Robert Willumstad, sería reemplazado por Edward Liddy, ex presidente de la aseguradora Allstate Corp., según pronostica el diario financiero The Wall Street Journal en sus ediciones del miércoles, de acuerdo con una fuente que no identificó. Willumstad presidía AIG desde junio.

Fue la segunda vez en un mes que la Reserva Federal utiliza fondos públicos para rescatar una empresa financiera privada, por considerar que su quiebra causaría más estragos en los mercados financieros, además de amenazar el ya frágil estado de la economía.

AIG dijo que cancelará el crédito en su totalidad en dos años y medio según las condiciones del préstamo, con los haberes obtenidos mediante la venta de algunos de sus bienes.

Tras el cierre de los mercados financieros el martes, la Fed prestó a AIG el dinero debido a que la aseguradora, pese a tener un excelente y sólido estado de cuentas, sufrió una crisis de liquidez causado por el colapso del mercado de las hipotecas de alto riesgo (subprime) y la contracción del crédito. A cambio, el gobierno federal recibirá el 79.9 por ciento de las acciones de AIG y el derecho a cambiar la totalidad de su alta gerencia.

La medida fue similar a la ocurrida el 7 de septiembre cuando el gobierno intervino los bancos hipotecarios privados Fannie Mae y Freddie Mac, cuando el Departamento del Tesoro dijo que estaba dispuesto a invertir con el tiempo y si fuera necesario $100 mil millones en cada uno para evitar su quiebra, haciendo explícita una garantía oficial que hasta entonces había sido implícita y que según muchos economistas condujo a su precaria situación al permitirle correr enormes riesgos en la calidad de sus portafolios.

La Fed justificó su intervención por considerar que una quiebra precipitada de AIG podría haber puesto en serio peligro la situación de los delicados mercados financieros y la economía estadounidense y global.

Además, “podría encarecer sustancialmente el precio del dinero comprado a crédito, reducir el patrimonio familiar y debilitar materialmente el desempeño de la economía”, agregó la Fed.

La decisión de rescatar de la quiebra a AIG fue un giro de 180 grados de la posición adoptada por el gobierno el fin de semana, cuando se negó a intervenir con fondos públicos para impedir la quiebra del banco de inversiones Lehman Brothers Holdings Inc. Lehman, que se declaró el lunes en bancarrota al amparo del capítulo 11 contra sus acreedores, se desplomó bajo el peso de su galopante deuda debido a las hipotecas basura y otros negocios de bienes raíces.

Share