El Papa Francisco evita a toda costa que le besen la mano

Besen

Las imágenes virales del Papa Francisco amagando saludos y esforzándose en apartar la mano de los que le quieren saludar postrándose ante él y besándole el anillo, no son de ahora, pero han salido a la luz hace escasas horas y ya han abierto todo tipo de polémicas y debates.

En este acto celebrado en octubre del año pasado, Francisco firmó la Solemnidad de la Anunciación del Señor y la Exhortación Apostólica del Sínodo de los Obispos sobre el tema de “los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional” en el santuario de Loreto.

Como es costumbre, y prácticamente en su totalidad, los fieles intentaron besar el anillo de la mano derecha del Sumo Pontífice, en señal de respeto y admiración. Dicho anillo, es conocido como el Anillo del Pescador, y es una joya de oro que solo puede lucir el legítimo sucesor del Apóstol San Pedro.
El Papa Francisco ya ha comunicado en varias ocasiones que él no porta el anillo en señal de autoridad o prestigio (es el primer Pontífice que lo lleva bañado en plata y no en oro, como gesto de austeridad), ya que para él solo es un signo de estar al servicio de Dios. En esta ocasión, el método para evitar estos halagos o “sumisiones” ha sido algo más vistoso de lo habitual, y ha causado todo tipo de reacciones en redes sociales.
El gesto de besarle el anillo es señal de pleitesía, y desde El Vaticano indican que el Papa Francisco ya ha retirado la mano en multitud de ocasiones a muchos feligreses (como señal de humildad), y que simplemente en esta ocasión lo ha hecho de una forma más efusiva y llamativa.

Share