<!--:es-->Pastor devolverá fondos desviados destinados a víctimas del 9/11<!--:-->

Pastor devolverá fondos desviados destinados a víctimas del 9/11

Un pastor evangélico de la ciudad de Nueva York que fue blanco de una investigación respecto al desvío de fondos de caridad destinados a víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y del huracán Katrina aceptó devolver 1,2 millones de dólares que tomó de su congregación para pagar una casa de campo del siglo XVIII sobre 2,8 hectáreas (siete acres) en Nueva Jersey.
El pastor Carl Keyes y su esposa, la ministra Donna Keyes, quienes dirigen Glad Tidings Tabernacle en Manhattan, firmaron el miércoles una sentencia jurídica que puso fin a una investigación de la oficina del secretario de Justicia de Nueva York sobre una serie de transacciones cuestionables de su Iglesia.
Esas transacciones incluían un préstamo ilegal que tomó la pareja de la Iglesia en 2008 para adquirir una casa en Stockton, Nueva Jersey, cerca del río Delaware, y 500.000 dólares que prestó la Iglesia a una asociación caritativa controlada por Carl Keyes llamada Aid for the World.
Parte del dinero, dijo la oficina del secretario de Justicia estatal, fue utilizada para comprar un automóvil BMW para el ministro evangélico y su esposa.
Según el acuerdo, el cual se determinó que sería anunciado oficialmente el jueves, se utilizaron otros fondos para financiar viajes de la familia a California, Virginia Occidental, África y Florida, donde estudiaron la universidad los hijos de la pareja.
Mark Costantin, ex director ejecutivo de Glad Tidings, acordó devolver 482.000 dólares que debía aún a Glad Tidings de préstamos por 1,2 millones de dólares que tomó de la Iglesia; parte de ese dinero lo utilizó para pagar la hipoteca de su casa en Chester, Nueva York.
«Carl y Donna Keyes y Mark Costantin abusaron de la confianza de los miembros de su congregación y utilizaron Glad Tidings Tabernacle como su banco personal», dijo el secretario de Justicia de Nueva York, Eric Schneiderman. Señaló que la ley prohíbe que funcionarios y directores, incluidos ministros de iglesia, tomen ese tipo de préstamos, «mucho menos préstamos para financiar gastos personales y estilos de vida preferidos».
Tres ex miembros de la juta directiva de Glad Tidings acordaron pagar 50.000 dólares en multas por desatender sus obligaciones de supervisión.

Share