<!--:es-->Personal de limpieza vio armas en casa de Aaron Hernández<!--:-->

Personal de limpieza vio armas en casa de Aaron Hernández

Dos mujeres encargadas de la limpieza en la casa de Aaron Hernández testificaron el lunes durante su juicio que vieron armas guardadas en tres lugares distintos de la propiedad del ex jugador de la NFL, antes del asesinato que ahora se le imputa.
Hernández se ha declarado inocente de matar el 17 de junio de 2013 a Odin Lloyd, quien tenía una relación con la hermana de la prometida del ex jugador de los Patriots. El cadáver fue hallado en un parque industrial, cerca de la casa de Hernández.
Marilia Prinholato y su supervisora Grazielli Silva dijeron que acudían regularmente a la casa de Hernández en las semanas anteriores al crimen.
Prinholato testificó que, el 7 de mayo de 2013, la segunda vez que se presentó para limpiar la casa, vio por primera vez una pistola en el interior. Recordó que estaba acomodando una sábana de la cama en una habitación para huéspedes, ubicada en el sótano, cuando descubrió el arma.
“Cuando quité la sábana, algo, una pistola, se cayó al piso”, dijo.
Prinholato dijo que el arma era negra, pesada y de entre 30 y 40 centímetros de longitud. Aseguró que volvió a colocarla debajo del colchón, de donde se había caído.
Recordó haber visto la misma pistola a la semana siguiente, cuando levantó el colchón para revisar si seguía ahí.
Silva dijo que estaba haciendo la misma cama y sintió que había algo parecido a una pistola debajo del colchón, pero no lo levantó para averiguarlo.
Agregó que, al menos en dos ocasiones, había visto una gran arma en el cajón donde estaban los calcetines de Hernández. Dijo que esa arma se asemejaba en su tamaño a las que porta la policía, y negó haberla tocado.
Ambas mujeres relataron que estaban un día en la habitación de Hernández y una recogió sus pantalones sucios, en uno de cuyos bolsillos se encontraba una pistola pequeña.
No se hallaron armas en la casa de Hernández, aunque una pistola calibre .22 apareció en un bosque cercano. En la vivienda, había municiones de ese calibre.
Jamás se encontró la pistola calibre .45 usada para dar seis disparos a Lloyd.

Share