<!--:es-->Pide Papa inculcar valores a jóvenes
…El Papa deploró que la era actual esté fuertemente marcada por una mentalidad tecnológica<!--:-->

Pide Papa inculcar valores a jóvenes …El Papa deploró que la era actual esté fuertemente marcada por una mentalidad tecnológica

El Vaticano.- El Papa Benedicto XVI, en su discurso de Año Nuevo pronunciado este domingo, insistió en la necesidad de educar en valores morales a los jóvenes, quienes se convertirán en los constructores de la paz.

Durante la tradicional misa de Año Nuevo celebrada en la Basílica de San Pedro, en El Vaticano, el Papa llamó a los líderes religiosos y educativos del mundo a contrarrestar la cultura del relativismo educando a las jóvenes generaciones en la paz y la justicia.

«La cultura del relativismo pone una cuestión radical: ¿Tiene aún sentido educar? ¿Y educar para qué?», dijo el Sumo Pontífice.

«Frente a las sombras que oscurecen el horizonte del mundo actualmente, asumir la responsabilidad de educar a los jóvenes para enseñarles la verdad, los valores y las virtudes fundamentales es mirar al futuro con esperan a», insistió.

El Papa deploró que la era actual esté fuertemente marcada por una mentalidad tecnológica en la que se educa a los niños en una realidad social que puede conducirles a ser intolerantes y violentos.

Si se ayuda a los jóvenes a combinar un profundo sentido de la justicia con el respeto por el prójimo y una capacidad para enfrentarse a los conflictos sin arrogancia, las jóvenes generaciones se convertirán en gente de az y en constructores de la paz, añadió.

«Los jóvenes de hoy, chicos y chicas, crecen en un mundo que se ha convertido, por así decirlo, en más pequeño, donde los contactos entre las diferentes culturas y tradiciones, aunque no sean siempre directas, son consta tes», expuso el Papa en su homilía.

«Por ellos, hoy más que nunca, es indispensable enseñar el valor y el método de la coexistencia pacífica, del respeto recíproco, del diálogo y de la comprensión», agregó.

«Por su naturaleza, los jóvenes están abiertos a estas actitudes, pero justamente la realidad social en la que crecen puede llevarles a pensar y a actuar a la inversa, incluso de manera intolerante y violenta», advirtió.

Benedicto XVI insistió en que»sólo una sólida educación de su consciencia puede protegerles de estos riesgos y volverles capaces de luchar sin fin, contando solamente con la fuerza de la verdad y del bien.

Esta educación, según el líder católico, parte de la familia y se desarrolla en la escuela y durante las otras experiencias de formación.

Se trata, sobre todo, de ayudar a los más pequeños a desarrollar una personalidad que una un profundo sentimiento de la justicia con respecto al otro, a la capacidad de afrontar los conflictos sin autoritarismo, a la fuerza interior de mostrar el bien, incluso aunque ésto cueste sacrificios, al perdón y a la reconciliación.

De esta manera, los jóvenes podrán convertirse en hombre y mujeres verdaderamente pacíficos y constructores de la paz, sentenció el Papa, de 84 años.

Share