<!--:es-->Piden contratar inmigrantes para enfrentar crisis!<!--:-->

Piden contratar inmigrantes para enfrentar crisis!

DENVER – La Alianza de Cámaras de Comercio de Iowa -que agrupa a empresas de 16 ciudades de este estado- pidió formalmente al Legislativo estatal que permita a dichas compañías contratar a trabajadores extranjeros para compensar la escasez de mano de obra y atenuar la crisis económica.

Visas y verificación

David Roederer y otros dirigentes de la alianza presentaron la semana pasada un documento a los legisladores en el que sostienen que en ciertas áreas de Iowa no existe una suficiente cantidad de potenciales empleados, por lo que la contratación de los inmigrantes podría contribuir a aliviar esa situación.

Roederer indicó que la alianza “respalda agilizar el proceso de inmigración de trabajadores (extranjeros) con alta capacitación, elevando el número de visas H1B y mejorando el programa de visas estudiantes internacionales”.

Esas medidas, dijo, “permitirá llenar las vacantes laborales en las zonas donde no existe suficiente mano de obra disponible”.

Contrata segura

A la vez, declaró el dirigente, el gobierno “debe continuar invirtiendo y fortaleciendo el sistema de verificación de elegibilidad de empleo (E-Verify) para asegurarse que se cumpla con las leyes estatales y federales vigentes”.

Según proyecciones del censo, de los casi tres millones de residentes de Iowa, un 3,8 por ciento son de origen latino, de los cuales más del 80 por ciento son inmigrantes, es decir, cerca de 115 mil personas.

Por su parte, el Departamento de Trabajo de Iowa estima que en 2007 los latinos representaban el 3 por ciento de la fuerza laboral total y hasta el 17 por ciento de la fuerza laboral especializada (granjas y frigoríficos) del estado.

Redadas masivas

En algunas ciudades, como Cedar Rapids, los latinos son el 55 por ciento de los empleados en el frigorífico local. Una situación similar ocurría en las localidades de Marshalltown y Postville, pero las redadas respectivamente realizadas en diciembre del 2006 y en mayo del 2008 provocaron el alejamiento de cientos de familias latinas.

En total, casi 45 mil latinos mayores de 16 años están trabajando en Iowa, mientras que el desempleo entre los hispanos de este estado llegaría al 10 por ciento, según el Departamento de Trabajo local.

La alianza expresó además su deseo de que los cambios en inmigración vayan acompañados a nivel nacional de cambios similares en el seguro social, el acceso a asistencia médica, los programas de viviendas económicas y la estructura de las votaciones sindicales.

A nivel local, la alianza propuso reformar el sistema de impuestos a la propiedad y a las ganancias, así como “establecer un sistema de normas para educar y estrategias para atraer y retener a una mayor fuerza laboral”.

El programa de visas H1B fue creado en 1990 con una cuota de 65 mil permisos por año.

Durante los años fiscales 2001 a 2004, el Congreso autorizó extender la cuota de 65 mil a 195 mil visas, pero el 30 de septiembre de 2004 ésta se redujo a la cantidad original de 65 mil.

El cupo fue ampliado en atención a pedidos formulados por la Asociación Americana de Tecnologías de la Información (ITAA), entre las que se encuentran empresas tales como Microsoft, Oracle y Sun Microsystems.

Pero en 2004 estas compañías, que cabildearon para que el Congreso aumentara la cuota, no quisieron patrocinar nuevas solicitudes de permisos para expertos extranjeros, una de las razones por las que el legislativo optó por no prorrogar la extensión temporal a partir de 2005.

Cuota adicional

Pese a ello, a finales de 2004 el Congreso dispuso una cuota adicional de 20 mil visas para profesionales extranjeros graduados o que hayan obtenido una maestría en Estados Unidos.

La ampliación del cupo se hizo en atención a peticiones de empresas que requieren este tipo de permisos.

En 2006 las empresas del rubro acudieron nuevamente al Senado y pidieron incluir la ampliación en el proyecto de reforma migratoria que fue aprobado el 25 de mayo de ese año, pero el 3 de septiembre los republicanos dieron por concluido el debate aduciendo problemas de seguridad nacional.

Las reglas vigentes

El programa de visas H1B establece que los patronos estadounidenses deben pagar a los trabajadores extranjeros el salario predominante según su campo de trabajo.

También deben demostrar que los estadounidenses calificados no están siendo marginados para desempeñar la posición o puesto que ocupa el extranjero.

El reglamento exige que el empleado extranjero contratado tenga cuando menos un título universitario o su equivalente.

Las visas H1B son destinadas a profesionales tales como arquitectos, periodistas, administradores de empresa, técnicos en computadoras o ingenieros, entre otros.

Verificación de empleo

El programa federal de verificación de empleo E-Verify fue puesto en funcionamiento el 17 de septiembre del año pasado.

La base de datos del sistema se encuentra conectada con las bases de datos de la Administración del Seguro Social (SSA, por sus siglas en inglés) y del departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), que reúnen datos de millones de personas, tanto ciudadanos como residentes legales en Estados Unidos.

El programa es la segunda parte del Sistema Básico de Verificación de Empleo (EEV, por sus siglas en inglés) que fue aprobado por el Congreso en noviembre de 2003 y que forma parte de las políticas de seguridad implementadas tras los ataques terroristas de 2001.

El sistema, al que los empleadores acceden por teléfono o Internet, faculta al gobierno federal para que verifique la identidad de cualquier trabajador extranjero, coteje su nombre y números de identidad con otras bases de datos, y compruebe que tiene visa y permiso para laborar en el país.

Un segundo sistema fue habilitado en julio por DHS.

Se trata del ICE Mutual Agreement between Government and Employers (IMAGE), “herramienta” del gobierno para hacer más riguroso el control sobre los centros de trabajo y fortalecer la batalla que libra en contra de la inmigración ilegal.

Un tercer plan paralelo impulsado por el DHS, basado en el envío de cartas a empleadores advirtiendo sobre reglas más severas a quienes contraten a indocumentados, por ahora se encuentra suspendido por orden de un juez federal de San Francisco.

El formulario I-9

La verificación de empleo se solicita por medio del Formulario I-9 en el que los patronos especifican el estatus migratorio del trabajador, el número de residente (número de Alien) registrado en la autorización de empleo y el número de Seguro Social.

Una vez enviado esos datos, el gobierno verifica los datos y envía al empleador la imagen de la persona almacenada en sus bases de datos para que sea cotejada por el patrono.

Previo a la puesta en vigor de la primera fase del programa, en 2003, la Asociación Americana de Abogados de Inmigración de Estados Unidos (AILA, por sus siglas en inglés) emitió varios comunicados en los que advirtió que el sistema contenía errores “graves” y “peligrosos”.

Share