Prefiere Hussein ser Fusilado

Bagdad, Iraq.- Un delgado pero combativo Saddam Hussein se presentó en su juicio, por primera vez desde su huelga de hambre y consecuente hospitalización, quejándose de que fue trasladado contra su voluntad y pidiendo ser fusilado en caso de ser hallado culpable.

“Fui traído contra mi voluntad directamente desde el hospital”, dijo Saddam al juez. “Los estadounidenses insistieron en que viniera contra mis deseos. Eso no es justo”.

Asimismo le pidió a la corte no ser ahorcado, sino ser fusilado, si se le declara culpable de todos los cargos y se le condena a muerte.

Tras iniciarse la sesión en el distrito fortificado de la Zona Verde, controlado por Estados Unidos, el derrocado Presidente pudo luego hacer una declaración, empezando con un versículo del Corán, en el cual cuestiona la validez e imparcialidad de la corte, que podría condenarlo a ser ahorcado. Saddam y siete ex funcionarios más están bajo proceso desde el 19 de octubre por el asesinato y tortura de chiitas en Dujail, luego de un intento de asesinato en contra del depuesto dictador. La fiscalía ha pedido la pena de muerte para Saddam y dos de los acusados.

“Le pido que siendo usted un iraquí, que si llega a un veredicto de muerte, de ejecución, recuerde que soy un militar y debo de ser muerto por un pelotón de fusilamiento y no colgado como un criminal vulgar”, dijo Saddam.

El juez presidente Raouf Abdel-Rahman le recordó a Saddam que el juicio no había terminado, por lo que la corte no tenía un veredicto. Las ejecuciones en Iraq suelen ser en la horca. Saddam repitió entones sus manifestaciones contra la legalidad de la corte. “Si usted fuera un verdadero iraquí, sabría que su país enfrenta una situación extraordinaria. No solamente nos resistimos a esta ocupación. No la reconocemos. No reconocemos todas las decisiones que ha tomado, entre ellas la de nombrar a un así llamado gobierno y a esta corte que usted representa”, dijo el derrocado líder.

El juez presidente Raouf Abdel-Rahman lo interrumpió, y lanzó su respuesta. “Usted no fue traído en contra de su voluntad. Aquí está el informe médico, e indica que usted se encuentra en buen estado”.

“Yo nunca dije que estaba enfermo. Realizaba una huelga de hambre”, replicó Saddam. La última presentación de Hussein ante el tribunal fue el 19 de junio, cuando el fiscal principal, Jaafar al-Moussawi, pidió a la corte imponer la pena de muerte a él y dos acusados más.

Fue enviado a un hospital el domingo, en el décimo séptimo día de una huelga de hambre iniciada en protesta al juicio y en demanda de mejores condiciones de seguridad para sus abogados.

Share