Prepara tu auto para conducir seguro durante el verano

Aunque el verano es una de las temporadas más agradables para pasear en carretera, también es importante estar bien preparado para lidiar con los efectos automovilísticos de las temperaturas elevadas.
Aunque muchos seguros de auto te ofrecen asistencia en caso de que tu carro se descomponga en plena carretera o sufras algún accidente, lo mejor es prevenir contratiempos manteniendo tu vehículo en excelentes condiciones.
Los consejos a continuación te ayudarán a preparar tu auto para que este verano puedas conducir con seguridad y disfrutar de la carretera al máximo:
Revisa el sistema de enfriamiento. El calentamiento del motor es la falla mecánica más común durante el verano. Limpia y remueve los escombros del radiador y el condensador del aire acondicionado. Comprueba que el nivel del refrigerante sea adecuado y que la tapa del radiador no esté desgastada o dañada.
Mantén las llantas en buenas condiciones. Ahorra gasolina revisando que la presión de aire sea la correcta. Verifica que no tengan desgaste o daños indeseables para evitar accidentes y llantas ponchadas.
Confirma los niveles de los líquidos, incluyendo el aceite del motor, de la transmisión y el líquido limpiador del parabrisas. En el caso del aceite del motor, revisa su nivel cada mes y reemplázalo a intervalos regulares utilizando un aceite que tenga el peso y viscosidad correctos para tu auto.
Verifica el sistema eléctrico. Repara cualquier cable dañado o desconectado y limpia la corrosión en las terminales de la batería. Comprueba que todas las luces del vehículo funcionen correctamente.
Considera polarizar tus ventanas para mantener la temperatura más baja en el interior del auto. Ahorrarás gasolina al utilizar menos aire acondicionado.
Utiliza un cubre parabrisas mientras tu auto esté estacionado para prevenir que el volante y los asientos de cuero se calienten con el sol del verano y te quemen al subirte a tu automóvil.
Lleva el auto a un mecánico para una revisión completa, sobre todo si planeas un viaje largo en carretera. Confirma que los frenos estén funcionando, los niveles de los líquidos sean los correctos y que no haya fugas en el sistema de enfriamiento.
Los viajes familiares son más comunes durante el verano, por lo que es el momento ideal para platicar con tu agente de seguros y comprobar que cuentes con una cobertura que te permita disfrutar de tus aventuras en carretera con paz y tranquilidad.

Share