<!--:es-->Préstamo de refinanciamiento: ¿es una buena opción para mí?<!--:-->

Préstamo de refinanciamiento: ¿es una buena opción para mí?

Si eres propietario de una vivienda, es normal que desees proteger tu inversión. Lo último que deseas es perder tu patrimonio por incumplimiento en los pagos de la hipoteca.
Los préstamos de refinanciamiento pueden ser una alternativa para mejorar tu situación financiera cuando aún debes dinero por la compra de una vivienda.
Aquí explicamos qué son los préstamos de refinanciamiento y algunas situaciones en las que esta herramienta podría aliviar dificultades económicas.
¿Qué es un préstamo de refinanciamiento?
Los préstamos de refinanciamiento son nuevos préstamos hipotecarios sobre una propiedad que ya posees. Usualmente, reemplazan uno o más préstamos hipotecarios existentes y tu propiedad se utiliza como garantía.
El objetivo principal de un préstamo de refinanciamiento es disminuir la tasa de interés de tu hipoteca o el monto de tus pagos mensuales.
También existen préstamos de refinanciamiento denominados “retiro de efectivo” (cash out). Estos préstamos son mayores al saldo de la hipoteca existente, así que puedes utilizar el dinero adicional para realizar mejoras a tu vivienda o pagar la universidad de tus hijos, por ejemplo.
Cuándo solicitar un préstamo de refinanciamiento
Existen situaciones en las que un nuevo préstamo para refinanciar tus deudas es una buena idea. Por ejemplo:
Cuando ha mejorado tu crédito y puedes obtener nuevos préstamos con tasas de interés más bajas
Si deseas cambiar tu hipoteca de tasa variable por una de tasa fija para tener pagos mensuales más estables
Para retirar en efectivo una parte del capital que representa tu casa y utilizarlo para otro tipo de inversiones
Si deseas ajustar el plazo de tu hipoteca, ya sea para reducir el monto de los pagos mensuales o terminar de pagar la hipoteca más pronto
Para saldar la hipoteca antes del plazo previsto y ahorrar dinero en los intereses que no tendrás que pagar.
Sin embargo, un préstamo de refinanciamiento quizás no te convenga si:
Tu hipoteca actual tiene alguna penalización por pronto pago
Has tenido tu hipoteca por muchos años. Al principio, gran parte de tus pagos se acreditan a los intereses. Conforme pasa el tiempo, una proporción mayor de tus pagos se aplican directamente al monto inicial del préstamo.
Si planeas mudarte próximamente. El costo del préstamo de refinanciamiento podría ser mayor a los ahorros previstos.
Antes de tomar tu decisión evalúa tu elegibilidad, compara los préstamos disponibles y determina cuánto te costará obtenerlo. Un agente especializado en este tipo de productos financieros también puede ayudarte a elegir la opción más adecuada para tu situación.

Share