<!--:es-->Préstamos del Gobierno
. . . Opción confiable para pagar los estudios<!--:-->

Préstamos del Gobierno . . . Opción confiable para pagar los estudios

Los préstamos estudiantiles federales son una opción confiable y segura en momentos en los que la crisis económica afecta seriamente el mercado crediticio, coinciden expertos y autoridades. Y el Departamento de Educación de Estados Unidos ha iniciado una reestructuración a la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes (FAFSA, por sus siglas en inglés) con el fin de hacerla más sencilla y accesible para padres y estudiantes.

El Departamento de Educación de Estados Unidos ha destinado este año más de $83 mil millones para ayudar a las familias y estudiantes a financiar estudios de educación superior, lo que representa cerca del 60 por ciento de todos los fondos para asistencia estudiantil en todo el país.

En un esfuerzo por aliviar la presión que ha ejercido la crisis financiera en el mercado de préstamos, incluidos los estudiantiles, las autoridades federales han tomado medidas para garantizar el flujo de fondos.

Como parte de estas medidas, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, firmó la pasada semana una extensión de la Ley de Acceso a los Préstamos Estudiantiles y el Congreso de EU renovó temporalmente el acceso a fondos federales para préstamos estudiantiles al Departamento de Educación.

De acuerdo con el Departamento de Educación, el programa de préstamos estudiantiles federal ha desembolsado cerca del 40 por ciento de los fondos disponibles para este año lectivo, lo que representa $51 mil millones, $6 mil más que durante el mismo período el año pasado.

Asimismo, el Departamento de Educación ha anunciado que implementará una serie de medidas para garantizar la disponibilidad de fondos para los centros de estudios y prestamistas para el año escolar 2009-2010 hasta alcanzar las metas establecidas para ese período.

Para Craig Munier, director la Oficina de Becas y Ayuda Financiera de la Universidad de Nebraska-Lincoln, los préstamos federales representan una opción más segura en momentos en los que préstamos privados están sujetos a cambios de acuerdo a las demandas del mercado.

El formulario, que además de ser requerido para solicitar ayuda económica federal es utilizado por estados y universidades, será sometido a cambios luego de que una comisión gubernamental lo declarara “confuso, complejo, ineficiente, reiterativo y que frecuentemente no brinda asistencia a los estudiantes que realmente la necesitan”.

Entre los cambios contemplados, que deberán ser aprobados por el Congreso de Estados Unidos antes de ser implementados, está la reducción del FAFSA de 100 a 26 preguntas y la posibilidad de que los estudiantes puedan saber a cuánta ayuda califican antes de terminar el último año de secundaria, según el Departamento de Educación.

El formulario que se utiliza actualmente tiene una extensión de más de seis páginas y en las que se deben responder 120 preguntas, una de las principales críticas de los expertos que lo analizaron.

Otros de los cambios propuestos por las autoridades, son la posibilidad de presentar el formulario a través de Internet en el sitio de FAFSA (www.fafsa.ed.gov/), dividir las preguntas en varias categorías para facilitar su comprensión y la posibilidad de recibir notificaciones con anticipación sobre si se es elegible y la cantidad de la asistencia para que las familias puedan planificar con anticipación el ingreso a la universidad.

A través de la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes (FAFSA) se puede tener acceso a todas las becas, préstamos y tipos de ayuda del Departamento de Educación, que cada año otorga más de 80.000 millones de dólares en ayuda económica para estudios universitarios, un 60 por ciento del total de este tipo de ayuda a nivel nacional.

Entre los requisitos para participar en los programas federales de ayuda estudiantil, está el contar con un diploma de escuela secundaria o un Certificado de Formación Educativa General (GED) estar matriculado (o aceptado) como estudiante regular en un programa aprobado por las autoridades educativas que participe en los programas federales de ayuda estudiantil.

Share