<!--:es-->Proponen arquitectos ‘rascasuelos’
…El ‘rascasuelos’, con una base de lo que mide el Zócalo y 65 pisos hacia abajo, plantea áreas verdes, comercios, viviendas y oficinas<!--:-->

Proponen arquitectos ‘rascasuelos’ …El ‘rascasuelos’, con una base de lo que mide el Zócalo y 65 pisos hacia abajo, plantea áreas verdes, comercios, viviendas y oficinas

Ciudad de México.- Si no puedes crecer hacia arriba, crece hacia adentro. Fue una idea del despacho mexicano Búnker Arquitectura (BNKR) cuando diseñó su pirámide invertida: 775 mil metros cuadrados con la base en el Zócalo de la Ciudad de México y la punta a 300 metros al fondo de la tierra: un «rascasuelos» (earthscraper).

El proyecto, una utopía, fue finalista en el concurso de rascacielos organizado por Evolo Magazine en 2009. Desde entonces, la imagen de una plancha de vidrio con un edificio enterrado ha pasado al portal Plataforma Arquitectura, a diarios de Europa, a la cadena estadounidense CNN, a la BBC de Londres.

«Yo creo que llamó tanto la atención por su vanguardia, porque responde a una problemática global, porque plantea una solución y porque toca al corazón de todos los mexicanos», dice Esteban Suárez (DF, 1978), fundador de Búnker.

El edificio tiene una base de 57 mil 600 metros cuadrados –lo que mide el Zócalo– y 65 pisos. En los diez niveles más cercanos a la plancha se ubicaría un museo de sitio con los materiales arqueológicos que se encuentre en las excavaciones, los siguientes 10 serían para comercios, 10 más para vivienda y 35 para oficinas.

El ‘rascasuelos’ tiene áreas verdes y lleva al suelo la luz natural mediante fibra óptica. Más grande que la torre mayor, tendría capacidad para 100 mil personas y un costo de 800 millones de dólares.

En la presentación del proyecto, el despacho apuntó: «el Centro Histórico tiene la urgente necesidad de una renovación programática. Se necesitan nuevas oficinas, comercios, espacios residenciales e infraestructuras, pero no hay terrenos vacíos disponibles. Las leyes prohíben demoler edificios históricos y, aun si fuera posible, las normas de altura limitan las nuevas estructuras a ocho niveles. Así pues, tenemos un enorme programa de cientos de miles de metros cuadrados y ningún sitio donde ponerlo. Esto significa que el único camino es hacia abajo».

El proyecto tiene forma de pirámide de cuatro lados, para que resista mejor el empuje de la tierra, según Esteban Suárez. «Sacar el agua de un terreno no es algo imposible, sino el problema de ingeniería».

Considera que lo más importante de proyectos así no es que sean realizables, sino la reflexión que generan.

«El rascasuelos es el antagonista del rascacielos en un paisaje histórico urbano en el que este último está condenado y la conservación del entorno construido es la meta primordial. No tiene un sólo cajón de estacionamiento porque plantea aprovechar y mejor el transporte público, la estación del Metro».

Es es como funciona una utopía, añade Suárez. «Es algo que parece un sueño pero que merece ser real».

A Búnker Arquitectura le interesa el oxímoron, la conjunción de dos términos opuestos. Sus trabajos, de 2005, cuando se fundó, a 2010 han sido reunidos en el libro Keep Moving: Un acercamiento oximonórico a la arquitectura, ya en librerías. En ese lapso, Búnker ha pasado también de ser una oficina de una sola persona ubicado un sótano de un edificio de Insurgentes al despacho de 15 integrantes en el octavo piso del World Trade Center.

En agosto pasado BNKR fue uno de los siete despachos mexicanos que fueron invitados en participar en el World Architecture Festival, el evento global de arquitectura más grande del mundo, y por ahora buscan presentar su ‘rascasuelos’ a las autoridades. Será la presentación de un proyecto que busca la reflexión sobre la problemática de la Ciudad de México, dice Esteban Suárez, egresado de la Universidad Iberoamericana, de una «utopía enterrada».

ASÍ LO DIJO
«Creo que en México existe una nueva generación de arquitectos que estamos buscando promover nuevas soluciones a antiguas problemáticas. Buscamos la sustentabilidad y estar fuera de los convencionalismos»
Esteban Suárez, fundador y director de Búnker Arquitectura.

Earthscraper es un ambicioso proyecto de BNKR Arquitectura, un ‘rascatierras’ que esconde una mini ciudad a 300 metros bajo la superficie del suelo. El diseño es una pirámide invertida con un vacío central que permite que todos los espacios puedan disfrutar de iluminación y ventilación natural.

La idea es construirla en la plaza principal de Ciudad de México, conocida como el ‘Zócalo’, que con 57.600 m2 (240m x 240m) es una de las mayores del mundo. Para conservar las numerosas actividades que tienen lugar en la plaza: conciertos, manifestaciones políticas, exposiciones, encuentros culturales, desfiles militares… el enorme agujero se cubre con un suelo de cristal para, según sus diseñadores, permitir que el Earthscraper se integre con todo lo que ocurre en la parte superior.
Los 10 primeros pisos estarían ocupados con museos y un centro cultural dedicado a los aztecas; más abajo, espacio para tiendas y apartamentos y, finalmente, a gran profundidad, las oficinas y empresas.
¿Una utopía?
Arquitecto: BNKR Arquitectura
Ubicación: El Zócalo, Ciudad de México, México
Dirección del proyecto: Arief Budiman
Equipo de Proyecto: Arief Budiman, Diego Eumir, Guillermo Bastian, Adrian Aguilar
Colaboradores: Jorge Arteaga, Zaida Montañana, Santiago Becerra
Superficie: 775.000 m2

Share