<!--:es-->Proteja a sus hijos en Halloween
. . . Sugerencias ofrecidas por Parkland y The North Texas Poison Center<!--:-->

Proteja a sus hijos en Halloween . . . Sugerencias ofrecidas por Parkland y The North Texas Poison Center

El Día de Brujas o “Halloween” como se le conoce en inglés, es un día de diversión en la vida de muchos niños, con sus historias de fantasmas y duendes, con las visitas por el vecindario, recogiendo dulces o haciendo travesuras (“treat-or-trick”) y planificando el disfraz más hermoso o el que más asuste.
Pero la fiesta del Día de Brujas es también para adultos, especialmente para que se muestren más precavidos en cuanto a la seguridad y posibilidad de que se produzcan envenenamientos. El personal de The North Texas Poison Center recomienda que se tomen ciertas medidas de seguridad para cerciorarnos de que usted y su familia disfruten de esta fiesta sin arriesgar por ello su seguridad.
Proporcióneles una buena comida o merienda a sus hijos antes de que salgan a recoger dulces. Un niño hambriento es más susceptible a querer probar o comerse los dulces antes de regresar a su casa. Los dulces y bebidas consumidas
mientras recogen dulces contribuyen a que les duela después el estómago a los niños. Estos síntomas, por lo general, preocupan a los padres innecesariamente, haciéndoles pensar que los dulces puedan estar contaminados.
Asegúrese de que sus hijos no corran de una casa a otra. En la emoción del momento, puede aumentar la temperatura corporal del niño, lo cual sumado
a los dulces consumidos, puede hacer que se sientan enfermos. Esto podría contribuir también a que los padres se preocupen innecesariamente, haciéndoles pensar que los dulces puedan estar contaminados.
Los niños nunca deben consumir los dulces recogidos en Halloween hasta tanto los haya supervisado un adulto de confianza. Cabe destacar que hay medicamentos que no requieren de receta médica y que parecen dulces o caramelos pequeños. Por ello, no permita nunca que su hijo consuma ningún dulce o caramelo que no esté debidamente envuelto ni ningún dulce hecho en casa de otras personas. Es mejor tirarlos que correr el riesgo de que puedan contener alguna sustancia venenosa. Recuerde el dicho popular “Agua que no has de beber, déjala correr,” o lo que es lo mismo, ¡si duda usted que su hijo deba consumirlo, mejor tírelo a la basura! Acompañe siempre a los niños pequeños y a aquellos en edad escolar cuando
salgan a recoger dulces por el vecindario y envíe a los niños más grandes en grupos. Asegúrese de que los disfraces se reflejen en la oscuridad y que los niños lleven linternas consigo. Haga que sus niños se queden dentro de su vecindario y
que visiten sólo las casas de las personas que conocen. Considere la posibilidad de hacer una fiesta para sus hijos y amigos como una alternativa divertida y segura en vez de los tradicionales recorridos por el vecindario para recoger dulces.
Si sospecha usted que los dulces están contaminados, comuníquese con el centro de envenenamientos del norte de Texas (North Texas Poison Center), al 1.800.222.1222 o directamente al departamento de policía para reportar:
• La marca del producto,
• El número del código de barra que aparece en la etiqueta del producto,
• El lugar donde obtuvo su hijo el dulce,
• Queja o descripción de los síntomas o enfermedad si los hubiere y, por último,
• Las medidas tomadas en el caso
La mejor forma de protegerse contra emergencias por ingestión de dulces durante la celebración del Día de Brujas es siguiendo las sencillas
recomendaciones aquí ofrecidas. Recuerde llamar inmediatamente al 1.800.222.1222 si sospecha usted que su hijo pudo haber consumido algún
dulce adulterado.

Share