¿Puede el talco causar cáncer  de ovario?

¿Puede el talco causar cáncer de ovario?

Talco

Aunque no se ha comprobado una causalidad directa, varios estudios sí han encontrado una asociación entre el producto de Johnson & Johnson y esta enfermedad. Ahora la empresa, que ya ha perdido demandas anteriores de millones de dólares, deberá cancelar más de $400 millones en compensación a una paciente.
Muchas mujeres han demandado a Johnson & Johnson alegando que el uso de su talco como parte de la higiene íntima rutinaria hizo que desarrollaran cáncer de ovario. Varios estudios científicos y tribunales han respaldado estas sospechas que ponen en duda la seguridad del producto. Pero no hay evidencia conclusiva hasta el momento. En 2006, la Agencia Internacional de Investigación para el Cáncer incluyó al talco como un posible cancerígeno si se usaba en el área genital, no obstante, ninguna agencia federal de EEUU ha ordenado que se remueva del mercado o que, al menos, se agreguen advertencias en la etiqueta pues es considerado un producto cosmético y no está regulado por la Food and Drug Administration.
El talco tradicional es un mineral que está compuesto por silicona, magnesio y oxígeno. En su forma más natural contiene asbestos, que puede causar cáncer en el pulmón si es inhalado. Desde 1971 todos los talcos que se comercializan en EEUU son libres de asbestos, pero aún así hay indicios de que, incluso sin este componente, podría ser dañino si se usa en el área genital de forma regular durante mucho tiempo.
Se cree que el talco puede ser aspirado por el tracto genitourinario y llegar hasta la cavidad donde se encuentran los ovarios generando una inflamación, lo que juega un papel importante en el desarrollo del cáncer.
La empresa insiste en que el talco es seguro y se apoya en un reporte elaborado por el Instituto Nacional del Cáncer en abril que sostiene que “no está claro” que el talco aumente el riesgo de padecer cáncer de ovario (pero tampoco lo niega rotundamente).
“Personalmente recomiendo a mis pacientes no usarlo regularmente para su higiene íntima”, declaró a Univision, el oncólogo y ginecólogo Manuel Peñalver.
La ginecóloga Juana Montero, profesora de la Universidad de Florida coincide, pero advierte que no hay una evidencia conclusiva. “Se debe tener cuidado con el talco: no usarlo ante la duda, pero tampoco caer en el pánico”.
Ante las sospechas, una alternativa es usar talcos que no están hechos a base del mineral como tal, sino de maizena (corn starch) y que no tienen riesgos asociados.

Ordenan a Johnson & Johnson pagar $417 millones en caso de cáncer de ovario vinculado al talco

Un jurado de Los Ángeles dictaminó este lunes que Johnson & Johnson deberá pagar 417 millones de dólares por una demanda civil que interpuso una mujer que habría enfermado de cáncer de ovario luego de usar por más de 50 años el talco que comercializa la empresa.
La compensación por daños es la más grande que la compañía de productos higiénicos ha tenido que pagar por las demandas que vinculan el talco con el cáncer de ovario.
En California aún están pendientes más de 300 demandas y en el país son más de 4,500 litigios los que enfrenta la empresa por la relación que sus productos Johnson’s Baby Powder y Shower to Shower tendrían con este padecimiento.
Las demandas establecen que Johnson & Johnson sabía o debía saber sobre los riesgos asociados con los componentes del producto, puesto que en 1994 la Coalición de Prevención del Cáncer notificó sobre estudios realizados que concluían que el uso de talco en el área genital representaba un alto riesgo de cáncer de ovario.
Sin advertencia
La resolución de este lunes fue la del caso de Eva Echeverría, de 63 años, quien se encuentra en la fase terminal de un cáncer de ovario que le fue diagnosticado en 2007.
En la demanda se establece que Echeverría usó el talco para bebé de Johnson & Johnson desde que tenía 11 años y continuó usándolo durante cinco décadas. Dejó de usarlo en 2016, cuando se enteró por noticias de una mujer que decía haber enfermado de cáncer de ovario por el uso del talco.
La demanda argumenta que si Johnson & Johnson hubiera puesto una advertencia en su producto, Echeverría hubiera dejado de usarlo mucho antes. Así, el jurado encontró conexión entre el cáncer de ovario de la demandante y el uso del talco.
Johnson & Johnson, empresa que el año pasado tuvo ganancias por $16,500 millones, anunció que apelará el veredicto al señalar que existe evidencia científica que confirma que el talco de la compañía es seguro.
En mayo de este año un jurado en San Luis, Missouri, también ordenó a la compañía pagar $110.5 millones a una mujer de Virginia que aseguró haber usado el producto durante 40 años y que en 2012 fue diagnosticada con cáncer de ovario.
El año pasado otras tres mujeres ganaron demandas similares para ser compensadas con $72, $70 y $55 millones respectivamente.
Sin embargo, otros tribunales han rechazado casos similares porque los demandantes no pudieron comprobar que el talco sea un producto cancerígeno.

Share