<!--:es-->¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?
…La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de deterioro mental o de demencia. Pero la demencia también tiene muchas otras causas. Para más información, vea el tema Demencia.<!--:-->

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer? …La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de deterioro mental o de demencia. Pero la demencia también tiene muchas otras causas. Para más información, vea el tema Demencia.

La enfermedad de Alzheimer hace daño al cerebro. Provoca una pérdida constante de la memoria y de la capacidad para hablar, pensar y llevar a cabo actividades cotidianas.
La enfermedad de Alzheimer siempre empeora con el tiempo, pero varía la velocidad con la que esto ocurre. Algunas personas pierden la capacidad para realizar actividades cotidianas al principio. Otras aún podrían sobrellevar la enfermedad bastante bien hasta mucho tiempo después de avanzada la enfermedad.
Una leve pérdida de memoria es común en personas mayores de 60 años. Es posible que esto no indique que usted tiene enfermedad de Alzheimer. Pero si su memoria empeora, consulte a su médico. Si es enfermedad de Alzheimer, un tratamiento podría ayudar.
¿Qué causa la enfermedad de Alzheimer?
La enfermedad de Alzheimer ocurre debido a cambios en el cerebro. Estos incluyen niveles más bajos de los mensajeros químicos (neurotransmisores) que ayudan a las células del cerebro a funcionar en forma adecuada. Las causas de estos cambios no están claras.
El riesgo de tener enfermedad de Alzheimer aumenta a medida que usted envejece. Pero esto no significa que todos la vayan a tener. A los 85 años, alrededor de 35 de cada 100 personas tienen alguna forma de demencia.1 Eso significa que 65 de cada 100 personas no la tienen. La demencia es poco frecuente antes de los 60 años.
Tener un familiar con enfermedad de Alzheimer aumenta su riesgo de desarrollarla, pero la mayoría de las personas con enfermedad de Alzheimer no tienen antecedentes familiares de la enfermedad.
¿Cuáles son los síntomas?
Para la mayoría de las personas, el primer síntoma de la enfermedad de Alzheimer es la pérdida de memoria. La persona con problemas de memoria suele no percibirlos, pero sus familiares y amigos sí. Pero la persona con la enfermedad también podría saber que algo anda mal.
A medida que la enfermedad empeora, la persona podría:
Tener problemas para tomar decisiones.
Sentirse confuso acerca de qué hora y qué día es.
Perderse en lugares que la persona conoce bien.
Tener problemas para aprender y recordar información nueva.
Tener problemas para encontrar las palabras adecuadas para decir lo que quiere decir.
Tener más problemas para realizar tareas cotidianas, como preparar una comida o pagar cuentas.
Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer empeoran lentamente con el tiempo. Una persona que tiene estos síntomas durante algunas horas o algunos días, o cuyos síntomas empeoran de repente debe consultar al médico de inmediato, debido a que podría haber otro problema.
A medida que las personas con enfermedad de Alzheimer empeoran, podrían volverse inquietas y deambular en forma errante, especialmente en las últimas horas de la tarde y por la noche. Esto se llama síndrome del anochecer («sundowning»). Con el tiempo, también podrían comenzar a actuar de manera muy diferente. Podrían aislarse de la familia y de los amigos. Podrían ver o escuchar cosas que no existen. Podrían creer falsamente que otras personas les mienten, les engañan, les usan o intentan hacerles daño. Podrían arremeter contra los demás.
En una etapa más avanzada, es posible que no puedan cuidar de sí mismas. Quizá no reconozcan a sus seres queridos al verles. Es posible que olviden cómo comer, cómo vestirse, cómo bañarse, cómo usar el inodoro o cómo levantarse de una cama o de una silla y caminar.
¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Alzheimer?
Para detectar la enfermedad, su médico le preguntará acerca de sus antecedentes de salud y realizará un examen físico. Su médico podría solicitarle que realice actividades simples que evalúan su memoria y otras habilidades mentales. Su médico también podría verificar cuán bien puede realizar las tareas cotidianas.
Por lo general, el examen incluye análisis de sangre para buscar otra causa de sus problemas. Es posible que le realicen pruebas, como tomografías computarizadas (CT, por sus siglas en inglés) y exámenes de imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés), los cuales examinan el cerebro. Por sí solas, estas pruebas no pueden mostrar con seguridad si usted tiene enfermedad de Alzheimer o no.
¿Cómo se trata?
No existe una cura para la enfermedad de Alzheimer, pero existen medicamentos que podrían retrasar los síntomas por un tiempo y hacer que sea más fácil vivir con la enfermedad. Medicamentos que podrían recetarle incluyen donepezilo (Aricept) y memantina (Namenda). Es posible que estos medicamentos no den resultado para todas las personas ni que tengan un gran efecto. Pero la mayoría de los expertos piensan que vale la pena intentarlo.
A medida que la enfermedad empeora, la persona podría deprimirse o enojarse y disgustarse. El médico también podría recetar medicamentos para ayudar con estos problemas.
¿Cómo puede ayudar a su ser querido con enfermedad de Alzheimer?
Si actualmente cuida o cuidará a un ser querido con enfermedad de Alzheimer, comience a aprender qué puede esperar. Esto puede ayudarle a aprovechar al máximo las capacidades de la persona a medida que cambien. Y puede ayudarle a manejar nuevos problemas a medida que surjan.
Colabore con su ser querido para tomar decisiones acerca del futuro antes de que la enfermedad empeore. Es importante redactar un testamento vital y un poder legal permanente para la atención médica. Un testamento vital establece los tipos de atención médica que su ser querido desea. Un poder legal permanente para la atención médica le permite a su ser querido elegir a alguien para que sea su agente de atención médica. Esta persona toma las decisiones de atención médica cuando su ser querido no puede hacerlo.
Su ser querido necesitará cada vez más atención a medida que empeore la enfermedad. Con el tiempo, podría necesitar ayuda para comer, vestirse o usar el baño. Es posible que usted pueda brindar esta atención en el hogar, o podría querer considerar recurrir a una casa de asistencia. Una casa de asistencia puede brindar este tipo de atención las 24 horas del día. Es posible que llegue un momento en que una casa de asistencia sea la mejor opción.
Debido a que las personas viven más tiempo que antes, la enfermedad de Alzheimer es un problema cada vez más común. Consulte a su médico acerca de los recursos locales, como grupos de apoyo u otros grupos que pueden ayudar mientras cuida a su ser querido. También puede buscar en Internet grupos de apoyo en línea. Existe ayuda disponible.

Vinculan al Alzheimer con el colesterol alto

…Investigador señala que no está claro si podría causar la devastadora enfermedad o es una señal de la misma

Una investigación reciente sugiere que los niveles altos de colesterol podrían aumentar el riesgo de enfermedad de Alzheimer al crear más trozos de una sustancia que tapona el cerebro, conocida como placa.
El hallazgo no prueba directamente que el colesterol alto provoque Alzheimer, o que reducirlo aminoraría el riesgo. Los investigadores tampoco hallaron ninguna relación entre el colesterol alto y los nudos, que también taponan el cerebro de las personas que padecen Alzheimer.
Pero los hallazgos añaden a investigaciones previas que han relacionado la resistencia a la insulina con el Alzheimer, dijo el autor del estudio, el Dr. Kensuke Sasaki. Un mejor control de los niveles de colesterol y la resistencia a la insulina, ambos factores de riesgo de enfermedad cardiaca, «podría contribuir a una estrategia de prevención para el Alzheimer», afirmó Sasaki, profesor asistente de neuropatología de la Universidad de Kyushu, en Japón.
Se calcula que 5.4 millones de estadounidenses tienen Alzheimer, según la Alzheimer’s Association, y se espera que esa cifra aumente a 16 millones para 2050, a medida que la población envejece. No hay forma conocida de prevenir ni curar el Alzheimer.
Los investigadores estudiaron los cerebros de 147 personas (76 hombres y 71 mujeres) que eran residentes de un pueblo japonés y estaban vivos en 1988 cuando se sometieron a exámenes clínicos. Se les hizo autopsias a todos entre 1998 y 2003.
Alrededor de un tercio se había diagnosticado con demencia mientras estaban con vida, aunque no mostraban señales en 1988.
En comparación con las personas con niveles bajos de colesterol, las que tenían niveles altos de colesterol eran más propensas a tener trozos de proteína conocidos como placa en el cerebro, con 62 frente a 86 por ciento, respectivamente.
Pero los nudos, que son trozos de otro tipo de proteína, no eran más comunes entre las personas con colesterol alto.
El Dr. Marc L. Gordon, jefe de neurología del Hospital de Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York, dijo que la investigación es creíble e interesante. Añade a la especulación existente de que niveles más altos de colesterol en la mediana edad, sobre todo del colesterol «malo», aumentan el riesgo de Alzheimer más adelante, apuntó Gordon, quien es también investigador del Alzheimer en el Instituto Feinstein de Investigación Médica.
No está claro cómo el colesterol podría provocar que las placas sean más comunes, dijo Gordon, aunque el colesterol se halla en las placas. Es posible que el colesterol alto inicie otro proceso que cause Alzheimer, dijo, o que otra cosa «predisponga al Alzheimer y aumente los niveles de colesterol».
Y hay más. Los niveles de colesterol y obesidad parecen bajar en las personas que tienen demencia, aunque quizás esto tenga algo que ver con cambios en sus hábitos alimentarios, anotó Gordon.

Share