<!--:es-->Reforma migratoria en 2009 – obama reitera compromiso<!--:-->

Reforma migratoria en 2009 – obama reitera compromiso

WASHINGTON – El presidente Barack Obama está dispuesto a presentar una reforma migratoria al Congreso estadounidense en el transcurso de este año 2009, dijeron legisladores hispanos el miércoles luego de entrevistarse con el mandatario en la Casa Blanca.

Claro e inequívoco

“El presidente repitió y reiteró su compromiso de manera clara e inequívoca, tiene toda la intención de hacerlo (presentar la reforma) junto a este Caucus” hispano este año, indicó a periodistas Luis Gutiérrez, legislador demócrata por Illinois.

Tan sólo les puedo decir que el presidente nos señaló que es un hombre de palabra. Creemos que vamos a avanzar este año”, secundó Nydia Velázquez, representante por Nueva York y jefa del Caucus Hispánico del Congreso, que agrupa a los legisladores de la primera minoría del país.

Obama, que tiene abiertos dos grandes frentes legislativos, uno con el presupuesto para 2010 y otro con una drástica reforma sanitaria, demostró a los congresistas que no tiene intención de aflojar el ritmo.

“El presidente dijo más de lo que muchos de nosotros esperábamos”, añadió Gutiérrez, que lidera el grupo de trabajo sobre la reforma migratoria dentro del Caucus Hispano.

Crisis económica

La incertidumbre económica es demasiado grande como para arriesgarse a presentar una tercera propuesta de reforma migratoria global, señalaban hasta ahora algunos observadores en la capital estadounidense.

Dos proyectos de reformas migratorias fracasaron en el Congreso en 2006 y en 2007, en un país donde viven unos doce millones de indocumentados, la mayor parte de ellos de origen hispano.

Como en el caso de la reforma sanitaria, Obama convocará un foro público “probablemente en dos meses” para discutir las propuestas sobre cómo legalizar a los migrantes indocumentados y cómo refundar el sistema de inmigración, declaró por su parte el senador demócrata Bob Menéndez, de Nueva Jersey

La Casa Blanca indicó en un comunicado que la reunión del presidente con el grupo duró una hora, y calificó el encuentro de “estratégico”.

“El presidente discutió cómo puede atender las preocupaciones del Caucus en temas migratorios, a corto y largo plazo”, añadió el texto.

Obama votó en 2007 como senador a favor de la reforma migratoria. Luego convirtió ese tema en uno de sus principales puntos de atracción para la comunidad hispana, cuyo voto (66% de 10 millones de electores) fue decisivo en noviembre pasado.

“Sus palabras como candidato fueron repetidas como presidente”, elogió Menéndez.

Debate inconcluso

En los últimos tres años el debate de la reforma migratoria ha sufrido dos importantes derrotas en el Congreso.

El primer fracaso ocurrió el 3 de junio de 2006, cuando el entonces liderazgo republicano canceló el nombramiento del Comité de Conferencia que debía armonizar dos leyes aprobadas, una por la Cámara de Representantes -el 16 de diciembre de 2005- y otra por el Senado -el 25 de mayo de 2006-.

El proyecto de la Cámara de Representantes, respaldado principalmente por republicanos, criminalizaba la estadía indocumentada y negaba la legalización de los 12 millones de indocumentados en el país.

Divididos en grupos

El proyecto de reforma del Senado, en cambio -aprobado la tercera semana de mayo de 2006-, incluía un programa de legalización sobre la base de un sistema que dividía a la población indocumentada en tres grupos y a cada uno de ellos los trata de manera diferente.

Grupo 1. Lo integraban indocumentados que llevaban cinco años o más en el país. Ellos accederían a una residencia temporal de seis años y luego a la residencia permanente. Once años más tarde podrían solicitar la ciudadanía. Se beneficiarían 7.8 millones.

Grupo 2. Lo integraban indocumentados que llevaban más de dos años y menos de cinco en el país. Ellos deberían registrarse en un puesto fronterizo y calificarían para un permiso temporal de trabajo hasta que cumplan cinco años de estadía. Se beneficiarían 3.5 millones.

Grupo 3. Lo integraban indocumentados que llevaban menos de dos años en Estados Unidos, quienes no calificarían paran ningún tipo de beneficio y deberían irse del país. Afectaría a 1.4 millón.

Share