<!--:es-->Reportajes Especiales: Evolución vs. Diseño inteligente?<!--:-->

Reportajes Especiales: Evolución vs. Diseño inteligente?

Las conversaciones acerca del origen del mundo, que llevan décadas librándose en la comunidad científica, han escalado a un enardecido debate acerca de cómo la ciencia debe ser enseñada en las escuelas públicas de los Estados Unidos de América. ¿Debe la evolución ser la única teoría enseñada en las clases de ciencias, o debería estar acompañada de teorías alternativas tales como la del “diseño inteligente”? A lo largo de los Estados Unidos, los sistemas educativos están encarando un número creciente de demandas, batallas por los textos escolares y votaciones sobre los estándares de la educación científica.

El debate se intensificó recientemente cuando el Presidente George Bush dijo que él favorecía la enseñanza del “Diseño Inteligente” en los colegios públicos y el Cardenal católico Christoph Schonborn escribió que el Darwinismo era “una abdicación de la inteligencia humana” en una columna del The New York Time.

Por una parte, la mayoría de los científicos y muchos educadores y padres de familia dicen que el Diseño Inteligente, o DI, no es ciencia legítima; afirman que es creacionismo disfrazado, una estrategia para que los religiosos conservadores introduzcan furtivamente a Dios en los salones de clase. Por otra parte, los partidarios del DI dicen que no hay consenso sobre la evolución, por lo cual teorías alternativas como las de ellos deberían ser parte del currículum educativo.

Mientras tanto, las encuestas demuestran que la mayoría de los Norteamericanos creen que Dios estuvo involucrado en la creación de la Tierra y del Universo. Cuando se hacen preguntas específicas acerca de la enseñanza en colegios públicos sobre el origen de la vida, las opiniones varían según cómo se formulen las preguntas.

¿Por qué es importante el debate?

El resultado del debate entre Evolución o Diseño Inteligente afectará la forma en que las ciencias son enseñadas a los niños durante la próxima generación.

Los defensores de la teoría de la Evolución o del Darwinismo están preocupados de que los Estados Unidos pueda retroceder a estados medievales y perder su estatus de potencia mundial, el cual se habría logrado, entre otras cosas, por su liderazgo científico y tecnológico.

Aquí le presentamos unas definiciones básicas e interesantes artículos a favor y en contra ambas posiciones, aparecidas en la revista Natural History, en el año 2002.

Definiciones

Creacionismo:

En los Estados Unidos, el “creacionismo” usualmente se refiere a la creencia de que las descripciones bíblicas (Génesis 1:1-2:4) sobre el origen de la creación son verdaderas y exactas. Usualmente esto significa que se acepta que Dios creó al mundo en 6 días consecutivos, a veces variando o dando explicaciones sobre cuánto durarían los “días” en los orígenes.

Evolución:

Es la teoría que dice que todos los seres vivos comparten un ancestro común. Los evolucionistas sostienen que la vida compleja, tal como la conocemos, evolucionó de organismos unicelulares durante millones de años. También está la “Evolución Teísta”, que es la creencia de que Dios guió esta evolución, causando tanto la aparición de la primera forma de vida como su eventual desarrollo en formas superiores.

Darwinismo:

Es la teoría de la evolución desarrollada por Charles Darwin en el siglo 19. El Darwiismo es la teoría que explica la selección natural como motor de la evolución: las formas de vida se adaptan exitosamente son las que sobreviven. El Darwinismo no es la teoría de la Evolución, sino una explicación de cómo ésta habría ocurrido.

Diseño Inteligente:

La teoría de que algunos aspectos de la vida son tan complejos que ellos deben reflejar el diseño de una inteligencia racional y conciente. Sus proponentes, no obstante, no identifican al diseñador. Algunos de sus partidarios no aceptan que las formas de vida tengan un antecesor común; otros sí.

El Reto de la Complejidad

Irreducible Evolución o Diseño

Los científicos usan el término “caja negra” para referirse a un sistema del cual se desconoce su funcionamiento. Para Charles Darwin y sus contemporáneos, la célula viva era una caja negra, pues su mecánica fundamental era totalmente desconocida. Ahora sabemos que, muy lejos de estar formada por un tipo simple de protoplasma uniforme (como creían muchos de los científicos del Siglo XIX) cada célula viva contiene muchas máquinas moleculares ultrasofisticadas.

¿Cómo podemos decidir si la selección natural Darwiniana puede dar cuenta a la increíble complejidad que existe a nivel molecular? El mismo Darwin definió el estándar cuando reconoció que “Si se pudiera demostrar que ha existido algún órgano complejo que no fue formado por numerosos y sucesivos cambios pequeños, mi teoría se desmoronaría por completo.”

Algunos sistemas parecen ser muy difíciles de formar por modificaciones sucesivas. Yo llamo a estos sistemas irreduciblemente complejos. Un ejemplo cotidiano de un sistema irreduciblemente complejo es la humilde trampa para ratones. Ella consiste de (1) una plataforma o base de madera; (2) un martillo de metal, el cual aplasta al ratón; (3) un resorte con los extremos extendidos, el cual propulsa al martillo; (4) un gatillo que suelta al resorte; y (5) una barra de metal que conecta al gatillo y que sostiene armado al martillo. Uno no puede atrapar a un ratón con solo una plataforma, añadir después un resorte y atrapar a unos cuantos ratones más, después añadir la barra de metal y atrapar otros cuantos más. Todas las piezas deben estar un sus lugares antes de poder cazar a un ratón.

Los sistemas irreduciblemente complejos no parecen ser buenos candidatos a haber sido producidos por numerosos y sucesivos cambios pequeños de sistemas predecesores, porque cualquier precursor al cual le faltara una pieza crucial no hubiera podido funcionar. La selección natural solo puede escoger entre sistemas que ya están funcionando, por lo que la existencia en la naturaleza de sistemas biológicos irreduciblemente complejos representa un poderoso reto a la teoría Darwiniana. Podemos observar con frecuencia estos sistemas en los organelos de las células, en los cuales la remoción de un elemento causaría que el sistema completo dejara de funcionar. El flagelo de las bacterias es un buen ejemplo. Ellos son como motores fuera de borda que las células bacterianas usan para su autopropulsión. Tienen una hélice larga, como un látigo, que es girada por un motor molecular. La hélice está unida al motor por una junta universal. El motor está sostenido por proteínas que actúan como una base de estabilización. Otras proteínas actúan como cojinetes que permiten al eje penetrar la membrana bacteriana. Hacen falta docenas de proteínas para que obtener un flagelo operativo. En la ausencia casi cualquiera de ellas, el flagelo no funciona o no puede ser construido por la célula.

Otro ejemplo de complejidad irreducible es el sistema que permite que las proteínas lleguen a los compartimentos subcelulares apropiados. En la célula eucariótica existe un cierto número de lugares donde ocurren labores especializadas, tales como la digestión de nutrientes y la excreción de productos de desecho. Las proteínas son sintetizadas afuera de estos compartimentos y pueden llegar a sus destinos apropiados solo con la ayuda de químicos “señaladores” que prenden y apagan a otras reacciones en los momentos apropiados. Este flujo constante y regulado dentro de la célula corresponde a otro asombroso sistema complejo e irreducible. Todas las partes deben funcionar sincronizadamente o el sistema se colapsa. Otro sistema más es el exquisitamente coordinado mecanismo que causa la coagulación de la sangre. Los libros de texto y los artículos científicos en bioquímica describen los mecanismos de algunas de las máquinas moleculares vivas que existen dentro de nuestras células, pero ofrecen muy poca información sobre cómo evolucionaron estos sistemas por selección natural. Muchos científicos admiten francamente su desconcierto acerca de cómo han podido originarse, pero rechazan entretener la hipótesis obvia: que quizás las máquinas moleculares parecen ser diseñadas porque en realidad son diseñadas.

Yo tengo esperanza de que la comunidad científica eventualmente admita la posibilidad del diseño inteligente, aún cuando esta aceptación sea discreta y callada. Mi razón para ser optimista es el avance mismo de la ciencia, la cual descubre cada día nuevas complejidades en la naturaleza, las cuales son razones frescas para reconocer el diseño inherente en la vida y en el universo.

Existe Dios?

Darwin, quien era un hombre religioso que incluso llegó a prepararse para ser pastor en el Christ’s College Cambridge, escribió:

“Al presente, el argumento más común sobre la existencia de un Dios Inteligente está sacada de profundas convicciones y sentimientos íntimos que son experimentados por la mayoría de las personas. Pero no se puede dudar que los Hindúes, Mahometanos y otros pueden argumentar de la misma manera y con igual fuerza en favor de la existencia de

un Dios, o de muchos dioses, o como en el caso de los Budistas de ningún Dios…

….Este argumento podría ser uno válido, si todos los hombres de todas las razas tuvieran la misma íntima convicción de la existencia de un dios; pero sabemos que esto está muy lejos de ser el caso. Por ello Yo no puedo ver cómo las convicciones y sentimientos íntimos como esos sean de ningún peso como evidencias de lo que en realidad existe… “

Charles Darwin

Antony Flew, de 81 años de edad, “Profesor británico de filosofía que ha liderizado la campaña a favor del ateísmo por más de cinco décadas ha cambiado de parecer. Ahora dice que acepta la existencia de Dios – más o menos – basado en evidencia científica”, informó el The Seattle Times, publicando un artículo de Associated Press, escrito por Richard Ostling.

Él lo describe la forma en que entiende a Dios, así “Estoy pensando en un Dios muy diferente al Dios de los Cristianos y muchísimo más aún que el Dios del Islam, porque ambos son presentados como omnipotentes déspotas orientale, Saddam Husseins cósmicos,” dijo. “Podría ser una persona en el sentido de que sería un Ser que tiene inteligencia y propósito, supongo”.

Antony Flew (2004)

Share