<!--:es-->Restaurantes de Comida Rápida Sirven Mercadeo Poco Saludable a la Juventud
. . . Investigadores Difunden un Reporte Sin Precedentes Sobre la Nutrición y el Mercadeo de las Comidas Rápidas<!--:-->

Restaurantes de Comida Rápida Sirven Mercadeo Poco Saludable a la Juventud . . . Investigadores Difunden un Reporte Sin Precedentes Sobre la Nutrición y el Mercadeo de las Comidas Rápidas

New Haven, Conn.– Nunca antes niños de tan sólo 2 años de edad habían visto tantos anuncios de comida rápida como los que ven hoy en día y los restaurantes raramente ofrecen a los padres las opciones de comidas saludables creadas para niños, según un nuevo estudio del Centro Rudd Para Política Alimentaria y Obesidad de la Universidad de Yale. Esta nueva investigación – el estudio más completo nunca antes realizado sobre el valor nutricional y el mercadeo de comidas rápidas – muestra que los encargados del mercadeo de comidas rápidas transmiten sus mensajes a niños en los restaurantes y por medio de una variedad de medios de comunicación.

Además, el estudio revela que los restaurantes proveen platos acompañantes y bebidas
predeterminadas con los menús infantiles que son en gran medida muy poco saludables. Los
resultados detallados de este estudio se presentaron en Denver durante la reunión anual de la Asociación Americana de Salud Pública (American Public Health Association).

Los autores del estudio analizaron los esfuerzos de mercadeo de 12 de las mayores cadenas de
comida rápida de la nación, y examinaron las calorías, grasa, azúcar y sodio en más de 3.000
combinaciones de comida para niños y 2.781 artículos del menú. Su evaluación de las prácticas
de mercadeo reveló que la industria de comida rápida gastó más de $4,2 billones en mercadeo
y publicidad en el 2009, centrándose en gran medida en la televisión, Internet, sitios de redes
sociales y aplicaciones móviles.

“A pesar de las promesas de mejorar sus prácticas de mercadeo, las compañías de comida rápida parecen estar aumentando sus esfuerzos para alcanzar a los niños”, dijo la investigadora
líder, Jennifer L. Harris, Ph.D., MBA, directora de iniciativas de mercadeo del Centro Rudd. “Actualmente, niños en edad preescolar ven 21% más de anuncios de comida rápida en la
televisión de los que vieron en el 2003, y niños que son un poco mayores ven 34% más”.

Entre los principales hallazgos del estudio se encuentran:

Alimentos y bebidas poco saludables siguen dominando los menús de los restaurantes:

De las 3.039 posibles combinaciones de comidas para niños, únicamente 12 cumplen con
los criterios nutricionales que los investigadores determinaron como aptos para niños
en edad preescolar. Únicamente 15 cumplen con los criterios nutricionales para niños
mayores.
Los adolescentes de edades entre los 13 y los 17 años compran de 800 a 1.100 calorías
en un plato de comida rápida típico, aproximadamente la mitad del total de calorías
recomendadas diariamente.
Al menos el 30% de las calorías en los artículos del menú que niños y adolescentes
compran, provienen de grasas saturadas y azúcar.

En la mayoría de los restaurantes de comida rápida, una sola comida contiene al menos la
mitad del sodio recomendado diariamente para jóvenes.

El ambiente del restaurante no ayuda a orientar a las personas hacia las opciones más
saludables:

La mayoría de restaurantes de comida rápida tienen por lo menos un plato acompañante
y un tipo de bebida saludables como opciones en los menús infantiles, no obstante, éstas
raramente se ofrecen como las opciones predeterminadas.
A pesar de que McDonald’s y Burger King solamente muestran acompañamientos y
bebidas saludables en la publicidad dirigida a niños, los restaurantes automáticamente
sirven papas fritas en los combos infantiles en al menos el 86% de las ocasiones, y bebidas gaseosas en al menos el 55% del tiempo.
Las empresas están enfrentando una creciente presión con relación al tamaño de sus porciones, no obstante, en lugar de eliminar sus acompañamientos y bebidas más grandes, les están cambiando el nombre. En Burger King, por ejemplo, la bebida “King” de 42 onzas es ahora la opción “grande”, la bebida de 32 onzas que
solía ser la opción “grande” es ahora la “mediana”, la bebida de 21 onzas que solía
ser la opción “mediana” es ahora la “pequeña”, y la bebida de 16 onzas que solía ser la “pequeña” es ahora la opción “value”.

El mercadeo dirigido a la juventud es efectivo:

Cuarenta por ciento de los niños de entre las edades de 2 a 11 años piden a sus padres ir
a McDonald’s al menos una vez a la semana, y el 15% de niños en edad preescolar piden ir todos los días. El 84% de los padres reportaron haber llevado a sus hijos de 2 a 11 años de edad a un restaurante de comida rápida al menos una vez durante la semana previa.
El niño en edad preescolar promedio ve casi tres anuncios de comida rápida al día, los niños de 6 a 11 ven tres anuncios y medio, y los adolescentes de 12 a 17 ven casi cinco
anuncios al día.
Las opciones de alimentos para niños se ven afectadas por la exposición de segunda
mano a anuncios de comidas y bebidas dirigidos a adultos. Más del 60% de los anuncios
de comida rápida vistos por niños fueron de alimentos ajenos a los menús infantiles. En
consecuencia, los niños mayores (6-11 años) son más propensos a pedir un artículo del
menú de dólar o un combo (27%) que un menú infantil (21%).

La exposición de los jóvenes a los anuncios de comida rápida es dramática y cada vez
mayor:

En comparación con el 2007, en el 2009 niños en edad preescolar vieron 21% más anuncios de McDonald’s, un 9% más de Burger King y un 56% más de Subway. Niños de 6 a 11 años vieron un 26% más de anuncios de McDonalds, un 10% más de Burger
King y un 59% más de Subway.
La publicidad de comidas rápidas dirigida a niños en edad preescolar se centra en
cimentar la lealtad de la marca en lugar de promover artículos de alimentos específicos.
Los 13 sitios Web de McDonald’s obtienen 365.000 visitas únicas de niños de entre
las edades de 2 a 11 años y 294.000 visitas únicas de adolescentes (12 a 17 años) cada
mes. El mercadeo de comidas rápidas dirigido a diferentes segmentos de edad empieza tan pronto los niños alcanzan los 2 años de edad, por medio de sitios Web como el sitio Ronald.com de McDonald’s.

Compañías se dirigen a los jóvenes hispanos y afroamericanos:

Los niños hispanos en edad preescolar ven 290 anuncios televisivos de comida rápida en
español cada año. McDonald’s es el responsable de una cuarta parte de la exposición de los jóvenes a la publicidad de comida rápida en español.
Los niños y jóvenes afroamericanos ven al menos 50% de anuncios de comidas rápidas más que sus pares blancos. McDonald’s y KFC, en particular, se dirigen especialmente a la juventud afroamericana con publicidad en televisión, sitios Web y anuncios en forma de banners.
Los niños afroamericanos ven casi el doble de las calorías que los niños blancos ven en los anuncios televisivos de comida rápida todos los días.

“Nuestros resultados muestran que las promesas de la industria de comida rápida por comercializar alimentos menos dañinos para los jóvenes no son suficientes”, agregó el coautor del estudio Kelly Brownell, Ph.D., director y co-fundador del Centro Rudd. “Si realmente desean ser considerados socios de la salud pública, los restaurantes de comida rápida necesitan reducir
drásticamente la cantidad total de mercadeo de comidas rápidas que los niños y adolescentes ven
y de las marcas emblemáticas que las venden”.

Los investigadores midieron la exposición de los jóvenes a los mensajes de mercadeo y publicidad de todos los restaurantes con datos sindicados de The Nielsen Company, comScore, Inc., y Arbitron Inc. Cuando esta información no estaba disponible, se llevaron a cabo estudios
independientes junto con análisis de contenido y auditorías en el interior de los restaurantes.

El informe fue financiado por la Fundación Robert Wood Johnson y la Fundación Rudd.

El informe completo y las herramientas para consumidores e investigadores están disponibles en
www.fastfoodmarketing.org. Siga la conversación en Twitter con la etiqueta #fastfoodfacts.

Share