<!--:es-->Revisa Nuevo México estatus migratorio

…Las fuerzas de seguridad de las agencias estatales no podrán preguntar por la situación inmigratoria a las víctimas de delitos<!--:-->

Revisa Nuevo México estatus migratorio …Las fuerzas de seguridad de las agencias estatales no podrán preguntar por la situación inmigratoria a las víctimas de delitos

Santa Fe, Estados Unidos.- La Gobernadora republicana de Nuevo México ordenó a la Policía que empiece a preguntar a aquellas personas arrestadas por delitos sobre su situación migratoria.

La orden ejecutiva de Susana Martinez emitida el lunes rescinde una política instrumentada en 2005 por el entonces Gobernador Bill Richardson, demócrata.

La orden de Richardson prohibía a las fuerzas de seguridad estatal preguntar por la situación inmigratoria de una persona sólo para el propósito de determinar si el individuo violaba las leyes federales de inmigración.

«Esta orden libera las manos de los policías de Nuevo México en su misión de mantener seguras nuestras comunidades», dijo la Gobernadora Martinez.

«El sistema de justicia penal debe tener la autoridad para determinar la situación inmigratoria de todos los delincuentes, independientemente de raza o etnia y reportar a las autoridades federales a los inmigrantes indocumentados que cometan delitos».

Sin embargo, Martinez dijo que las fuerzas de seguridad de las agencias estatales no podrán preguntar por la situación inmigratoria a las víctimas de delitos, a los testigos de un delito o a quienes busquen asistencia policial. Richardson lo había ordenado así en 2005.

Scott Darnell, un vocero de Martinez, dijo que la Policía estatal no preguntará por la situación inmigratoria de los automovilistas detenidos por infracciones de tránsito como velocidad excesiva.

La política estatal se aplica solamente cuando alguien es arrestado por un delito, aclaró.

La política de Martinez suscitó críticas de un grupo de derechos civiles.

«Esta orden ejecutiva invita a la ‘individuación racial’, dando un incentivo a la Policía para arrestar gente que luce y parece extranjera», dijo Peter Simonson, director ejecutivo de la oficina en Nuevo México de la organización civil American Civil Liberties Union (Unión Estadounidense por las Libertades Civiles), en referencia a la llamada etiquetación racial o «racial profiling».

«Los residentes de Nuevo México no deberían temer que una luz averiada en el auto u otra detención pueda conducir a su arresto debido al color de su pie».

Se estabilizan indocumentados en EU

La cantidad de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos se ha mantenido estable en los últimos dos años, en poco más de 11 millones, de los cuales 8 millones tienen un trabajo, reveló un informe del centro Pew Hispanic divulgado.

Para marzo de 2010, 11.2 millones de indocumentados vivían en Estados Unidos, prácticamente sin variación con respecto a un año antes, cuando eran 11.1 millones, indicó el estudio, que se basa en cifras del censo oficial.

La tendencia actual se produce luego del récord de 12 millones de inmigrantes ilegales registrados en 2007, año que marcó el fin de un incremento gradual desde 1990, cuando en Estados Unidos vivían 3.5 millones de personas sin papeles.

La combinación de una disminución del ingreso de indocumentados a Estados Unidos y un aumento de las deportaciones (casi 780 mil en los últimos dos años) podría explicar la tendencia actual, señaló el Pew.

Otra causa podría ser la crisis económica y el alto desempleo en Estados Unidos, que desalienta a los inmigrantes, acotó el informe.

Un 58 por ciento de los indocumentados (6.5 millones) son mexicanos y 23 por ciento (2.6 millones) proceden de otros países latinoamericanos, según el Pew.

Share