Robot recuerda el uso de mascarilla, casco permite  comer y rascarse sin contagiarse de COVID-19

Robot recuerda el uso de mascarilla, casco permite comer y rascarse sin contagiarse de COVID-19

robot

Ingenieros desarrollaron un robot que puede detectar si las personas están usando mascarillas para protegerse del COVID-19 y, de no ser así, recordarles cortésmente que se pongan una.
La función es una actualización de Pepper, un robot de 120 centímetros de alto con características similares a las de los humanos, que ya está en funcionamiento en algunos países y da la bienvenida a los visitantes a tiendas, exposiciones y otros espacios públicos.
La cámara de Pepper escanea los rostros de las personas que se acercan a ella, y si detecta que la mitad inferior de su rostro está descubierta, pronuncia la frase: “Tienes que usar siempre una mascarilla correctamente”.
Si ve que el visitante se pone una mascarilla, el robot dice la frase: “Gracias por ponerte la mascarilla”.
La idea no es tener un robot de policía que vea si las personas usan mascarillas, sino proporcionar un recordatorio amistoso, dijo Jonathan Boiria, jefe de ventas en Europa de SoftBank Robotics, la compañía detrás de Pepper.
“Las tiendas tienen que asignar personas en la entrada, mucha gente, para garantizar el respeto por el uso de mascarillas, y a veces eso es exagerado”, dijo Boiria a Reuters en París. “Un robot te permite liberar a algunas personas para que puedan concentrarse en sus tareas normales”.
“Todos somos humanos. A veces me quito la mascarilla cuando me bajo del autobús y me olvido volver a ponérmela cuando llego a la oficina. El robot lo recuerda. Todos podemos equivocarnos u olvidarnos”.Casco revolucionario
Tres estudiantes vietnamitas han diseñado un casco que permite a los trabajadores de la salud de primera línea comer un bocadillo o incluso rascarse la nariz sin exponerse a los riesgos de contraer coronavirus.
En medio de los desafíos para combinar comodidad y seguridad en los equipos de protección personal, a los estudiantes se les planteó el desafío de diseñar un casco conectado a un respirador que proteja a los trabajadores de salud y les permita ser productivos durante más tiempo.
El grupo creó el “Vihelm”, un acrónimo de Vietnam y la palabra casco en inglés (helm). El implemento brinda acceso a un guante para que el usuario pueda meter la mano dentro y, por ejemplo, secarse el sudor de la cara, rascarse o limpiar la visera mientras mantiene el casco sellado.
“Una gran diferencia de este casco es el guante, que puede ser usado para interactuar con el rostro de manera segura”, dijo Tran Nguyen Khanh An, de 14 años, uno de los estudiantes que ganó el “Premio al Invento con Mejor Diseño” en un concurso en Canadá.
El casco, de aspecto futurista, también tiene un compartimiento interno que puede contener un refrigerio y está conectado por un tubo a un respirador purificador para excluir el aire contaminado.
Si bien estos respiradores se consideran significativamente más seguros que las máscaras estándar, pueden ser mucho más incómodos que otras formas de equipos de protección personal.
El “Vihelm”, que actualmente tiene un costo de fabricación de menos de 300 dólares, tiene bolsillos alrededor del área de la cabeza que permiten a los usuarios rascar la zona.
VinSmart, una unidad de Vingroup, el conglomerado más grande de Vietnam -que ha estado produciendo ventiladores-, ha firmado un acuerdo para ayudar a los estudiantes a producir en masa su versión final del casco.

Share