<!--:es-->ROSCA DE REYES!
¡Llegó la hora de compartirla!
El muñequito que esconde en su interior representa al Niño Dios<!--:-->

ROSCA DE REYES! ¡Llegó la hora de compartirla! El muñequito que esconde en su interior representa al Niño Dios

Monterrey, México.- No sólo es un pan dulce para compartir con la familia o amigos: la rosca de reyes es en realidad toda una tradición por el significado que encierra.

Decorada con fruta cristalizada, esconde en su interior un muñequito de plástico para que el afortunado en encontrarlo reciba las bendiciones del Niño Dios.

«Es una tradición mexicana que la persona que encuentra el muñequito en la rosca de reyes es quien se encargue de comprar los tamales el Día de la Candelaria, que es cuando tiene lugar la presentación del Niño Dios.

«En algunas ocasiones, las personas más creyentes se convierten en los padrinos del Niño Dios y son los que se encargan de vestirlo y llevarlo al templo».

Para dar esta sorpresa escondida en una rosca, se propone elaborar una rosca tradicional rellena de queso crema y dulce de higo, así como una variante francesa llamada galette des rois, que también incluye una sorpresa en su interior.

«A la galette des rois antiguamente se le colocaba un haba seca llamada feve. En Francia, a veces encuentras otras figuras dentro de la rosca, como un baloncito de futbol, un barquillo de helado, una muñequita y un carrito, siempre algo diferente que representa la feve», explica.

«Va rellena de crema frangipane, que es básicamente una mezcla de crema pastelera con crema de almendra. En Francia te la venden con una corona de cartón color dorada y la tradición es que a la persona que encuentra la feve se le nombre el rey y use la corona, o si se trata de un adulto, se acostumbra que pague la champaña».

Otra rosca distinta que se sugiere es la que se hace con masa brioche. Ésta se divide en piezas pequeñas que se bolean y dejan reposar.

«Una tercera parte de las piezas la rellenamos de dulce de leche; otra tercera parte se rellena de queso crema y el resto de mermelada de frambuesa».

La idea es ir colocando las bolitas de masa rellenas en un molde para rosca, sin ponerles harina para que se logren pegar unas con otras.

«Ya que terminas de rellenar el molde le das una buena fermentación a la masa y, después, la horneas. Lo que va a pasar es que al final vas a sacar un pan en forma de rosca, que decoras de forma tradicional con glasé de chabacano y frutos, pero cada rebanada va a traer un pedacito de queso, uno de dulce de leche y otro de frambuesa».

Las roscas generalmente se decoran con frutas del desierto, como higos y dátiles, además de otras cristalizadas.

«Las frutas representan las joyas de una corona, que al hornearse van a brillar».

Rosca de reyes rellena de queso y dulce de higo
10 porciones
Tiempo de elaboración: 2 horas
Grado de dificultad: medio

Para la pasta:
1/4 taza de azúcar glass
1/3 barra de mantequilla
1/4 taza de harina
1 yema de huevo

Para el dulce de higo:
6 higos cristalizados
1/4 taza de agua

Para la masa:
4 tazas de harina
1 cucharadita de sal
1 1/2 tazas de leche
1 cucharada de levadura en polvo
4 huevos
1/2 taza de azúcar
1 barra de mantequilla

Para rellenar y decorar:
6 muñequitos de plástico para rosca
1 paquete de queso crema (aproximadamente 190 gramos)
1 huevo ligeramente batido
Acitrón blanco cortado en tiras (en cantidad al gusto)
Acitrón rojo cortado en tiras (en cantidad al gusto)
4 cerezas rojas partidas a la mitad
2 higos cristalizados cortados en cuartos
1 naranja confitada cortada en tiras
1/4 taza de azúcar
1/2 taza de brillo neutro (conseguir en tiendas de materias primas)

Preparación:
Para la pasta, mezclar en un tazón a mano el azúcar glass y la mantequilla hasta formar una masilla. Agregar la harina y la yema de huevo hasta obtener una masa de color uniforme. Tapar con plástico de cocina y refrigerar hasta el momento de decorar la rosca.
Para el dulce de higo, cortar los higos en pedacitos y poner a hervir en una olla chica con el agua. Licuar y volver a calentar hasta formar una pasta consistente. Reservar.
Para la masa, mezclar en una superficie limpia y seca la harina y la sal. Integrar la leche poco a poco y amasar. Añadir la levadura en polvo y los huevos, uno por uno, sin dejar de amasar.
Incluir el azúcar, poco a poco, y continuar amasando. Agregar por último la mantequilla. Amasar hasta conseguir una masa elástica.
Colocar en un tazón previamente engrasado, tapar con plástico de cocina y dejar fermentar en refrigeración (para que la masa no se desgrase) hasta que doble su volumen.
Luego, estirar la masa de forma alargada y colocar el muñequito de plástico. Rellenar con el queso crema batido y el dulce de higo que se preparó. Cerrar y formar la rosca. Colocar en una charola con tapete de silicón y dejar reposar a temperatura ambiente hasta que doble su volumen.
Después, barnizar con el huevo batido. Decorar de manera simétrica con la pasta que se reservó en refrigeración. Adornar con la fruta cristalizada y el azúcar. Hornear a 170 grados centígrados durante 30 minutos.
Por último, barnizar la rosca con el brillo neutro.

Galette des rois
6 porciones
Tiempo de elaboración: 1 hora 30 minutos
Grado de dificultad: medio

Para la crema de almendras:
1 barra de mantequilla
1/3 taza de polvo de almendra
1/2 taza de azúcar glass
2 yemas de huevo
1 cucharada de fécula de maíz
1 cucharadita de ron

Para la crema pastelera:
1/2 litro de leche
1/2 vaina de vainilla
3 yemas de huevo
1/2 taza de azúcar
1 cucharada de fécula de maíz
1 cucharada de mantequilla

Para la rosca:
1/2 kilo de masa de hojaldre (conseguir en el área de panadería del súper)
1 feve (figura de plástico horneable)
1 yema de huevo ligeramente batida

Preparación:
Para la crema de almendras, suavizar la mantequilla en la batidora a velocidad media. Agregar el polvo de almendras y el azúcar glass; continuar batiendo.
Integrar las yemas de huevo poco a poco y, por último, la fécula de maíz y el ron. Cuidar que la mezcla no esté muy batida para evitar que se infle de más al hornear. Reservar en refrigeración.
Para la crema pastelera, calentar a fuego bajo la leche con la vaina de vainilla.
Aparte, mezclar en un tazón las yemas con el azúcar y enseguida incorporar la fécula de maíz con ayuda de un batidor de globo. Templar ambas mezclas y regresar a fuego medio hasta el primer hervor. Colocar los trozos de mantequilla y emulsionar muy bien. Retirar la vaina de vainilla y refrigerar.
Para la crema frangipane, mezclar manualmente cantidades iguales de la crema de almendras y la crema pastelera.
Para la rosca, extender la masa de hojaldre sobre una superficie limpia y seca hasta que tenga un grosor de 3 milímetros. Cortar dos discos de 25 centímetros de diámetro.
Colocar un disco de hojaldre sobre una charola con tapete de silicón. Barnizar los bordes con una brocha y agua. Rellenar con la crema frangipane, haciendo un espiral desde el centro hasta 4 centímetros del borde exterior. Colocar la feve o muñequito de plástico.
Acomodar el segundo círculo de hojaldre encima, tratando de empatar perfectamente con el disco de abajo. Barnizar con la yema de huevo.
Con la punta de un cuchillo hacer el rallado en espiral en la parte superior y los bordes de la galette. Hornear a 170 grados centígrados por 30 minutos.

Roscón de dulce de leche, queso y frambuesa
10 porciones
Tiempo de elaboración: 2 horas
Grado de dificultad: medio

Para la masa:
4 1/2 tazas de harina
1 cucharadita de sal
1 1/2 tazas de leche tibia
1 cucharada de levadura en polvo
4 huevos
3/4 tazas de azúcar
1 1/2 barras de mantequilla

Para el relleno:
1 lata de dulce de leche
1/2 paquete de queso crema (aproximadamente 80 gramos)
1/2 frasco de mermelada de frambuesa con semillas (aproximadamente 150 gramos)
1 muñequito de plástico para rosca
1/2 taza de glaseado o brillo neutro
Frutas cristalizadas cortadas en tiras (en variedad y cantidad al gusto)

Preparación:
Para la masa, mezclar la harina y la sal en un tazón. Agregar la leche poco a poco y continuar revolviendo. Luego, la levadura y los huevos uno por uno, sin dejar de amasar.
Incorporar el azúcar poco a poco, continuar amasando y añadir por último la mantequilla. Trabajar hasta conseguir una masa elástica. Colocar en un tazón ligeramente engrasado, tapar con plástico de cocina y dejar fermentar en refrigeración (para que la masa no se desgrase) hasta que doble su volumen.
Luego, dividir la masa en bolitas de 30 gramos cada una. Bolear y dejar reposar 10 minutos.
Después, ponchar cada bolita para formar un pan plano parecido a una tortilla muy pequeña. Colocar en el centro de una tercera parte de las tortillitas el dulce de leche, cerrar como empanadas y reservar. Hacer lo mismo con otra tercera parte de la masa, pero ahora rellenarlas con queso crema.
Repetir estos pasos con el resto de la masa y rellenar con la mermelada de frambuesa. Reservar una bolita de masa para rellenarla con el muñequito de plástico.
En un molde con forma de rosca, previamente engrasado y enharinado, colocar estas empanaditas, una cerca de la otra, alternando los diferentes rellenos. Dejar fermentar dentro del molde durante 60 minutos y después hornear a 170 grados centígrados por 40 minutos.
Una vez frío el pan en forma de rosca, desmoldar y barnizar con el glaseado neutro. Decorar con las frutas cristalizadas.

Rosca rápida
10 porciones
Tiempo de elaboración: 1 hora
Grado de dificultad: bajo

1 taza de azúcar
2 barras de mantequilla
5 huevos
1 taza de harina
1 cucharadita de polvo para hornear
La ralladura de 1 naranja
1 muñequito de plástico para rosca

Para decorar:
1/2 taza de glaseado o brillo de chabacano
2 higos cristalizados cortados en cuartos
1 naranja confitada cortada en tiras
3 cerezas en almíbar partidas a la mitad

Preparación:
Batir el azúcar con la mantequilla a velocidad media hasta acremar. Continuar revolviendo y agregar los huevo uno a uno.
A velocidad baja, incorporar poco a poco la harina previamente cernida con el polvo para hornear y después la ralladura de naranja. Integrar todo perfectamente hasta lograr una masa homogénea y cremosa.
Vaciar la masa en un molde con forma de rosca previamente engrasado con mantequilla. Colocar el muñequito de plástico de tal manera que quede cubierto con la masa. Hornear a 170 grados centígrados por 35 minutos.
Desmoldar y barnizar con el glaseado de chabacano. Decorar con la fruta y las cerezas.

Share