<!--:es-->Ruge León como Campeón en el Azteca<!--:-->

Ruge León como Campeón en el Azteca

El León rugió y apagó la fiesta del América.

Las Águilas perdonaron, les faltó contundencia y terminaron con 10 hombres para dar paso al Rey de la noche, el León, equipo que se ciñó su primera corona en torneos cortos y la sexta de su historia.

Siempre hay una primera vez y ahora le tocó a las Águilas de Miguel Herrera perder una Final en el Azteca. El Coloso de Santa Úrsula había sido imbatible este torneo, este domingo perdieron esa condición 3-1 (5-1 global).

La losa era pesada, llegaron con 2 goles en contra y para agudizar sus fallas al frente, Mauro Boselli los arrodilló al minuto 13.

Carlos Peña fue una pesadilla los primeros 45 minutos y su presencia dio al traste con el planteamiento del “Piojo”, al grado que el equipo se desdibujó tras la anotación.

Narciso Mina se echó encima a la tribuna, no fue su noche, falló todo lo que le llegó. Luis Ángel Mendoza y Rubens Sambueza se prodigaron con excelentes jugadas, limpiando la zona, sembrando rivales y el ecuatoriano no tuvo la capacidad para meterla.

Un autogol de Nacho González, tras un disparo de Sambueza puso a las Águilas en la pelea al 42′. Los de casa se le fueron encima a la Fiera y el medio tiempo fue el mejor aliado del cuadro de Gustavo Matosas.

América había replanteado su esquema después del gol en contra, por momentos abandonó el orden que siempre los caracterizó y cumplió su cita con el destino al 51′.

Nacho González lavó su error y al anotar el 2-1 prácticamente sentenció la suerte de los azulcrema, que en este momento se dieron cuenta de que estaban liquidados.

A las fallas en el frente se sumó la expulsión de Francisco Javier ‘Maza’ Rodríguez al 54′ y el equipo se derrumbó.

León jugó con más verticalidad, aprovechó los espacios que se abrieron por la baja del zaguero y para Edwin Hernández fue fácil vulnerar la cabaña de Moisés Muñoz al 72′. El 5-1 global fue inalcanzable.

Minutos antes, el “Piojo” Herrera no aguantó más las fallas de Mina y mandó a Luis Gabriel Rey al frente. El ecuatoriano se fue entre abucheos.

América se mantuvo en pie, más con el corazón que con un verdadero plan de ataque, buscando vencer a William Yarbrouhg, un hombre que salió a hombros porque paró todo lo que tuvo y hasta los postes estuvieron de su lado.

A Herrera le ganó la intensidad y el enojo y se fue a las regaderas al 81′. Todo el partido había pedido que se marcaran penales ante los clavados de Sambueza, y en la recta final, el cuerpo arbitral no lo aguantó más y Roberto García Orozco lo echó.

Las huestes azulcremas abandonaron al equipo, después del tercer gol de León, el estadio comenzó a vaciarse, la premiación la vieron unos cuantos.

Terminó la era de Herrera, un hombre que dejó marcas, récords y un campeonato, pero los números y la estadísticas no sirvieron para consolar al americanismo, que se quedó sin su anhelado ‘bi’.

Share