<!--:es-->Russell Pierce fue destituido del Senado de Arizona<!--:-->

Russell Pierce fue destituido del Senado de Arizona

El republicano Russell Pearce, presidente del Senado de Arizona y autor de la SB 1070, la ley antiinmigrante que inspiró copias en varios estados, fue destituido ayer tras una campaña comunitaria que empezó hace unos meses con una recogida de firmas en su distrito y terminó ayer con su expulsión del escaño que ocupaba en Mesa, Arizona.

Al reportar todos los precintos del Distrito 18 del Senado estatal, Pearce había logrado 9,118 votos, un 45% frente a 10,816 o 53% para Jerry Lewis, otro republicano, también de la fe mormona igual que Pearce, que hizo campaña criticando el enfoque de Pearce en usar sólo medidas relativas a los inmigrantes en vez de atacar el problema económico y presupuestal del estado.

Grupos pro inmigrantes en todo el país y activistas republicanos y demócratas celebraban anoche en Arizona y compartían su alegría instantáneamente por los medios sociales como Facebook. «Acabo de ‘escuchar que Pearce concedió la derrota y arranqué a llorar», escribió DeeDee Blasé, una latina que formó el grupo «Somos Republicans» para oponerse a la corriente antiinmigrante de su partido y posteriormente se inscribió como independiente.

Movimiento bipartidista

Blasé fue una de las primeras activistas en Arizona en difundir la idea de la destitución, aunque el grupo que la llevó a cabo fue encabezado por un demócrata, Randy Parraz y la organización Citizens for a Better Arizona. En sí, el movimiento resultó ser bipartidista.

Hace unos meses, Parraz dijo a La Opinión que estaban confiados en que Pearce, que en un momento parecía invencible, podría ser derrotado, porque cuando fueron puerta por puerta buscando firmas para la destitución se dieron cuenta de que mucha gente del distrito ni siquiera lo conocía bien y no estaba contenta con el estado de cosas.

«Ahí vimos que había una posibilidad de lograr apoyo para destituirlo porque consideramos que es demasiado extremista para Arizona», dijo Parraz, un demócrata, que dijo que «estamos recibiendo apoyo de todas partes, incluyendo a mujeres republicanas mormonas».

El nuevo senador será juramentado cuando la Secretaría de Estado de Arizona certifique los resultados, lo que podría tomar algunos días. Lewis completaría el actual período de Pearce que vence el año que viene, y tendría que competir el próximo mes de noviembre por el cargo, cuando Pearce también podría volver a postularse.

Pearce ya había hartado la paciencia de muchos líderes de negocios, que consideraban negativo el enfoque que llevaba en su manejo del senado y del tema migratorio. Ese grupo de poder contribuyó al rechazo de varias medidas patrocinadas por Pearce en la más reciente sesión de la legislatura de Arizona, incluyendo una que hubiera quitado «simbólicamente» la ciudadanía a hijos de inmigrantes sin papeles.

Share