<!--:es-->¿Se te ha ‘subido el muerto’?
…Casi la mitad de mexicanos lo ha sentido<!--:-->

¿Se te ha ‘subido el muerto’? …Casi la mitad de mexicanos lo ha sentido

MÉXICO – Entre el 30 y 50 por ciento de los mexicanos ha experimentado alguna vez la sensación de que ‘se les sube el muerto’ llamada parálisis del sueño, un trastorno que provoca inmovilidad y ansiedad, e incluso la muerte súbita, informó hoy el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La parálisis del sueño

Típicamente, durante aproximadamente un minuto la persona queda inmóvil, siente ansiedad, una opresión sobre su pecho que le dificulta respirar y le palpita rápidamente el corazón, indicó la dependencia en un comunicado.

El titular de la Clínica del Sueño del Hospital “Doctor Carlos MacGregor Sánchez Navarro” del IMSS, Carlos Cuauhtémoc Solís, explicó en la nota que este trastorno se produce en la fase del sueño previa a despertar y es una condición muscular producida por la falta de vigor que presenta el cuerpo al dormir.

Según el experto, dicha alteración ha sido culturalmente asociada a eventos de tipo paranormal, y en México popularmente se le conoce con la frase “se me subió el muerto”, debido a la sensación de tener algo encima y experimentar alucinaciones auditivas o visuales, ya sea de personas o animales.

Antes de despertar, el cerebro está activo, pero el tronco cerebral bloquea las neuronas motrices, de manera que impide los movimientos musculares, detalló.

Cómo evitarlo

Según especialistas del IMSS, tener horarios fijos para dormir, cenar ligero, no abusar del alcohol, tabaco o drogas, hacer ejercicio y controlar el peso son las claves para evitar sufrir este padecimiento, que se considera patología si se produce dos ó tres veces por semana.

Cuando alguien sufre esta patología, el procedimiento recomendable a seguir es tratar de relajarse, cerrar los ojos, evitar la angustia y mover las zonas del cuerpo poco a poco, empezando por los dedos de las manos y los pies, indicó.

Los estudios muestran además que la situación puede convertirse en persistente cuando la persona se enfrenta a un incidente traumático, y se produce más frecuentemente en personas que duermen boca arriba, destacó Solís.

Para controlar esta perturbación se utilizan ansiolíticos o tranquilizantes y medicamentos inductores del sueño, aunque es importante que un especialista valore el estado físico y psicológico del individuo antes de aplicar el tratamiento, puntualizó el funcionario.

La parálisis del sueño, que se detecta a través de electroencefalogramas o polisomnogramas, no supone un gran riesgo para la salud, aunque en ocasiones se asocia con la muerte súbita, cuando la persona deja de respirar y fallece mientras está dormida, aunque esto sucede principalmente en individuos que sufren problemas de hipertensión, diabetes o cardíacos.

Share