<!--:es-->Se triplican muertes por analgésicos 
…La cifra de muertes por sobredosis de analgésicos fuertes se triplicó en una década, reportó el martes el gobierno estadounidense, una tendencia que un funcionario de salud calificó como una epidemia, pero una que puede ser detenida<!--:-->

Se triplican muertes por analgésicos …La cifra de muertes por sobredosis de analgésicos fuertes se triplicó en una década, reportó el martes el gobierno estadounidense, una tendencia que un funcionario de salud calificó como una epidemia, pero una que puede ser detenida

Analgésicos que requieren receta médica como OxyContin, Vicodin y metadona ocasionaron la muerte de casi 15 mil personas en el 2008, entre ellas el actor Heath Ledger. Eso es más de tres veces las 4 mil muertes por fármacos registradas en 1999.
«Se supone que tales analgésicos deben ayudar a la gente que tiene dolor grave», dijo el doctor Thomas Frieden, director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, agencia que emitió el reporte. «Sin embargo, son muy adictivos», señaló.
El reporte muestra que casi 5% de los estadounidenses de 12 años y mayores dijeron que abusaron del consumo de analgésicos en el último año, utilizándolos sin prescripción o simplemente para doparse.
Las muertes por sobredosis reflejan el aumento en la cantidad de analgésicos narcóticos que se recetan cada año, suficientes para dar a cada estadounidense un suministro para un mes, agregó Frieden.
Las prescripciones se incrementaron debido a que los médicos intentaban tratar de mejor forma el dolor y a que salieron al mercado nuevos analgésicos.
Frieden y el director antinarcóticos de la Casa Blanca Gil Kerlikowske dijeron que los estados necesitan tomar acciones incisivas para revertir la ya añeja tendencia.
Los estados supervisan las prácticas de prescripción y pueden monitorear rigurosamente las recetas y tomar medidas duras contra el «peregrinajes médico» por parte de pacientes, señaló Frieden.
Los médicos deberían limitar las prescripciones (proporcionando suministro sólo para tres días en caso de dolor agudo, por ejemplo) y buscar tratamientos alternativos, indicó.
«Para el dolor crónico, los narcóticos deberían ser el último recurso», agregó.
Un plan federal antifármacos anunciado este año exige programas estatales para rastrear recetas. Todos los estados, salvo Misuri y Nueva Hampshire, los han aprobado, dijo Kerlikowske. Pero varios de los estados no los han establecido todavía o los doctores no los están utilizando suficientemente para revisar las recetas pasadas de sus pacientes, señaló.
«La epidemia de abuso de fármacos con receta de Estados Unidos no es un problema que va a resolverse de la noche a la mañana, pero al mismo tiempo, no estamos imposibilitados», agregó Kerlikowske, quien instó a los pacientes a deshacerse de analgésicos que no requieren o que caducaron para que no se les dé un mal uso.
Algunos estados están tomando medidas. A inicios de octubre, un médico en California fue sentenciado a prisión por vender ilegalmente recetas de analgésicos y barbitúricos por decenas de miles de dólares. Ohio exige ahora que las clínicas para el dolor sean certificadas por el estado, y limita la cantidad de píldoras que pueden ser distribuidas en clínicas.
En total, hubo 36 mil 450 sobredosis fatales en el 2008, incluidos casos accidentales y suicidios en los que estuvieron involucradas drogas como heroína y cocaína junto con medicamentos con receta. Aproximadamente tres cuartas partes de las muertes por medicamentos involucraron analgésicos narcotizantes.
Ese fue el año en que Ledger falleció por una sobredosis accidental de analgésicos y sedantes. Pocos meses después, una niña de 12 años del suburbio de Nueva York sufrió una sobredosis por metadona que compró a un niño de 15 años.

Share