Según Estudio desempleados perderán ayuda económica

Según Estudio desempleados perderán ayuda económica

Perderán

Unas 12 millones de personas en Estados Unidos agotarán en diciembre sus ayudas por desempleo sin que estén previstos nuevos beneficios, anticipó un informe, en medio de un recrudecimiento de la pandemia en el país y restricciones que pueden asestar un nuevo golpe a la economía. El 26 de diciembre vencerán dos beneficios que han ayudado a millones de hogares a mantenerse a flote durante el imprevisto embate financiero de este año: el Pandemic Unemployment Assistance (PUA), que ha dado el subsidio por desempleo a trabajadores independientes, y el Pandemic Emergency Unemployment Compensation (PEUC), que ha sido un colchón para quienes han agotado ya los beneficios de su estado.
“De acuerdo con el número de personas que están recibiendo beneficios federales y estatales estimamos que 12 millones de trabajadores estarán en al menos uno de los programas (aprobados por el) CARES Act —PUA y PEUC— cuando los fondos expiren el 26 de diciembre”, precisó el grupo de corte progresista Century Foundation.
Ese dinero fue aprobado dentro del masivo paquete de ayudas federales en marzo pasado. Desde entonces, todos los beneficios han vencido progresivamente sin que la Casa Blanca o los republicanos y demócratas del Congreso hayan podido ponerse de acuerdo para aprobar nuevos fondos.
El informe estimó que 7.3 millones de trabajadores se quedarán el 26 de diciembre sin las ayudas del PUA, es decir, las personas que trabajan de forma independiente. Asimismo, otras 945,000 perderán ese beneficio en los próximos días. Y 4.6 millones de personas agotarán el 26 de diciembre los beneficios del PEUC, que hasta el momento los han cubierto tras acabarse las ayudas estatales.
Incertidumbre laboral mientras recrudece la pandemia
El panorama para los trabajadores desempleados se ha tornado más sombrío en las últimas semanas, en medio del acelerado repunte de los contagios y los anuncios de nuevas restricciones que pueden afectar el funcionamiento de comercios, restaurantes y escuelas en todo Estados Unidos.
El país superó este miércoles el sombrío hito de 250,000 personas fallecidas a causa del covid-19 y la negativa del presidente Donald Trump a reconocer su derrota electoral tiene en vilo los planes del mandatario electo, Joe Biden, quien le ha urgido cooperar para evitar la muerte de más personas durante lo que expertos anticipan será un crudo invierno.
Otro paquete de ayudas económicas probablemente quedará para después de que Biden asuma el cargo el 20 de enero.
“El que se agoten (los beneficios por desempleo) amenaza con quitar la alfombra debajo de una economía que ya ha visto a millones de trabajadores perder sus beneficios por desempleo estatales este otoño. La mayoría de los trabajadores comenzó a recibir los beneficios por desempleo de su estado en marzo o abril y, desde entonces, estas ayudas típicamente se acaban a las 26 semanas, por lo que los beneficios de estos trabajadores están llegando a su fin”, dijo el informe firmado por Andrew Stettner y Elizabeth Pancotti.
Decenas de miles de voluntarios para la vacuna. Los especialistas dejaron claro que para detener de manera definitiva la propagación del covid-19 es imprescindible crear una vacuna. Países, personas y compañías han dedicado recursos para lograr esta vacuna en todo el mundo, pero para esto los voluntarios en los estudios clínicos son indispensables. En la fotografía Jennifer Haller, de Seattle, recibe la primera inyección de una vacuna experimental en Estados Unidos, fabricada por Moderna.
Un gesto de humanidad en medio de la violencia. Las protestas raciales sacudieron este año decenas de ciudades en Estados Unidos y el mundo. A mediados de junio, en Londres, una manifestación se convirtió en un infierno cuando grupos antirracistas se encontraron con manifestantes de extrema derecha. En una de las refriegas, un hombre blanco quedó atrapado y a merced de los ataques pero Patrick Hutchinson, un hombre negro, lo cargó sobre su espalda y lo puso a salvo.
Un sorpresivo aporte al medio ambiente. El año del covid-19 ha disminuido la contaminación del aire y del sonido, dando así un necesario respiro para la naturaleza. En la fotografía, un grupo de cabras deambulan por en pueblo de Gales, Reino Unido, vacío por el confinamiento.
Honores a Ruth Bader Ginsburg. La magistrada falleció a mediados de septiembre a los 87 años y de costa a costa miles recordaron sus aportes a la sociedad estadounidense. Muchos encontraron en el famoso cuello de encaje de Ginsburg un símbolo de su lucha por las minorías en la Corte Suprema. Esta fotografía muestra la escultura ‘niña sin miedo’ de Nueva York con ese cuello blanco cuando se celebraban los funerales de Estado para Ginsburg en Washington DC.
El reencuentro entre vecinos. Algunas ciudades tuvieron períodos de confinamiento largos y los balcones y ventanas se transformaron en el centro social. Conciertos, conversaciones, fiestas y manifestaciones se realizaron sin salir de casa. En la fotografía un cuarteto toca en un balcón y los vecinos disfrutan y bailan la presentación. Barcelona, España, 5 de abril.

Share