Si tienes que trabajar desde casa a causa del coronavirus, ten esto en cuenta

Si tienes que trabajar desde casa a causa del coronavirus, ten esto en cuenta

trabajar

Los expertos coinciden en que el coronavirus está poniendo a prueba la idea del teletrabajo a una escala sin precedentes. Esta puede ser una gran oportunidad para extender formas de trabajo quizá más eficientes y amables con el medio ambiente, y comprobar hasta qué punto las empresas están verdaderamente preparadas para ello.
Del dicho al hecho, sin embargo, hay mucho trecho: solo 29% de los trabajadores estadounidenses dijeron que tenían esa opción, en un sondeo elaborado por el departamento de estadísticas de trabajo de EEUU en 2018 y citado por Bloomberg. Por supuesto, trabajar en remoto no es una opción en una gran variedad de sectores, como el sanitario o la restauración. En otras industrias, el virus ha expandido ya el teletrabajo y, previsiblemente, lo seguirá haciendo en las próximas semanas o meses.

Microsoft pidió a miles de trabajadores en el área de Seattle que trabajen desde casa. Facebook hizo lo propio con sus empleados en el área de la Bahía de San Francisco, al igual que el gigante del comercio electrónico Amazon y que Google, que recomendó esta semana a todos sus empleados en las 19 oficinas que la compañía tiene en EEUU y Canadá quedarse en casa durante el mes de marzo.
La consultora de innovación Opinno señala en su manual sobre cómo teletrabajar de forma más eficiente la importancia de que esta situación de emergencia se convierta “en una oportunidad y en un impulso para transformar la manera en cómo trabajamos, al mismo tiempo que cuidamos lo más importante: la salud de nuesim
tros trabajadores”.
Para algunos, este inesperado cambio de escenario será una bendición porque los librará de reuniones eternas e improductivas, batallas por el control del termostato en la oficina y les permitirá disfrutar del silencio y paz del hogar. Para otros, esos mismos factores quizá sean difíciles de sobrellevar y se sientan solos y poco preparados para quedarse todo el día en casa.
Compartimos algunas sugerencias para hacerlo más llevadero:

1.- Cuidar el espacio de trabajo

La luz es un elemento fundamental para mantener la productividad
Esta es una cuestión fundamental y no siempre fácil de resolver, ya que no todo el mundo dispone de una habitación extra para dedicarla a la oficina. En este caso, es importante habilitar un espacio que permita estar tranquilo y separado (todo lo que se pueda) de las zonas de tránsito y del para marcar una distancia física y psicológica una vez concluya la jornada de trabajo.
La luz, preferiblemente natural, es un elemento fundamental de productividad y satisfacción laboral, recuerdan desde Actiu, una empresa especializada en crear espacios de trabajo. Cuidar de este aspecto potencia el bienestar, aumenta la creatividad y facilita el desarrollo de las tareas de forma más ágil y eficaz. Una buena mesa y una silla también son elementos importantes.

2.- Herramientas útiles: Las herramientas y apps lo ponen muy fácil

Hay mil una herramientas que facilitan el contacto y el trabajo en remoto. Entre las más extendidas está Slack, una plataforma que permite una comunicación fluida a través de chats de grupos, intercambio de documentos o llamadas, entre otras funcionalidades. Un rival de Slack es la aplicación de mensajería Flock, de origen indio, y en plena expansión internacional. Yac es una startup que permite intercambiar archivos de audio, y su uso está al alza.
Para llevar un control de los horarios puede usarse Toggl, una herramienta gratuita de productividad que sirve para apuntar las horas de trabajo, analizarlas y reorganizarlas si alguien está desbordado. En cuanto a las reuniones, entre las herramientas más usadas para encuentros y entrevistas de trabajo remotas se encuentran Zoom, con varias funcionalidades gratuitas, y Skype, propiedad de Microsoft, además de Google Hangouts.
Si tu trabajo requiere hacer llamadas de larga distancia dispones de multitud de herramientas gratuitas a tu alcance: Google Hangouts, WhatsApp y Skype se encuentran entre ellas.

3.- ¿Y los niños? Recurrir a abuelos no es una buena idea

Algunos centros escolares han cerrado sus puertas para tratar de frenar la propagación del virus, y es muy probable que se sumen muchos más. Los niños mayores quizá puedan arreglárselas solos, pero los pequeños requieren atención, por lo que es fundamental conseguir un mayor nivel de flexibilidad y comprensión por parte de los empleadores y medidas que ayuden a la conciliación y que faciliten que los cuidadores puedan hacer turnos.
Recurrir a los abuelos, quien los tenga, no es una buena idea en este caso ya que las personas mayores se encuentran entre la población más vulnerable frente a covid-19, y los niños son grandes propagadores del virus.
Por otra parte, conviene recordar a otros miembros de la familia, niños y mayores, que aunque estés en casa, estás trabajando y no tienes disponibilidad para preparar la comida o hacer la colada.

4.- Mantener la salud mental Sigue el mismo horario que tenías en la oficina

Trabajar desde casa puede ahorrar distracciones e incluso incrementar la productividad pero también producir una gran sensación de soledad, en particular en un momento como este en el que para combatir el virus es importante la distancia física entre las personas.
Para mantener la salud mental puedes llamar por celular a amigos o familiares, salir a la naturaleza (si tienes opción) o hacer una pausa para ejercitarte. Hay cada vez más herramientas y apps para hacer rutinas de ejercicio o practicar actividades como yoga o pilates online, como YogaGlo. Puedes aprovechar también para ponerte en forma con las rutinas HIIT de Univision.
Mantener un horario que te permita comenzar y terminar la jornada laboral como si estuvieras en la oficina es una pieza básica para mantener la salud mental, y también no usar el teletrabajo como excusa para descuidar la productividad.

Share