<!--:es-->Tantito de esto, tantito de aquello…
 
Entre sobras y revoltijos. Aprovecha las sobras que guardas en el refri para armar un buffet de delicias recicladas<!--:-->

Tantito de esto, tantito de aquello… Entre sobras y revoltijos. Aprovecha las sobras que guardas en el refri para armar un buffet de delicias recicladas

Cuando llega el jueves o viernes es probable que al abrir el refrigerador lo encuentres lleno de «tantitos»…

…Tantito mole que quedó del lunes, tantitos frijoles del martes, tantita carne asada del sábado anterior, tantita salsa, tantitas tortillas… ¿Qué hacer con todo esto?

Los revoltijos son una forma de no desperdiciar nada de lo que queda en la cocina y ofrecerle un mismo platillo a la familia, pero con una nueva presentación.

Rodolfo Onofre, chef ejecutivo del Instituto Regiomontano de Hotelería (IRH), destaca que con un poco de imaginación se pueden lograr menús completos.

«Los chilaquiles son un revoltijo por excelencia. Los hacemos con tortillas y salsas, y si tenemos pollo, le agregamos; si hay huevo, se lo ponemos, en fin, no hay límites de qué ponerles», dice.

«Otro revoltijo famoso son los molletes, pues en éstos aprovechamos el pan y los frijoles que tenemos en casa, y para prepararlos no necesitamos tener mucha cantidad de ingredientes».

Onofre señala que en tiempos de no desperdiciar hay que atreverse a combinar lo que va quedando de comidas anteriores.

«Hay personas a las que no les gusta comer sobras, y para esto es necesario cambiarle la cara a los platillos para que luzcan diferentes y se antojen de nuevo», comenta.

La carne asada, explica Onofre, generalmente recalentada ya no queda bien pues está seca, por eso es ideal prepararla en un caldillo con salsa; las tortillas duras quedan perfectas si se usan en chilaquiles, pues se tostarán más rápido; y los frijoles tendrán una nueva presentación como albóndigas.

El chef destaca que a la hora de preparar un revoltijo se vale revolver de todo, aunque sólo debe tenerse cuidado al sazonar, especialmente si es con sal, pues como son platillos previamente preparados, es posible que no requieran nada extra.

Chilaquiles montados

1 porción
Tiempo de elaboración: 15 minutos
Grado de dificultad: bajo

· 1/2 cucharada de aceite vegetal
· 1 cucharada de cebolla fileteada
· 50 gramos de totopos
· 1/2 taza de salsa de molcajete preparada al gusto
· 1 cucharada de queso fresco rallado
· Sal y pimienta negra molida (en cantidad al gusto)
· 30 gramos de pollo desmenuzado
· 1 huevo frito estrellado

Preparación:

En una sartén con el aceite caliente, acitronar la cebolla e incorporar los totopos, la salsa y el queso. Sazonar con sal y pimienta. Cocinar por tres minutos.

Para servir, colocar en un plato con el pollo encima y, sobre éste, el huevo previamente frito. Se sugiere acompañar con frijoles refritos.

Caldillo ranchero

2 porciones
Tiempo de elaboración: 30 minutos
Grado de dificultad: bajo

· 1 cucharadita de aceite vegetal
· 150 gramos de carne asada de un día anterior cortada en cubitos
· 3 cebollas de rabo picadas
· 2 papas cortadas en cubos grandes
· 1 taza de salsa de molcajete preparada al gusto
· 1/2 taza de frijoles refritos
· 2 tazas de agua
· 1/2 manojo de cilantro fresco picado

Preparación:

En una sartén con el aceite caliente, saltear la carne por un minuto. Agregar la cebolla y las papas.

Ahora añadir la salsa y los frijoles. Dejar hervir por tres minutos e incorporar el agua. Dejar en el fuego hasta que las papas estén cocidas.

Sazonar con el cilantro unos minutos antes de llevar a la mesa. Servir en plato hondo.

Albóndigas de frijol

2 porciones
Tiempo de elaboración: 25 minutos, más refrigeración
Grado de dificultad: bajo

· 1 taza de frijoles cocidos sin líquido
· 2 cucharadas de cebollín picado
· 1 cucharada de cilantro fresco picado
· 1 yema de huevo
· 6 cubos medianos de queso panela
· 1 taza de harina
· 1 huevo
· 1 taza de pan molido
· Aceite vegetal (el necesario)

Preparación:

En el procesador de alimentos o licuadora, licuar los frijoles sin líquido hasta formar una pasta. Incorporar el cebollín, el cilantro y la yema.

Formar bolitas medianas con la mano, añadiendo un cubo de queso en el centro de cada una. Ya listas, refrigerar por una hora.

Colocar por separado la harina, el huevo y el pan molido en platitos. Retirar las albóndigas del refrigerador y pasar cada una por la harina, luego por el huevo y, al final, por el pan. Freír en una sartén con abundante aceite hasta que estén doradas.

Recetas proporcionadas y elaboradas por Rodolfo Onofre, chef ejecutivo del Instituto Regiomontano de Hotelería (IRH).

Molletes de mole

4 porciones
Tiempo de elaboración: 20 minutos
Grado de dificultad: bajo

· 4 bolillos, medias noches o panes franceses
· 1 taza de frijoles refritos
· 1 taza de mole con pollo (de alguno que se tenga preparado)
· 1 taza de queso chihuahua rallado

Preparación:

Abrir los panes por la mitad y untar los frijoles en ambas tapas.

Añadir un poco de mole a cada uno y espolvorear con el queso.

Acomodar en una charola para hornear y llevar al horno por 15 minutos a 200 grados centígrados o hasta que el queso haya gratinado por completo. Servir con una ensalada verde.

Receta proporcionada y elaborada por Tere Valdez, instructora de cocina.

No los tires

Conoce qué otras opciones tienes para aprovechar la comida que hay en el refrigerador:

· Tortillas duras: Totopos, chilaquiles y migas con huevo
· Queso: Guisado en salsa, en quesadillas o sincronizadas
· Frijoles: Molletes y enfrijoladas
· Pollo o deshebrada: Tostadas y tacos

Share