Terminó Conferencia del Sida

MEXICO – La XVII Conferencia sobre el Sida que terminó hoy en México sirvió para rever lo actuado y planificar para el futuro, pero también para señalar los asuntos pendientes, alertar sobre la lejanía de las metas de acceso universal al tratamiento previstas para 2010 y el compromiso de reforzar la prevención como método más eficaz para frenar la pandemia que afecta a 33 millones de personas. “No estamos en el buen camino para cumplir las metas de acceso universal”, establecida en 2006 para 2010, lamentó el mexicano Luis Soto, uno de los copresidentes de la cumbre, durante la ceremonia de clausura de la cumbre que recibió a 22.000 participantes de 180 países.

“Aún duplicando el número de pacientes en tratamiento sería insuficiente para alcanzar la universalización”, subrayó a su vez el argentino Pedro Cahn, el otro copresidente del encuentro.

Ambos expertos se unieron a la advertencia de líderes como el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton, entre otros, lanzada durante el encuentro.

Los presidentes del encuentro también coincidieron en que la conferencia ha resultado un éxito, la mejor de todas según Soto, pero aseguraron que “nadie puede considerarse un observador silencioso del dolor y el sufrimiento de los demás”.

Especialmente, señalaron, tratándose de una enfermedad prevenible, por lo que ha llegado el momento de conseguir los recursos para lograr la prevención y el tratamiento para todos los infectados.

“Vuelvan a casa y hablen de esto: ‘Accion universal ya’”, reclamó Cahn a los miles de participantes de todo el mundo citando el lema de esta cumbre.

Sin embargo, algunos participantes como el nuevo presidente de la Sociedad Internacional de Sida (IAS, por su sigla en inglés), el argentino Julio Montaner, fueron más duros al señalar los pendientes.

Montaner firmó hoy que falta “voluntad política” para controlar la pandemia global. “Con una terapia antirretroviral gratuita y óptima, políticas de prevención y un testeo agresivo, se podría controlar la epidemia en muy poco tiempo; si no lo hacemos es porque falta voluntad política”, dijo en una entrevista con la agencia.

El nuevo presidente de la IAS, una asociación mundial independiente de expertos en VIH/sida, de la que es miembro desde 1988, es autor de más de 300 publicaciones científicas sobre la enfermedad y es director del British Columbia Centre for Excelence in HIV/AIDS de Canadá, entre otros méritos.

Montaner tomó hoy y para los dos próximos años, el timón de la IAS, en el último día de la XVII Conferencia Internacional sobre Sida que se ha celebrado en México. La cita ha reunido en la capital mexicana a científicos, expertos y activistas de todo el mundo desde su apertura el pasado domingo.

Montaner, que toma el relevo del también argentino Pedro Cahn, consideró que el encuentro se cierra con un balance muy positivo.

“Hemos logrado que más del 50 por ciento de participantes sea la primera vez que participan en una conferencia internacional de sida, hemos reclutado una generación completamente nueva para la lucha contra la enfermedad”, apuntó el investigador.

“Esto es extremadamente importante en este momento en el que nos damos cuenta de que ésta es una epidemia que va a estar con nosotros a largo plazo”, añadió.

La conferencia ha servido también para “prender la luz en Latinoamérica sobre la

epidemia”, donde los exámenes de detección del mal son escasos para las posibilidades que existen, según Montaner.

“Teniendo tests rápidos, que se pueden hacer en un minuto, en cualquier lugar, que no tienen necesidad de tecnología muy complicada, las campañas de testeo se podrían hacer mucho más intensas, agresivas y diseminadas”, apuntó Montaner.

El gran número de individuos afectados por el VIH sin saberlo es “un agujero muy significativo” en la estrategia internacional para combatir la pandemia, dijo también.

El camino contra ella pasa por el tratamiento antirretroviral a los pacientes infectados y por la adopción de medidas y legislaciones que protejan a los grupos más vulnerables.

Por ello, Montaner abogó por el uso de armas profilácticas preventivas en sectores como los de trabajadores sexuales, la comunidad homosexual y los drogadependientes.

Share