<!--:es-->¿Trabajar en horario de oficina engorda?<!--:-->

¿Trabajar en horario de oficina engorda?

Trabajar de 9 a 18 engorda. El clásico horario de oficina, tan típico de hoy en día, quizás sea la causa del aumento en el nivel de obesidad que se registra a nivel mundial, concluyó un estudio.
Los autores de la Universidad de Montreal (Canadá) explicaron que en los últimos 30 años los trabajadores de oficina se volvieron menos activos y esta parece ser la causa del fuerte aumento del sobrepeso y la obesidad. Sus hallazgos fueron publicados en la revista Preventive Medicine.
Kilos que matan
El sobrepeso y la obesidad son dos problemas de salud de gran importancia hoy en día. La Organización Mundial de la Salud calcula que 1000 millones de personas sufren de sobrepeso y 300 millones de obesidad. Incluso 42 millones de chicos de menos de cinco años ya desarrollaron un sobrepeso.
Estas patologías son muy importantes porque aumentan marcadamente el riesgo de desarrollar múltiples problemas de salud, como enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, depresión, artrosis, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer.
Trabajo y sobrepeso
Carl-Étienne Juneau, el autor principal, presentó a los voluntarios un amplio cuestionario con preguntas sobre sus hábitos y el estado de salud, incluyendo la posible presencia de sobrepeso y obesidad. El especialista concluyó que la falta de actividad física en el horario de trabajo parece seruna de las causas del aumento en el nivel de obesidad que se registró entre 1978 y 2004.
“Hoy en día la gente come mejor y hace más ejercicio que en la década de 1970, pero la tasa de obesidad continúa en aumento. Considero que esto se puede atribuir a cómo está organizada actualmente la vida profesional”, dijo el autor.
Las soluciones posibles
Juneau dijo que para combatir la inactividad es importante integrar el deporte, el trabajo y el transporte. Por ejemplo, serían buenas medidas caminar o ir en bicicleta al trabajo, y hacer un poco de actividad física todos los días en vez de concentrarla en una par de sesiones intensas por semana. El autor sugirió ir a dar una vuelta durante los descansos o subir las escaleras en vez de tomar el ascensor.
El autor concluyó que es fundamental promocionar el ejercicio para que más adultos y niños lo incorporen a su rutina diaria.

Share