<!--:es-->Tu cuerpo te habla
Aprovéchalo para superarte<!--:-->

Tu cuerpo te habla Aprovéchalo para superarte

Contracturas en el cuello, la espalda y cintura. Son algunos de los dolores y tensiones más frecuentes, que nos dicen que algo no va del todo bien en nuestra mente y emociones. Se trata de ‘mensajes sutiles’ del cuerpo que hay que aprender a leer e interpretar para corregir el problema de fondo que reflejan.

Tu organismo se expresa

¿Quieres mejorar tu salud y curar tus trastornos, conocerte más profundamente, mejorar tus relaciones, y cambiar lo que tengas que cambiar en tu vida para ser más feliz y equilibrado?. ¡Mírate al espejo y recupera la comunicación con tu propio cuerpo!.

«Aunque el encargado de hablar sea un órgano o cualquier otra parte, todo nuestro organismo se expresa a través de nuestra salud y cualquier desequilibrio afecta la totalidad», señala la psicóloga y terapeuta holística Alicia López Blanco, directora del Instituto Argentino Holístico y experta en expresión corporal.

Para la autora del libro El cuerpo tiene la palabra, si aprendemos a leer e interpretar los mensajes que nos envía continuamente nuestro organismo, a ‘escucharlo’, ello nos ayuda a llevar una vida más sana y satisfactoria, y facilitar nuestro desarrollo personal.

Aprende su idioma

Hay técnicas sencillas para aprender a captar los mensajes corporales.

Una de ellas consiste en recorrer el cuerpo con atención desde la cabeza a los pies y viceversa, efectuando un ‘inventario’ de las sensaciones. Una vez interiorizado, este recorrido puede realizarse varias veces por día, abriendo la posibilidad de registrar los mensajes que envía el cuerpo.

Otra opción radica en intentar, unos minutos y todas las veces al día que sea posible, prestar atención y preguntarnos, ¿cómo siento mi cuerpo en este momento?, ¿qué emoción registro?, ¿en qué parte?, ¿en qué órgano?, ¿cómo la experimento?.

«Todo síntoma expresa un conflicto y reclama algún cambio por parte del afectado como agente de su propia curación», dice Alicia López Blanco.

Aunque cada persona tiene sectores corporales u órganos con mayor o menor predisposición a ‘hablar’, dependiendo de su carga genética o hereditaria, interacción con el entorno, historia personal y autoestima, hay una serie de síntomas que son más generales y frecuentes, expresan ciertos problemas y requieren correcciones puntuales.

Síntomas Corporales

La experta explica cuáles son algunos de los síntomas corporales más frecuentes, qué tipo de conflicto reflejan y los elementos que conviene modificar para resolver la situación de fondo:

Contracturas en la zona del cuello

Este síntoma indica un conflicto con el grado de control que se tiende a ejercer con uno mismo y los demás.

Para solucionar el problema conviene mejorar la capacidad para considerar otros puntos de vista, la autoafirmación y confianza en uno mismo y la conexión con los propios sentimientos, emociones y sensaciones.

También hay que desarrollar la capacidad de ‘conectar’ con los demás y ponerse en su lugar, así como el respeto por los tiempos y capacidades de otras personas.

Dolor en la región lumbar

Las molestias lumbares indican un conflicto con la cantidad de responsabilidad que asume una persona, la cual puede estar sobrecargada o sufrir algún agobio.

Para resolver esta situación hay que desarrollar la capacidad de delegar y confiar en los otros y mejorar el reconocimiento y aceptación de los propios límites.

Tensión en la espalda

Este síntoma suele reflejar un conflicto con la capacidad de sostenerse, mantenerse en equilibrio y avanzar en la vida. La persona tiene la sensación de no estar contenida en la sociedad.

Para aliviar este problema es conveniente mejorar la seguridad en uno mismo y la confianza en los demás. Para ello hay que abordar todos los movimientos y cambios vitales que sean necesarios.

Share