Una organización busca cambiar a los  mexicanos “De Machos a Hombres”

Una organización busca cambiar a los mexicanos “De Machos a Hombres”

Cambiar

El empresario y activista Nicko Nogués empuja un reto urgente en este país donde cada día tres mujeres son asesinadas: reeducar al bando masculino que confunde la violencia, el sometimiento y el control como sinónimos de ser hombre y, para lograrlo, fundó el Instituto de Machos a Hombres.
La organización que opera desde hace un año y medio apunta a un cambio que parte de la convicción de su fundador de que todos los problemas actuales de la humanidad —del bullying al cambio climático — son consecuencia del machismo.

“El patrón de conducta del hombre occidental, blanco, conquistador, se basa en someter y controlar a otros pueblos, otras razas, otros países, el medio ambiente, el planeta… todo basado en la violencia”, explica en entrevista con este diario.
En el siglo XXI, esta creencia —observa — lleva a gestionar con agresiones a todo lo que se tiene delante: tú mismo, tu pareja, tu familia, tus relaciones, etcétera.

Esto se traduce estadísticamente en dramas a nivel global donde el 95% de los homicidios y el 75% de los accidentes son causa de los hombres. También son varones el 80% de los fumadores y el 95% de los suicidas en México.
“Hay mucho sufrimiento al querer sostener arquetipos de hombres basados en ejercer el poder y reprimir emociones”, precisa: violencia contra sí mismos, depresiones, guerras, conflictos, pandillas, trata de personas y, por supuesto, el crimen organizado con su cuota de sangre.
De Machos a Hombres busca “resignificar” los atributos de la masculinidad. Explica: si la fuerza, el control y el dominio significa para un macho hacer lo que te dé la gana, se debe enseñar que la fuerza está en otro lado: en mostrar tu inseguridad, tus dudas, en reconocer que no puedes con todo y que no lo sabes todo: eso implica mucho valor, mucha valentía.
Nogués y su equipo llevan estas nuevas enseñanzas a organismos no gubernamentales, al gobierno mexicano y en las empresas. ONU Mujeres, el Instituto Nacional Electoral, Natura, Facebook, Colgate Palmolive, Patagonia, Kalimori, Nike, Kimberly Klark, Coca Cola… donde se enfrentan con culturas muy arraigadas: en México el 76% de los directores de empresas son hombres.
“Hay resistencia en algunas personas: ponen en duda lo que decimos, desacreditan: hay miedo a perder el poder y lo que queremos es que entiendan que imponer no es poder, que hace falta empatía y delegar”, comenta. “Pero también hay apertura”.
El trabajo de cambio es lento. Aún así, Nogués se siente realizado porque aplica sus conocimientos. De padre catalán y madre colombiana de origen alemán, llegó a México contratado por una empresa estadounidense de publicidad que dejó, cuando se dio cuenta que ayudaba a vender productos que no hacían una mejor sociedad.
Entonces fundó su propia compañía (Is a Miracle) que empuja ventas de otras “con responsabilidad social”. A la par dirige De Machos a Hombres para reeducar las masculinidades con cursos de capacitación en donde hacen reflexionar sobre algunos principios.
Sobre el poder de las palabras; la importancia de cuestionar los privilegios, la pornografía, la reconstrucción del genero, la vulnerabilidad, la frágil masculinidad, el poder de la paternidad, la responsabilidad sexual y el liderazgo hegemónico.
“Después de esto los empujamos a resultados que se puedan medir”, detalla Nogués: número de hombres y mujeres en formaciones, protocolos para denunciar acosos, ascensos, entre otros parámetros.

De Machos a Hombres no pretende que después de una capacitación no haya más machismo: lograrlo es un trabajo permanente, de todos los días y de coparticipación de hombres y mujeres (también hay machismo en mujeres). Sin embargo, está convencido que es un comienzo.

Share