Unas 100,000 mil audiencias en cortes de inmigración  fueron canceladas por el cierre parcial del gobierno

Unas 100,000 mil audiencias en cortes de inmigración fueron canceladas por el cierre parcial del gobierno

Audiencias

El cierre parcial del gobierno canceló unas 100,000 audiencias en las cortes de inmigración y están siendo reprogramadas. Los afectados, en muchos casos, deberán esperar meses o años para ver a un juez que decida sus futuros en Estados Unidos.

“Los últimos datos disponibles de los tribunales de inmigración indican que, a partir del 1 de febrero, “aún estaban recuperándose tras el cierre parcial”, indica un informe elaborado por el Centro de Información y Acceso de Registros Transaccionales (TRAC) de la Universidad de Syracuse, en Nueva York.
Pero advierte que “aún es demasiado pronto para obtener una lectura precisa de cuánto más pudo haber crecido el retraso o de cuánto más se demorarán los tribunales antes de que las audiencias canceladas puedan ser reprogramadas”.

El cierre parcial del gobierno se registró entre el 22 de diciembre del año pasado y el 26 de enero, luego que el presidente Donald Trump rechazó un proyecto de ley de presupuesto de lo que restaba para el año fiscal 2019 porque el legislativo no le asignó $5,700 millones que exigía para construir su muro en la frontera con México, una de sus principales promesas de campaña.

Los números
El TRAC señala que, de acuerdo con datos disponibles hasta el momento, “entre 80,051 y 94,115 audiencias pueden haber sido canceladas” durante el cierre parcial.

Sin embargo, agrega, “muchas entradas para audiencias programadas que no se llevaron a cabo aún no se han marcado o clasificado como canceladas en los registros del tribunal, lo que deja cierta incertidumbre en el recuento final”.

Además, el centro indica que el cierre también afectó la presentación de nuevas audiencias o casos, los que deberán sumarse a la lista de reprogramaciones.

A mediados de enero Univision Noticias reportó que el cierre había afectado, a ese momento, poco más de 42,000 casos. Y que, si continuaba hasta finales de mes, el número de casos afectados pasaría de los 100,000.

Atasco gigantesco
La reprogramación de casos se verá afectada por una acumulación de casos que ya supera los 800,000 expedientes, sin contar otros 350,000 casos que fueron reabiertos el año pasado por el entonces fiscal general, Jeff Sessions, tras anular el poder de los jueces de cerrar administrativamente casos de deportación de extranjeros que no representan una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos.
Las reprogramaciones de “algunas audiencias pueden demorar los casos tres o más años, dependiendo”, advirtió en enero la jueza Dana L. Marks, presidenta honoraria y vocero de la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración (NAIJ).

El TRAC reporta que a la fecha las cortes de inmigración tienen acumulados 829,608 casos.

La crisis causada tanto por el cierre como por el atasco de expedientes no solo impacta en los tiempos de espera, sino también el trabajo del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que presiona por la emisión de órdenes de deportación, indica el centro.

Añade que la reprogramación de grandes volúmenes de audiencias también es un factor para tener en cuenta en las nuevas demoras.

Amenaza latente
El futuro inmediato se complica aún más “a menos que haya una caída dramática en los arrestos y acciones de deportación iniciadas por las autoridades federales durante el período del cierre”, indica el TRAC. “Pero parece que hay un número considerable de nuevas presentaciones aún por registrar y reflejar en la carga de trabajo de los tribunales”, señala.

Eso significa que las demoras crecerán y miles de inmigrantes que aguardan su día en corte deberán armarse de paciencia y seguir esperando.

Antes del cierre parcial las cortes de inmigración manejaban entre 20,000 y 25,000 nuevos casos aproximadamente. En el mes de enero las órdenes de deportación emitidas por los jueces cayeron a menos de 5,600.
“Tsunami” de renuncias

A la cancelación de miles de casos debido al cierre y la acumulación de más de 800,000 expedientes se suma un “tsunami” de renuncias de jueces y personal de las cortes de inmigración debido a la política migratoria de tolerancia cero de Trump.

“Habíamos estado prediciendo que se produciría un verdadero tsunami de jubilaciones debido a la creciente presión ejercida sobre los jueces”, dijo Marks la semana pasada a Univision Noticias. “Los jueces están obligados a concluir más casos de forma más rápida que nunca y con menos apoyo” ,agregó.

Abogados de dijeron que el retiro de jueces y personal de los tribunales de inmigración se ha incrementado desde mediados del año pasado, cuando el exfiscal general Sessions impuso el sistema de cuotas y retiró a los jueces el poder de cancelar administrativamente los casos de deportación de extranjeros que no representan una amenaza para la seguridad pública o nacional de Estados Unidos.

La Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) había advertido el año pasado que la política migratoria de Trump estaba poniendo en riesgo el debido proceso.

AILA señaló que el Congreso aprobó más dinero para financiar los tribunales de inmigración, pero en vez de trabajar para mejorar los defectos estructurales, el gobierno de Trump “está debilitando su función con cuotas numéricas sin precedentes y obligan a que muchos jueces apresuren los casos para proteger sus puestos de trabajo”.

Share