<!--:es-->Unen sus vidas Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera<!--:-->

Unen sus vidas Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera

Toluca, Estado de México.- El Gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, y la actriz Angélica Rivera se convirtieron en marido y mujer tras dar el sí hoy frente al altar de la Catedral de Toluca.

Al salir de su enlace matrimonial, la actriz lanzó su ramo de rosas blancas a la gente que se dio cita afuera del templo.

Las ganadoras fueron las vecinas Ángeles Mejía, Perla Uscanga y Geraldine Jáuregui, quienes arribaron al recinto desde temprano.

Los recién casados salieron después de una misa de una hora con 20 minutos de duración y caminaron unos 100 metros por la calle de Independencia, frente a la Catedral de Toluca, donde saludaron a los asistentes.

Abandonaron el centro de la Capital mexiquense en un Passat negro adornado con flores blancas, con rumbo a la Casa de Gobierno mexiquense, donde se efectuará la recepción.

A las 13:40 horas los ya esposos arribaron a la sede donde despacha Peña, la cual permanece resguardada por policías estatales.

La pareja viajaba en la parte trasera del vehículo, custodiado por tres camionetas con escoltas y que más temprano trasladó a la novia hasta la Catedral.

Hasta el arribo de los esposos no se había visto la llegada de invitados por la entrada principal.

Para la boda religiosa, Peña Nieto arribó en punto de las 11:55 horas al recinto, mientras que la protagonista de Destilando Amor llegó 5 minutos después.

El Mandatario mexiquense entró con sus dos hijas, Paulina y Nicole, y las tres de la actriz, Sofía, Fernanda y Regina. A las 11:45 arribó su madre, Socorro Nieto de Peña.

Posteriormente, Rivera llegó acompañada del hijo de Peña, Alejandro.

El arribo de los novios fue el único momento en que la puerta central de la Catedral se abrió, los otros 40 invitados ingresaron por un acceso lateral.

Peña se tomó cerca de dos minutos para saludar a la concurrencia que se apostó en torno a la iglesia, fuertemente resguardada con vallas y policías, y Rivera siguió de largo en su camino hacia el altar, repartiendo sonrisas.

Los primeros invitados arribaron atípicamente, a bordo de un elegante camión blanco.

Familiares de los novios, vestidos formalmente, descendieron del autobús y caminaron rápidamente hacia la Catedral, sin hacer caso a los fotógrafos que les pedían posar.

Graciela Mauri, una de las amigas de «La Gaviota», enfundada en un ajustado vestido dorado, se encontraba dentro del primer convoy de invitados.

La Catedral de Toluca cuenta con otros dos accesos, por lo que no se descarta que otros invitados pudieran entrar por ellas, sin ser vistos.

El primero en llegar fue el secretario particular del Mandatario, Erwin Lino, quien esperó durante 30 minutos al autobús en el que viajaban los invitados, entre los que se encontraban Cecilia Peña Nieto y algunos otros amigos y familiares.

El único integrante del Gabinete estatal que arribó al lugar fue Luis Miranda, Secretario general de Gobierno.

La boda se desarrolló a puerta cerrada.

«No recuerdo un hombre tan guapo al frente del Gobierno, me encanta, es lindo, trabajador, se ve que la quiere mucho (a Rivera)», comento una chica de nombre Miriam.

Presume Gaviota su vestido

El misterio del vestido de novia, diseñado por Macario Jiménez, de Angélica Rivera, se reveló a las 12:05 horas, cuando arribó a la Catedral de esta ciudad, descendiendo de un vehículo negro, adornado con moños.

Luciendo un vestido perla y cargando ella misma su cola, «La Gaviota» arrancó una lluvia de flashes de los reporteros gráficos y silbidos y aclamaciones del público reunido para atestiguar su enlace con el Gobernador del Estado de Mexico, Enrique Peña Nieto.

«Gaviota, haz feliz a nuestro Gobernador!», le grito una mujer.

Su paso fue rápido y apenas se dio tiempo para saludar a la prensa y sus seguidores.

Share