<!--:es-->Utiliza el poder de las flores para renovar tu fachada<!--:-->

Utiliza el poder de las flores para renovar tu fachada

Una de las formas más fácil de darle un nuevo toque a la apariencia de tu casa es cambiar el color de la puerta principal o de la entrada. A menudo, el proceso de preparación y pintura sólo demora un par de horas, menos tiempo del que toma sembrar tus canteros de flores.

Pero ¿de qué color se puede pintar la puerta? Debbie Zimmer, vocera del Instituto de Calidad de la Pintura (Paint Quality Institute), aconseja que uses como guía tus flores.

«Cuando los visitantes llegan a tu casa, ven la entrada y los canteros a la vez, por lo que sus colores deben ser coordinados», explica Zimmer. «Ten eso en cuenta cuando vayas a seleccionar el color de la pintura y cuando compres tus flores».

Si estás interesado en crear un color muy trabajado en la entrada de tu casa, es aconsejable comenzar con un diagrama de colores. Asumiendo que las flores sembradas son perennes, o que ya sembraste las anuales de esta época, ya tienes de tu lado una parte de la ecuación de color. Todo lo que debe hacer es decidir cuál color de puerta complementará la apariencia de la entrada de tu vivienda.

Una combinación «infalible» consiste en colores complementarios de alto contraste, ubicados directamente opuestos uno al otro en el diagrama de color: por ejemplo, rojo y verde, azul y anaranjado, o amarillo y violeta. Si la mayoría de las flores de tus canteros son rojas, un buen color para la puerta sería el verde oscuro. ¿Las flores son amarillas? Pues una puerta pintada de azul-violeta será ideal.

En dependencia del color de sus flores, podrías crear un patrón de color más complejo usando una paleta triple, con tres colores equidistantes entre sí en el diagrama de color. Por ejemplo, si tus flores son azules y amarillas, podrías pintar la puerta con un tono oscuro de rojo para lograr una tríada perfecta.

Por otra parte, si tus gustos gravitan hacia una parte del diagrama de color, entonces podrías inclinarte por un patrón de color análogo, en el cual todos los colores están emparentados. Digamos que si tus flores son rosadas, rojas y magenta, una puerta de rojo brillante completará el esquema.

Por supuesto, si te propones darle un giro totalmente nuevo a tus canteros de flores y a la pintura esta primavera, no habrá límites para tu esquema de color. Dedícale tiempo al diagrama de color para ver qué combinaciones son más atractivas, y luego decide el color con el cual pintarás la puerta, y cuál usarás en los canteros de flores.

«La primavera y el verano no durarán toda la vida, al igual que tus flores. Por ello debes planificar con vistas al día en que se caigan los pétalos seleccionando un color de la puerta principal que también sea atractivo fuera de temporada. Así la entrada a tu casa logrará una primera impresión excelente todo el año», concluye Zimmer.

Share