Viajar en tiempos del Coronavirus

Viajar en tiempos del Coronavirus

Viajar

Cuando el coronavirus apareció parecía el tema lejano de una provincia de China, pero a medida que se propagó y la OMS lo declaró como una pandemia, los sucesos se fueron acelerando. Además de la seria afectación que el Covid-19 está teniendo en la salud y en la vida diaria de millones de personas en todo el mundo, también los viajes y su planificación parecen haber quedado afectados: ¿Qué hacer, viajar o no?, ¿es mejor quedarse en casa?, ¿cómo toca proceder con los vuelos ya comprados?, ¿se puede reclamar? Por si fuera poco, el presidente de los Estados Unidos anunció que se prohibían los vuelos procedentes de Europa durante un mes, complicando aún más la situación.
¿viajar o
no viajar?

Ya no se trata de li-bertades individuales, sino de responsabilidad social.
Todos los ciudadanos somos clave en el control de la pandemia. La situación actual tiene una prioridad: aplanar la curva del coronavirus. Es lo que se ha dado a conocer en las redes sociales con el hashtag #FrenarLaCurva.

La idea es impedir que demasiadas personas se infecten a la vez, lo cual llevaría a la saturación del sistema público sanitario.

En ese sentido, una de las medidas a seguir es reducir al máximo los viajes y los desplazamientos porque, tal como recordaba hace pocos días Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, los movimientos de personas contribuyen a la propagación del virus.

En las redes sociales, cada vez hay más personas que buscan concienciar con el hashtag #YoMeQuedoEnCasa sobre la importancia de seguir las recomendaciones del Gobierno.

¿A quién afecta
la prohibición
de viajar a EEUU?

El presidente de Estados Unidos decidió suspender los vuelos procedentes de Europa para intentar frenar la propagación del coronavirus en su territorio.

De facto, es un cierre de fronteras a los ciudadanos del viejo continente.

Básicamente, se aplica a los extranjeros que han estado en alguno de los 26 países que conforman el Área Schengen de la Unión Europea en las últimas dos semanas y sólo Reino Unido e Irlanda quedaron excluidos de la contundente medida.

Las restricciones excluyen a los ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanentes y familiares de primera línea, aunque podrán ser derivados a determinados aeropuertos para una mejor evaluación.

¿Qué cubren las aseguradoras?

Con respecto a la asistencia en viaje, la Asociación Empresarial del Seguro (UNESPA), que cuenta entre sus asociados con grandes del sector, recuerda que “el seguro de asistencia sufragará las atenciones médicas que reciban aquellas personas aseguradas que resulten infectadas por el coronavirus durante un viaje, dentro de los límites fijados por el contrato”.

Las pólizas de asistencia suelen contemplar igualmente los gastos de desplazamiento, alojamiento y manutención de, al menos, un acompañante del paciente.

Más complicado es si de lo que se trata es de la cancelación del viaje. Como el coronavirus ha sido declarado como pandemia por la OMS, ya no se considera una causa mayor: enfermedad grave del asegurado o de un familiar de primer grado, accidente, fallecimiento, motivos laborales como despidos, prórroga del contrato, incorporación a un nuevo puesto de trabajo, convocatoria de un organismo oficial…

Las epidemias suelen aparecer en la inmensa mayoría de seguros de viaje en el apartado de exclusiones generales. Para que el seguro de viaje cubriera la cancelación del mismo por motivo del coronavirus, debería haberse contratado previamente la cláusula de “declaración de zona catastrófica o epidemia en el lugar del domicilio del asegurado o el del destino del viaje” y que esta no esté entre las exclusiones.

La alternativa es un seguro de “libre desistimiento”. Se trata de un tipo de póliza que permite la anulación del viaje sin una causa justificada; pero es un tipo de seguro que utilizan muy pocos viajeros por el elevado precio que suele tener.La compañía AXA puntualiza que en caso de que haya decisión oficial de cancelar todos los viajes desde/hacia España, su seguro “Free Plus”, que cubre el supuesto de libre desistimiento, dejaría de tener cobertura, dado que el supuesto de la imposibilidad de realizar el viaje, ya sea por imposición de cuarentena a su llegada a destino o que sean total o parcialmente restringidos, sería una imposición de las autoridades. Es decir, ya que no sería un libre desistimiento del viajero.

Vuelo cancelado, ¿y ahora qué?

Lo normal es que si una compañía decide cancelar una ruta por causa de fuerza mayor, queda descartada la posibilidad de una indemnización. Pero, debido a la situación actual, y con las recomendaciones de no viajar hechas por los gobiernos, la mayoría de aerolíneas han optado por flexibilizar sus políticas de devolución del coste de los billetes a viajeros con incapacidad para volar.

Anulación de hoteles

Malas noticias en lo que respecta a las reservas realizadas a hoteles: todo depende de qué tarifa se escogió para la reserva. Todas las grandes cadenas hoteleras tienen dos tipos de tarifa, la que incluye el reembolso (que suele ser algo más cara) y las que no (siempre más económicas). En el primer caso, no habrá problema en realizar la cancelación. En el segundo, lo más seguro es que se pierda el dinero. De todas formas, hay que ver qué ocurre en ade-lante y si las hoteleras se apuntarán a flexibilizar sus políticas de cancelaciones como también están haciendo las aerolíneas.
Donde sí hay cambios es en las nuevas tarifas. La mayoría de cadenas hoteleras están ofreciendo importantes descuentos en sus tarifas para incentivar nuevas reservas. Además, algunas marcas, como Hoteles Elba o Hoteles Meliá están ofreciendo cancelaciones 100% gratuitas.

Aún así, ¿qué sucede si tengo
que viajar por fuerza mayor?

China, República de Corea, Japón, Italia… son países a los que ahora mismo es complicado viajar. Pero ningún país está libre de coronavirus. Aún así, si hay que viajar por motivo de fuerza mayor (algo que deberá valorar cada cual), lo más importante será seguir una serie de consejos, que son los mismos que se deben seguir en el país de origen:

CONSEJOS:
Lavarse las manos con frecuencia (con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol eliminará el virus de las manos). Uso obligado de Mascarilla. Al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con la parte interna del codo o con un pañuelo. Después, lavarse las manos. Evitar tocarse la cara. Usar pañuelos desechables para eliminar secreciones respiratorias. Reducir, en la medida de lo posible, el contacto físico con otras personas.

Share