<!--:es-->Violencia escolar: cómo frenarla
…Tú puedes evitar que ocurra<!--:-->

Violencia escolar: cómo frenarla …Tú puedes evitar que ocurra

Con el último episodio de violencia escolar en una escuela secundaria de Tennessee, en el que un estudiante mató a tiros a otro, se renueva la polémica sobre cómo se llega a estos hechos y, sobre todo, el miedo de padres y estudiantes de que algo similar ocurra en sus lugares de estudio. Aprende qué hacer para prevenir que sucedan más incidentes.

Cómo detectar

posibles agresores

Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) indican que, según un estudio de comportamientos de riesgo asociados con la violencia escolar efectuado en el 2005 entre alumnos de noveno a 12avo grado:

6.5 porciento llevó un arma a la escuela en los 30 dias precedentes a la encuesta, incluyendo un arma de fuego, cuchillo.

7.9 por ciento de los estudiantes fueron amenazados o heridos con un arma en propiedad escolar en los 12 meses anteriores.

13.6 por ciento estuvieron involucrados en una pelea física en los 12 meses anteriores

Además, cerca del 30 por ciento de los estudiantes reportó moderado (algunas veces) o frecuente (una vez a la semana o más) de acoso en la escuela (bullying).¿Cómo evitar la violencia en las escuelas? Detectar signos de violencia en los niños y jóvenes es el primer paso. Presta atención a estas señales:

Falta de interés en la escuela.

Falta de habilidad apropiadas a la edad del chico para controlar el enojo.

Cuando el niño o adolescente siempre se ve a sí mismo como una víctima.

Indiferencia persistente o rechazo a seguir las reglas.

Crueldad con las mascotas u otros animales.

Cuando elabora ilustraciones o escritos que son tristes o violentos, o que representan aislamiento o cólera.

Cuando el chico habla constantemente acerca de armas y violencia. Y tiene obsesión con cosas como juegos y programas de televisión violentos.

Pasa del humor a la depresión con facilidad.

Lleva, o habla de llevar, cualquier tipo de arma a la escuela.

Presenta celos injustificados o fuera de lugar.

Está involucrado o interesado en las pandillas.

Presenta aislamiento de la familia y los amigos.

Si ves alguno de estos síntomas es muy probable que necesite ayuda. Si él no quiere hablar de esto contigo, puedes acudir a un pariente, profesor, entrenador o alguna persona adulta que te ayude a romper el hielo.

(No se pierda la próxima semana la continuación de este interesantísimo artículo!)

Share