<!--:es-->¿Vives en un barrio peligroso?
…Conoce las áreas más violentas de tu ciudad!<!--:-->

¿Vives en un barrio peligroso? …Conoce las áreas más violentas de tu ciudad!

En cualquier parte del mundo, por más tranquila que sea la zona, uno puede convertirse en víctima de un delito. No obstante, existen algunos vecindarios que ya sea por “mala fama” o porque en realidad hay más actos de delincuencia, que tienden a ser “más peligrosos”. De hecho allí, en ocasiones las pólizas de seguros son más costosas y la inseguridad ciudadana es parte del aire que se respira.

Cincinnati encabeza

el listado

Utilizando cifras de las agencias del orden, el sitio de internet WalletPop.com divulgó hace poco su listado de los 25 vecindarios de Estados Unidos en los que los ciudadanos son más propensos a convertirse en víctimas de un crimen.

Según WalletPop.com, ellos prefirieron señalar los “vecindarios” más peligrosos en vez de las “ciudades” porque incluso en las ciudades donde existe una alta incidencia de criminalidad, con frecuencia aparecen barrios que son relativamente seguros.

Para hacer su análisis, utilizaron una base de datos desarrollada exclusivamente por NeighborhoodScout.com, basada en información recopilada por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de unas 17 mil agencias locales del orden.

El doctor Andrew Schiller, autor del estudio, aseguró que el listado le proporciona a la ciudadanía una mejor manera para el entender el “clima” de la delincuencia en particulares zonas de sus ciudades.

NeighborhoodScout.com es un sitio en la internet donde las personas buscan información sobre el nivel de vida, desarrollo económico, índices de criminalidad y escuelas, entre otros datos útiles, para tomar la decisión de comprar o rentar propiedades en Estados Unidos.

Lo interesante del listado

Cualquiera pensaría (al menos por lo que se proyecta en las noticias y el cine) que vecindarios como el Este de Los Ángeles o partes del Bronx, Nueva York, estuvieran encabezando el listado de los vecindarios más peligrosos del país. Sin embargo, no es así. De hecho, ninguna ciudad (ni vecindario de California) recibió una mención.

El vecindario que encabeza la lista de los más peligrosos de Estados Unidos está localizado en Cincinnati, creca de la zona de Central Parkway y la Calle Liberty. Allí, según los expertos, uno de cada cuatro residentes tiene posibilidades de convertirse en víctima de un crimen violento.

Cincinnati, la tercera ciudad del estado de Ohio, tiene una población de poco más de 330 mil habitantes, y allí ocurre un promedio anual de 3 mil robos de autos y unos mil asaltos.

Expertos argumentan que el nivel de delincuencia en Cincinnati está directamente al desempleo. En momentos en que la economía del país atraviesa una difícil crisis financiera, la tasa de desempleo en Cincinnati ronda el 9.4 por ciento (su nivel más alto en los últimos 26 años).

Paralelamente, las autoridades locales están trabajando para hacerle frente a la deserción escolar: Se estima que uno de cada ocho estudiantes abandona la secundaria antes de graduarse, según cifras del Departamento de Educación de Ohio.

Dallas y sus

barrios peligrosos!

La ciudad de Dallas es la única del estado de Texas en figurar en el listado de los vecindarios más peligrosos de Estados Unidos. Los vecindarios señalados ocupan el puesto nueve y 12 del listado divulgado por WalletPop.com, y abarcan un promedio de 44 millas cuadradas.

La realidad es que incluso según información de las propias autoridades locales, los barrios en la lista (cerca de la Ruta 352 y Scyene Road, y la Segunda Avenida y la Calle Hatcher) están localizados en una de las áreas más antiguas de Dallas, y una de las más olvidas.

La mayoría de los pobladores allí son de la raza negra. Aunque cabe destacar que en años reciente, un gran número de hispanos están haciendo de estos vecindarios su casa. El Censo del año 2000 reportó que la población de esta zona alcanzó las 10 mil personas.

Las primeras casas fueron construidas en la década de 1930 y las peores inundaciones de la historia afectaron gran parte de esta área mejor conocida como Rochester Park. Fué en 1990 cuando se derrumbaron los diques del Río Trinity. Desde entonces ha sido poco lo que se ha hecho para mejorar la calidad de vida de estos residentes.

Haciendo un recorrido nos podemos percatar que un gran número de estructuras permanecen clausuradas en gran parte de los vecindarios, convirtiéndose en cuevas de ladrones y de personas adictas a las drogas.

El pastor Christopher Wilson, quien nació en este vecindario, declaró que desde su niñez es poco lo que ha cambiado: Calles atestadas de prostitución, drogas y alcohol. El prelado agregó que las únicas ocasiones cuando se hacen presentes las autoridades es cuando matan o asaltan a alguien.

Wilson aseguró que es normal para los niños crecer en un ambiente de violencia y de adicciones en medio de casas depiladas con olor a humedad, donde en los veranos familias enteras luchan con las altas temperaturas, debido a la carencia del aire acondicionado en sus hogares.

Los vecinos aseguran que en estas zonas de la ciudad no pasa fin de semana sin que las sirenas de la policía y las ambulancias los despierten, como tampoco pasa una sola noche sin que se escuchen disparos de arma de fuego.

Un jovencito está parado en una esquina durante todo el día. De vez en cuando pasa un auto y sus tripulantes le dan la mano, indicación de que se venden drogas. Frente a las pequeñas casas, los ancianos se sientan con la mirada perdida para ver pasar el tiempo.

Otros toman alcohol bajo el cobijo de la sombra de los árboles, mientras discuten sobre nada y terminan peleados para posteriormente dirigirse a las estaciones de gasolina cercanas a pedir dinero y seguir embriagándose.

Pequeños niños descalzos sobre el pavimento duro y caliente de la tarde, son llevados a rastras por sus madres quienes corren para alcanzar el autobús, muchas de estas mujeres se dirigen a la cárcel del Condado Dallas a visitara a sus esposos o familiares.

En diversas ocasiones, los residentes se han presentado a la Alcaldía de Dallas para pedir una mayor atención a éstas áreas, pero aparentemente la desconfianza de inversionistas hace que proyectos presentados por sus representantes no arranquen.

Hace poco la línea de transporte DART comenzó la construcción de una vía de tren eléctrico que atravesará esta vecindad, lo cual significaría una luz de esperanza.

Mientras tanto, la policía de Dallas niega que ésta sea una de las zonas más peligrosas de la Nación. Pero para Wilson, no es necesario ver estadísticas, o escuchar de millonarios estudios para saber que las garras del crimen lo han hecho presa toda su vida.

Share